El plan de Carabineros para intervenir los barrios aledaños a comisarías atacadas

Imagen-55º-COMISARIA-DE-PUDAHUEL-WEB

El Departamento Antidrogas e Inteligencia del OS-7 busca desbaratar a las bandas que operan en estos puntos. Peñalolén y Huechuraba son los focos principales donde la policía actuará durante las próximas semanas.


Son 446 los ataques a cuarteles de Carabineros que se han registrado desde el 18 de octubre de 2019. La situación, dicen en la policía uniformada, forma parte de un "fenómeno" que comenzó con la crisis y que busca sacar a los carabineros de las poblaciones. Es por eso que desde la semana pasada la institución está diseñando un plan que termine con lo que han calificado como un serio problema.

El Departamento Antidrogas del OS-7 y su unidad de Inteligencia elaboraron dos informes en que se aborda la estrategia para terminar con los ataques. Este proyecto, aseguran desde la policía uniformada, busca intervenir los barrios aledaños a las comisarías, especialmente las 10 más atacadas durante estos últimos cuatro meses.

"Es relevante determinar que en la medida que dichos cuarteles sean atacados sistemáticamente, las poblaciones aledañas se encontrarían descubiertas de los servicios policiales, instancia propicia para que bandas o clanes criminales barriales generen delitos organizados y violentos como es el tráfico de drogas, robos, agresiones y amenazas", dice uno de los informes.

Según este documento, "los criterios operativos radican en el énfasis que se debe otorgar a la triangulación respecto a delitos organizados como el tráfico o microtráfico de drogas, armas de fuego, proximidad a cuarteles policiales atacados y vinculación directa o indirecta a barras bravas de clubes de fútbol".

La semana pasada los departamentos investigativos de Carabineros ya intervinieron cuatro sectores: la población María Luisa Bombal, en Lo Prado, sector aledaño a la 26° Comisaría Pudahuel; las casas que rodean la 45° comisaría de Cerro Navia; la población La Victoria, en Pedro Aguirre Cerda, y la población Lo Hermida, en Peñalolén.

Se allanaron casas, se hicieron controles de identidad y decomisaron armas y droga. En total, en todos estos operativos resultaron 11 personas detenidas.

La Subcomisaría de Lo Hermida ha sido uno de los focos de los ataques a cuarteles y lidera el listado de cuarteles policiales más agredidos. Registra más de 45 atentados. A este recinto le sigue la 54° Comisaría de Huechuraba.

Es por eso que durante las próximas semanas la policía intervendrá estas zonas en busca de bandas criminales y miembros de barras bravas.

El análisis de Inteligencia del OS-7 señala que "la generación de esta violencia contra cuarteles policiales es un hecho que generaría beneficios a estas organizaciones criminales, puesto que les permitiría distraer sus ilegales internaciones y venta de drogas y los miembros de menor relevancia generarían los ataques a cuarteles".

Niveles de seguridad

Otro informe de Carabineros identifica el objetivo y los objetivos del plan de intervención de los barrios aledaños a estas comisarías.

Como estrategia, se señala que es fundamental la "focalización del trabajo de inteligencia y operaciones antidrogas en los lugares con mayores niveles de violencia producto de la crisis social y que ha traído como consecuencia diversos ataques a comisarías de la Región Metropolitana".

La policía, además, estableció tres objetivos: primero, identificar bandas "y núcleos violentos dedicados al tráfico de drogas y delitos conexos en los territorios focalizados, particularmente infracción a la ley de control de armas"; segundo, incrementa r los niveles de seguridad a través de la intervención y, tercero, "disminuir la percepción de inseguridad en la población de los territorios afectados por la violencia producto de la crisis social".

La experta en seguridad Lucía Dammert valora la recopilación de antecedentes de la policía, aunque advirtió que "uno esperaría que así como se hace una expectativa sobre las redadas, también se muestren transparentemente los resultados de esto. De más está decir que uno espera que la policía use los medios acorde al Estado de derecho".

Comenta