Lidia Poza, jueza del 9º Juzgado Civil de Santiago y causas por no pago de arriendos: “Creo que en noviembre podremos absorber todo lo que estaba pendiente”

La jueza Lidia Poza lidera el 9° Juzgado Civil de Santiago.

La jueza indica que ahora los magistrados se están enfrentando a un dilema ético en los casos de juicio por esta causa.




Para la magistrada Lidia Poza, del 9º Juzgado Civil de Santiago, la tramitación de causas durante la pandemia no ha estado libre de problemas. Estos van tanto por la forma, que implica la manera práctica de tramitar los casos a distancia, así como también al fondo, el cual apunta al drama de las personas que dejan de pagar sus arriendos.

¿Cuál es el estado de las demandas por no pago de alquiler?

Ahora está todo suspendido, porque la ley lo que suspende es el término probatorio, entonces puedes tener la demanda, puedes notificar, pero hasta ahí vas a llegar. El cálculo que nosotros estamos haciendo es que esas causas se van a ver desde la primera semana de noviembre en adelante.

¿Qué problema acarrea esa situación?

Hay un porcentaje muy alto de esas demandas en que el demandante es el único bien que tiene y de ese come, por lo que necesita de esa renta para vivir. Entonces, tenemos una tensión que va más allá de lo jurídico. Por una parte, tenemos al demandante que necesita proveerse de eso para sustentarse. Ese es el caso, por ejemplo, de muchos adultos mayores. Pero por otra parte, tenemos familias que no han podido pagar, porque han disminuido sus ingresos o han desaparecido y que están expuestas a ser lanzadas. Existe esa tensión. Los tribunales resolvemos problemas jurídicos, por supuesto que uno tiene una sensibilidad con lo que le ocurre a la gente, pero nosotros no somos los llamados a decidir frente a uno u otro caso cuestiones que sean más allá de lo que el mismo contrato dice.

¿Qué se ve en la práctica?

Lo que está pasando ahora, por una cuestión ética si tú quieres y porque la pandemia no lo permite, es que no se están produciendo los lanzamientos de las causas cuyas sentencias son anteriores a este periodo. Las demandas nuevas están todas paradas y eso se va a ver de noviembre en adelante. Ahí resolveremos caso a caso.

¿De qué forma la pandemia ha cambiado la forma en que los jueces se enfrentan a estas demandas?

En las soluciones alternativas para resolver un conflicto, es decir, la posibilidad para llegar a acuerdos. Ese es un escenario novedoso para los jueces y juezas civiles en el que nunca habíamos estado y se han producido cosas bien interesantes. Me ha tocado que he estado llegando a acuerdo. Entonces, hay un espacio nuevo que se le abre a la judicatura en el sentido de no solamente esperar una sentencia, sino que también de ver a las dos partes, tratar de conversar con ellos y ver si de común acuerdo se puede llegar a algo que sea satisfactorio para ambos, porque uno entiende que el demandante necesita su renta, pero también entendemos que el demandado ha estado en situación de no pagar.

¿Cuándo se podrían retomar todas estas causas que están paradas?

Siendo lo más optimista posible, creemos que entre los meses de noviembre y diciembre vamos a poder absorber todo lo que se encontraba pendiente. Haremos el esfuerzo de tener una o dos audiencias diarias y yo creo que no estamos tan mal. Una de las cuestiones que ha sido fundamental para nosotros, a pesar de que no tenemos la reforma, es que tenemos digitalizadas todas nuestras causas. Por lo tanto, no tenemos papel. Y eso fue un acierto del Poder Judicial a partir del año 2015.

¿Cómo habría sido esta pandemia sin eso?

Fue algo premonitorio realmente, si eso no hubiese ocurrido, esto habría sido un desastre de marca mayor. La digitalización fue entre las presidencias de Juica y fundamentalmente del ministro Muñoz, para ser justos. Él trajo la digitalización a las causas civiles, pese a que hubo mucha resistencia por parte de algunos abogados y abogadas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.