"No hay cupo"



SEÑOR DIRECTOR:

Con desesperanza e impotencia vimos el reportaje de 24H que daba cuenta de niños pequeños viviendo en hospitales, no por estar enfermos, sino por el abandono de sus familias y la falta de oferta de cuidado alternativo por parte del Servicio de Protección Especializada.

Esta realidad no afecta solo a los lactantes, sino también a adolescentes que no cuentan con una familia ni un debido sistema de cuidado.

Desde nuestro trabajo con esta población, en Fundación Candelaria Apoya vemos cómo también hay jóvenes viviendo en hospitales psiquiátricos cuando no lo requieren, dejando sin estas atenciones a jóvenes que sí lo necesitan, solo por falta de oferta residencial. Tenemos casos de jóvenes viviendo en residencias para niños pequeños, sin acceso a oferta de salud mental ni educación. Jóvenes a los que se egresa de residencias sin tener las competencias necesarias para hacer frente a los desafíos de la vida adulta independiente solo para “liberar cupos”. Y así un sinfín de situaciones en las que se re victimiza de manera persistente a los niños, niñas y adolescentes que se supone están bajo el cuidado del Estado.

Por ley, el Servicio tiene por objeto garantizar la protección de niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus derechos, y para ello debe asegurar la existencia de suficiente oferta de las distintas líneas de acción y programas de protección especializada, en todas las regiones del país, conforme a la demanda real o estimada en cada una de ellas. Lo sorprendente es que la no habilitación de la oferta no pasa por normativa o por falta de recursos, sino por falta de gestión. Hay diagnóstico, normativa y recursos, y la ley nos exige su cumplimiento, pero la ética debe mandatar su sentido de urgencia, que hoy no vemos en la autoridad y no puede esperar un día más.

Francisca Díaz

Blanquita Honorato

Fundación Candelaria Apoya

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.