J.K. Rowling publicó un largo ensayo para defender su postura respecto a la comunidad transgénero

Entre los puntos que expuso para respaldar su pensamiento, la autora de Harry Potter contó que vivió situaciones de abuso doméstico y agresión sexual.


A raíz de toda la controversia que generaron los tweets que publicó durante el fin de semana, J.K. Rowling salió a defender sus comentarios contra la comunidad transgénero.

Luego de que Daniel Radcliffe y Eddie Redmayne, los protagonistas de las películas basadas en el trabajo de la autora salieran a criticar sus dichos y a respaldar a la comunidad trans, Rowling publicó un extenso ensayo en su sitio web reafirmando la postura que manifestó en sus tweets más recientes y lleva defendiendo algún tiempo.

“Esta no es una pieza fácil de escribir, por razones que pronto quedarán claras, pero sé que es hora de explicarme sobre un tema rodeado de toxicidad”, comenzó planteando al autora de Harry Potter. “Escribo esto sin ningún deseo de aportar a esa toxicidad”.

De ahí en adelante la escritora continuó explicando que el pasado mes de diciembre manifestó su apoyo a Maya Forstater, una mujer que fue despedida por publicar tweets transfóbicos. En su minuto, el respaldo de Rowling a Forstater también dio pie a críticas contra la autora, pero como ella misma explica su postura respecto al género y la comunidad trans no comenzó a formarse ni manifestarse allí.

Según Rowling, el asunto del género comenzó a llamarle la atención un par de años atrás tanto por temas personales como por su trabajo como escritora y acusa que eventualmente ese interés la puso en el radar de algunos activistas trans que rápidamente criticaron su postura que básicamente implica una distinción entre las mujeres trans y las mujeres biológicas.

“En un nivel, mi interés en este tema ha sido profesional, porque estoy escribiendo una serie criminal, ambientada en la actualidad y mi detective ficticia tiene una edad para interesarse y verse afectada por estos temas, pero en otro, es intensamente personal, como voy a explicar”, dijo Rowling.

“Todo el tiempo que he estado investigando y aprendiendo, las acusaciones y amenazas de activistas trans han estado burbujeando en mi línea de tiempo de Twitter. Inicialmente, esto fue provocado por un ‘me gusta’. Cuando comencé a interesarme por la identidad de género y los asuntos transgénero, comencé a capturar comentarios que me interesaban, como una forma de recordarme lo que podría querer investigar más adelante. En una ocasión, di un ‘me gusta’ distraídamente en lugar de hacer una captura de pantalla. Ese único ‘me gusta’ se consideró evidencia de un pensamiento erróneo, y comenzó un persistente pero bajo nivel de acoso”, añadió.

J.K Rowling

Rowling continuó exponiendo cómo su postura la habría hecho blanco de las críticas y “cancelaciones”. Todo antes de dar pie a la explicación de lo que la autora tachó como las “cinco razones para estar preocupada por el nuevo activismo trans y (por las que) decidí que necesito hablar”.

La autora encabezó esos argumentos apuntando a su trabajo en organizaciones benéficas para mujeres y niños, continuó señalando su rol anterior como profesora y en tercer lugar habló de su defensa de la libertad de expresión. “Estoy interesada en la libertad de expresión y la he defendido públicamente, incluso ante Donald Trump”, escribió.

El cuarto argumento que dio Rowling fue que le preocuparía “la gran explosión de mujeres jóvenes que desean hacer la transición y también el número creciente de personas que parecen estar en detransicionamiento (volviendo a su sexo original)”.

Finalmente la escritora dijo que su quinto punto y el más personal para respaldar su pensamiento respecto a las mujeres trans es que vivió situaciones abuso doméstico y agresión sexual en su primer matrimonio.

“He estado en el ojo público por más de veinte años y nunca he hablado públicamente sobre ser una sobreviviente de abuso doméstico y agresión sexual”, escribió. “Esto no es porque me da vergüenza que me hayan pasado esas cosas, sino porque son traumáticas para volver a visitar y recordar”.

“Menciono estas cosas ahora no en un intento de obtener simpatía, sino por solidaridad con la gran cantidad de mujeres que tienen historias como la mía, que han sido criticadas como fanáticas por tener preocupaciones en torno a los espacios de un solo sexo”, añadió.

JK-Rowling

De ahí en más Rowling comenzó a argumentar que no tendría nada contra las personas trasngénero. Todo mientras continuó respaldando las ideas que han dado pie las acusaciones de transfobia en su contra.

“Si pudieran entrar en mi cabeza y entender lo que siento cuando leo sobre una mujer trans muriendo a manos de un hombre violento, encontrarían solidaridad y empatía", dijo Rowling. “Tengo una sensación visceral del terror que esas mujeres trans habrán pasado sus últimos segundos en la Tierra, porque también he conocido momentos de miedo ciego cuando me di cuenta de que lo único que me mantenía con vida era el inquebrantable autocontrol de mi atacante”.

“Creo que la mayoría de las personas que se identifican como trans no solo no representan ninguna amenaza para los demás, sino que son vulnerables por todas las razones que he esbozado. Las personas trans necesitan y merecen protección”, añadió. “Al igual que las mujeres, es más probable que sean asesinadas por parejas sexuales. Las mujeres trans que trabajan en la industria del sexo, particularmente las mujeres trans de color, corren un riesgo particular. Como todos los sobrevivientes de abuso doméstico y agresión sexual que conozco, no siento nada más que empatía y solidaridad con las mujeres trans que han sido abusadas por hombres”.

“Entonces quiero que las mujeres trans estén seguras. Al mismo tiempo, no quiero hacer que las niñas y mujeres natales estén menos seguras”, continuó la escritora. “Cuando abres las puertas de los baños y los vestuarios a cualquier hombre que cree o siente que es una mujer, y, como he dicho, los certificados de confirmación de género ahora se pueden otorgar sin necesidad de cirugía u hormonas, entonces abres la puerta a todos y cada uno de los hombres que desean entrar. Esa es la simple verdad”.

Rowling prosiguió sosteniendo que decidió tuitear sus pensamientos el sábado pasado después de leer que el gobierno escocés estaba siguiendo adelante con los planes de reconocimiento de género que a su juicio son “controvertidos” y que “en efecto significarán que todo lo que un hombre necesita para ‘convertirse en mujer’ es decir que es una”.

“A última hora del sábado por la noche, al desplazarme por las fotos de los niños antes de acostarme, olvidé la primera regla de Twitter: nunca, nunca esperes una conversación matizada, y reaccioné a lo que sentí que era un lenguaje degradante sobre las mujeres”, continuó. “Hablé sobre la importancia del sexo y desde entonces he estado pagando el precio. Era transfóbica, era una puta, una perra, un TERF, merecía la cancelación, los puñetazos y la muerte. Eres Voldemort, dijo una persona, sintiendo claramente que este era el único idioma que entendería”.

“Me niego a inclinarme ante un movimiento que creo que está haciendo un daño demostrable al tratar de erosionar a la ‘mujer’ como clase política y biológica y ofrecer cobertura a los depredadores como pocos antes. Estoy al lado de los valientes hombres y mujeres, homosexuales, heterosexuales y trans, que defienden la libertad de expresión y pensamiento, y los derechos y la seguridad de algunos de los más vulnerables de nuestra sociedad: jóvenes gays, adolescentes frágiles, y mujeres que dependen y desean retener sus espacios de un solo sexo", dijo Rowling.

La creadora de Harry Potter concluyó su ensayo diciendo que está consciente de lo afortunada que es y que con esto intentó explicar parte de su historia y motivaciones.

“Solo he mencionado mi pasado porque, como cualquier otro ser humano en este planeta, tengo una historia de fondo compleja, que da forma a mis miedos, mis intereses y mis opiniones. Nunca olvido esa complejidad interior cuando estoy creando un personaje ficticio y ciertamente nunca lo olvido cuando se trata de personas trans”, escribió.

“Todo lo que pido, todo lo que quiero, es que una empatía similar, una comprensión similar, se extienda a los muchos millones de mujeres cuyo único delito es que se escuchen sus preocupaciones sin recibir amenazas y abusos”, finalizó.

Puedes leer las declaraciones completas de Rowling (en inglés) directamente en su sitio web.

Comenta