Estudio sitúa a Chile entre países de mayor crecimiento digital en la región

kevin-ku-w7ZyuGYNpRQ-unsplash

Latam Insights 2021 destaca a Chile como el segundo país en crecimiento digital, alcanzando un 71% de aceleración y solo detrás de Colombia.


Fue un 15 de marzo de 2020 cuando el Presidente Sebastián Piñera anunció la suspensión de clases y reducción de eventos públicos, dado el aumento de casos de Covid-19, lo que provocó que muchas empresas adoptaran abruptamente funciones de trabajo a distancia. A un año de la migración a dicha modalidad, que generó un proceso acelerado hacia el crecimiento digital y de transformación, un reciente estudio titulado “Latam Insights 2021”, elaborado por PageGroup, firma internacional de reclutamiento y recursos humanos, entrevistó a 3 mil directivos y propietarios de empresas en 7 países de la región, entregando un análisis de las condiciones económicas y laborales del reciente año.

El informe a nivel sudamericano arrojó que el 60% de los líderes de las compañías tuvo que acelerar sus procesos de transformación para mantener su empresa operativa. Una cifra que comparte Ricardo Seguel, director del Diplomado de Transformación Digital de la Universidad Adolfo Ibáñez, destacando que lo que más se aceleró fue la forma de trabajo, los procesos y las tareas que ya venían con proyectos de automatización, muchas a mitad de camino que tuvieron que adelantar su funcionamiento. Los ejemplos son variados, desde los casos de los procesos de distribución y logística en la industria del retail, en la banca al ampliar y sacar provecho de los canales digitales, entre otros.

“Las empresas que se están transformando digitalmente son pocas. Lo que están haciendo es digitalizando o acelerando su proceso de forma digital”, ataja Seguel, afirmando que la transformación digital lleva a una empresa a reinventar un modelo de negocio, es decir, un salto cuantitativo en lo que hacen. En Chile, dice, hay casos concretos como la banca y la masificación de las tarjetas digitales, que buscó nuevos modelos manteniendo su operación tradicional. “En algunas industrias y grandes empresas, más allá de una transformación, ha existido una aceleración digital que ha beneficiado finalmente a las empresas en términos de hacer mejor las cosas”, afirma.

La aceleración a nivel local implicó diversas variables, según Rodrigo Poblete, CEO de AwakeLab, bootcamp de programación, frente a que las empresas impulsaron procesos de reconversión, que partieron sin tiempos claros y avanzando en el camino. Poblete describe la transformación desde tres áreas: la incorporación de las personas formadas en habilidades digitales, la adquisición de tecnología puntual dentro del negocio y el cambio cultural de los trabajadores. “Esas fueron las decisiones que los líderes tuvieron que enfrentarse y que se están enfrentando, ya que no es una carrera lineal”, explica.

De acuerdo al informe, el país que lidera la transformación digital en la región es Colombia, llegando al 74% de aceleración digital, seguido de Chile con un 71% y Perú con un 68%. Poblete, de AwakeLab, cree que la gran diferencia entre el país y Colombia es su implicación con la búsqueda de talento digital, y el desarrollo de planes como Misión TIC 2022, que busca formar 100 mil nuevos programadores para la cuarta revolución industrial. Seguel, de la Universidad Adolfo Ibáñez, describe que Colombia siempre ha ido un paso más adelante en términos de adopción de tecnología. “Son más rápidos en adoptar nuevos procesos que en Chile”, explica, destacando que tienen índices más altos de alfabetización digital y una mayor penetración de la bancarización para hacer frente a otras áreas como es la experiencia del cliente.

Crecimiento digital en 2021

Para este nuevo año, la tendencia de los líderes y empresarios latinoamericanos se inclinan por adoptar un régimen mixto o híbrido, con un 74.5% de preferencia en la región, aunque se identifican algunas diferencias según el tipo de industria, capital y área de trabajo, siendo 43.8% de las áreas de finanzas las que optarán por dicho formato.

Al consultarles sobre las prioridades en inversión, las áreas donde se incrementará la contratación serán Tecnología e Informática (39,7%), Operaciones (34,1%) y Servicios de ventas (15,7%), donde las empresas chilenas se enfocarán en la adquisición de tecnología de punta. Ricardo Seguel cree la apuesta que hizo Microsoft con la futura instalación de data centers, o la adquisición de terrenos en Punta Arenas por parte de Amazon para la construcción de estaciones satelitales, muestran que Chile aparece como polo de desarrollo tecnológico, para satisfacer la demanda interna y así responder a la entrega de servicios hacia el resto de la región.

Sin embargo, aún existen desafíos pendientes. Ricardo Jabes, director de Page Personal Chile, institución a cargo del estudio, cree que la transformación digital de 2020 estuvo orientada en poder invertir en las herramientas que permitieran que el cambio cultural se manifieste entre las empresas, y este año los focos deben están apuntados hacia la recuperación a nivel de talento. “Chile es uno de los países más representativos en todo lo que es avance tecnológico, pero debe existir más creación de profesionales TI para que existan procesos económicos, laborales y a nivel de procesos culturales mucho más extenuantes”, señala.

Rodrigo Poblete, de AwakeLab, también comparte la necesidad de instancias para fortalecer la participación de trabajadores, estudiantes, mujeres y niños en programación, para responder ante las brechas de desarrolladores tecnológicos. “Chile goza de un ambiente estable que hacen que las inversiones lleguen, pero para tomar un rol preponderante, necesitamos aumentar la participación de más personas en la programación”, resume.

Ricardo Seguel es más enfático, y considera urgente la capacitación frente a la gran demanda de capital humano tecnológico, porque ante la llegada de nuevas herramientas se requiere que las personas no queden fuera del mercado laboral, por lo que las empresas deben incentivar el aprendizaje del desarrollo de software e instrumentación de otras tecnologías, siendo “conocimientos necesarios y requerido para las nuevas vacantes”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.