No matemos nuestra gallina ponedora


Por Sergio Jarpa, presidente de Voces Mineras A.G.

El cuento de la gallina de los huevos de oro es viejo y conocido: Entusiasmado el campesino con su gallina que ponía un huevo de oro cada día, decidió matarla para extraerle todos los huevos que tendría en su vientre, con lo que se quedó sin gallina y sin huevos de oro. Asimilando esta fábula a nuestra minería del cobre, sus ingresos vía excedentes de Codelco e impuestos de las mineras privadas son un importante y periódico aporte al Estado, el cual algunos parlamentarios aparentemente muy bien inspirados pretenden maximizar en el corto plazo, pero sin un adecuado análisis de sus efectos en el mediano y largo plazo.

¿Cuáles son algunos de los elementos de análisis que al parecer los honorables no habrían considerado?

Primero, que desde 2006 existe un impuesto específico a la minería o royalty, que grava en forma creciente el margen operacional de las empresas mineras, el cual ha permitido recaudar importantes ingresos adicionales para el Fisco con el actual alto precio del cobre.

Segundo, que en la misma ley que estableció el royalty se dispuso una invariabilidad tributaria para las empresas que se acogieron a éste, la que recién vence para las primeras mineras el año 2023.

Finalmente, y lo más importante, que el nuevo gravamen que se propone sobre las ventas, creciente a medida que sube el precio del cobre y litio, podría significar el cierre de las actuales operaciones de alto costo y hacer inviables nuevos proyectos mineros, migrando los capitales hacia otros países.

El proyecto aprobado por la Cámara de Diputados y actualmente en trámite en el Senado define este nuevo royalty como “compensación”, al parecer con la intención de que no sea considerado un impuesto, iniciativa que corresponde exclusivamente al Poder Ejecutivo y, con ello, obviar una eventual inconstitucionalidad.

Ante la Comisión de Minería y Energía del Senado, que preside la senadora Yasna Provoste, han expuesto varios representantes de la industria minera y expertos que conocen muy bien el sector, entregando una opinión ilustrada sobre las ventajas y riesgos del proyecto. Ello, como parte de una ronda de audiencias para recoger información que sirva al debate sobre la moción, lo que constituye una muy buena instancia, en la medida que además de escuchar a los especialistas, los legisladores consideren los argumentos expuestos.

Adicionalmente, entidades como el Instituto de Ingenieros de Minas, Cesco, Voces Mineras y universidades, entre otros, han dado a conocer sus fundamentos técnicos respecto al proyecto, los que también creemos serán un aporte para la discusión y decisión del Parlamento.

Esperamos que aún estemos a tiempo de salvar a nuestra gallina de los huevos de cobre.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.