Con ausencias claves de la oposición y votos en contra DC: Cámara de Diputados rechaza proyecto de despenalización del aborto hasta las 14 semanas y moción parlamentaria es archivada

Foto: Agencia Uno.

La iniciativa que modifica el Código Penal fue rechazado por 62 votos a favor, 65 en contra y una abstención. Entre quienes no votaron la iniciativa se encuentran el candidato presidencial de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric y el integrante de su comando, Giorgio Jackson, quienes se parearon con sus pares de oficialismo. Además, hubo votos en contra desde la falange: Matías Walker, Daniel Verdessi, Jorge Sabag, Joanna Pérez y Miguel Ángel Calisto.




Luego de que su revisión y votación fuera aplazada dos veces, la Cámara de Diputados rechazó este martes el proyecto para despenalizar el aborto consentido por la mujer dentro de las primeras catorce semanas de gestación.

Discursos en favor y en contra, acusaciones de filibusterismo por parte del gobierno y dudas respecto a si contaba con los votos suficientes; fueron parte de dificultades que debió sortear la iniciativa parlamentaria que fue rechazada por 62 votos a favor, 65 en contra y una abstención.

Entre quienes no votaron la iniciativa se encuentran el candidato presidencial de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric y el integrante de su comando, Giorgio Jackson, quienes tuvieron una actividad de campaña durante esta mañana, y se parearon con Pablo Prieto y Tomás Fuentes de RN. Por otro lado, otros 11 legisladores de oposición tampoco acudieron y se parearon con sus pares oficialistas.

El pareo es un acuerdo entre dos parlamentarios de distintos comités que consiste en que, durante un plazo determinado, se comprometen a no participar en ninguna votación si uno de ellos está ausente.

Además, hubo votos en contra de la DC: Matías Walker, Daniel Verdessi, Jorge Sabag, Joanna Pérez y Miguel Ángel Calisto.

El 23 de noviembre estaba en tabla en la Cámara Baja, pero la discusión del Matrimonio igualitario terminó por aplazar para el día siguiente la tramitación del proyecto.

Veinticuatro horas después la Cámara comenzó su discusión, pero rápidamente surgieron críticas desde el gobierno a la diputada Camila Rojas (Comunes), quien fue la encargada de leer el informe de la Comisión de Mujeres en la sala.

“Nueva muestra de filibusterismo en la Cámara para evitar que proyecto de aborto sin causales se vote hoy. La diputada informante Camila Rojas lee despaaaaaaciiiiiiiito el informe para que se acabe luego el orden día pues la oposición no tiene los votos hoy”, acusó el subsecretario Segpres, Máximo Pavez el pasado miércoles.

Y así se llegó a la jornada de este martes 30 de noviembre, donde finalmente los parlamentarios rechazaron el proyecto, que ahora será archivado. Sin embargo, como la iniciativa fue aprobada en general y rechazado en particular, cualquier parlamentario podría presentar mañana mismo otro proyecto igual en la Cámara para su tramitación.

Debate

El debate en sala de este proyecto se dividió en dos jornadas, que comenzaron el pasado miércoles 24 de noviembre. Argumentos religiosos, en pro de los derechos de la mujer y hasta jurídicos fueron parte de las fundamentaciones entregadas por los parlamentarios durante estas sesiones.

La diputada Camila Rojas (Comunes) inició el debate leyendo el informe de la comisión de Mujeres y Equidad de Género, donde presentó los argumentos de la doctora Dominique Truan -en representación de Ginecólogas Chile- quien expuso ante la comisión y señaló, entre otras cosas, que “penalizar el aborto no disminuye esta práctica, pero lo hace siempre inseguro”, también que “el rol del profesional de la salud en la despenalización del aborto provocado permite que deje de ser inseguro y clandestino”, y que la despenalización permite incluir a las mujeres más vulnerables.

También se refirió a la intervención que tuvo en la comisión Bernardita Silva, presidenta de Siempre por la Vida, proyecto de la Fundación ChileSiempre, quien en su momento sostuvo que “reducir la existencia del ser humano a partir de la semana catorce es arbitrario e injusto, ya que todos tienen la misma dignidad y merecen el mismo respeto” y que, en ese sentido, Silva recalca que se deben proteger ambas vidas.

Tras la lectura del informe se dio paso al debate en sala. El primero en tomar la palabra fue el diputado Cristóbal Urruticoechea (Republicano) quien dijo: “no he venido aquí a permitir que sometan a nuestro país a los delirios, a las torpezas, al sectarismo y al infame pacto con la muerte que abraza la ideología del tormento (…) el aborto que ustedes exigen no es otra cosa que dar muerte a un niño inocente”.

El parlamentario Miguel Ángel Calisto (DC) manifestó su rechazo a al proyecto y sostuvo que “la posición respecto de la defensa de la vida no es un asunto religioso, no es un asunto que tengan que intervenir hombres o mujeres, este en un tema principalmente de los derechos humanos, se refiere a la dignidad de un niño o niña que está por nacer. La dignidad de un niño no está por debajo de la libertad de un hombre o de una mujer, el primer derecho humano es a nacer”.

La diputada Maite Orisini (RD) se refirió a los dichos del diputado electo, Johannes Kaiser, relacionados al derecho a voto de las mujeres, a un eventual cierre del ministerio de la Mujer, y en esa línea indicó: “es tiempo de avanzar, no es tiempo de aguantar ni mucho menos de retroceder, es tiempo de dar un paso al frente, de dar dos, de dar tres y de seguir caminando por nuestros derechos, es tiempo de tomar el control sobre nuestro futuro y sobre nuestras vidas, es tiempo de decidir si ser madres se acomoda o no con nuestros proyectos, con nuestro trabajo, con nuestras expectativas”.

Francisco Undurraga (Evópoli) señaló su postura favorable a la despenalización del aborto y apuntó que “yo no estoy dispuesto que a una persona que le falló el plan de vida, que le falló la protección familiar, que le falló el Estado y que adicionalmente también le fallaron los credos, además, en un minuto límite de su vida donde no quiera o no se sienta capaz de proyectar su vida con esa vida que está ahí, la sociedad y el Estado tenga que mandarla presa. Me parece que no es cristiano, me parece que no es de buena fe”.

Desde la UDI, el diputado Gastón von Mühlenbrock sostuvo que “el derecho a la vida del que está por nacer es un derecho humano, es un derecho inalienable que la izquierda relativiza (...) hay una arquitectura de la muerte planificada por la extrema izquierda”. Además, emplazó a los partidos de la exConcertación: “Les debo recordar que por entregarse ideológicamente al Frente Amplio y al PC ustedes son ahora prácticamente inexistentes políticamente. Los llamo humildemente ha realizar un acto de sobrevivencia política y voten en contra de este proyecto de muerte”.

Por su parte, la diputada Karol Cariola (PC) expresó que “el derecho a tomar la decisión de nuestra maternidad es un derecho que nadie, que ningún hombre, en este país nos puede arrebatar (...) en Chile las mujeres que deciden abortar de manera clandestina por razones adicionales a las tres causales no lo hacen por gusto. Ninguna mujer aborta por gusto, solo en una mente retorcida cabe una idea como esa. Seguir criminalizando el aborto es y constituye una forma de violencia de género”.

La parlamentaria Ximena Ossandón (RN) manifestó su rechazo a la iniciativa y argumentó que “estamos frente a un proyecto que es el inicio del aborto libre (...) no hay mujeres presas hoy día y prácticamente tampoco hay mujeres que mueren por este tema. Cambiemos estos argumentos añejos, yo no quiero que nadie aborte, ni ricos ni pobres y no lo quiero porque es la muerte de un niño”.

Zoom al proyecto

La iniciativa que modifica el Código Penal fue ingresada el 21 de agosto del 2018 por las diputadas Camila Vallejo (PC), Karol Cariola (PC), Maite Orsini (RD), Natalia Castillo (Ind.), Gael Yeomans (CS), Claudia Mix (Comunes), Daniela Ciccardini (PS), Emilia Nuyado (PS), Catalina Pérez (RD), Cristina Girardi (PPD) Camila Rojas (Comunes) y Loreto Carvajal (PPD).

En concreto, actualmente el artículo 344 del Código Penal señala: “La mujer que causare su aborto o consintiere que otra persona se lo cause, será castigada con presidio menor en su grado máximo. Si lo hiciere por ocultar su deshonra, incurrirá en la pena de presidio menor en su grado medio”.

En tanto, el proyecto busca modificar el artículo citado además del artículo 342 numeral 3, el que indica: “El que maliciosamente causare un aborto será castigado, con la de presidio menor en su grado medio, si la mujer consintiere”. El artículo 344 “la mujer que, fuera de los casos permitidos por la ley, causare su aborto o consintiere que otra persona se lo cause, será castigada con presidio menor en su grado máximo”, y el artículo 345 “el facultativo que, abusando de su oficio, causare el aborto o cooperare a él, incurrirá respectivamente en las penas señaladas en el art. 342, aumentadas en un grado”, todo esto aplicado solo hasta las 14 semanas de gestación en el aborto consentido por la mujer.

A pesar de su ingreso en el 2018, el proyecto estuvo congelado en el Congreso hasta el 31 de enero de este año, cuando comenzó su discusión en la comisión de mujer y Equidad de Género, y donde las diputadas acordaron desarrollar el debate en un clima de “respeto y altura de miras”.

La discusión se retomó el 9 de agosto y en dicha instancia la comisión, que revisó el proyecto, rechazó la idea de legislar y pasó a la Sala con recomendación negativa con los siete votos en contra de las diputadas UDI María José Hoffmann y Nora Cuevas, las parlamentarias RN Karin Luck, Francesca Muñoz y Ximena Ossandón, y legisladoras Virginia Troncoso (IND) y Joanna Pérez (DC), y seis a favor.

El 28 de septiembre la Cámara aprobó en general la iniciativa, con votación dividida de la Democracia Cristiana, con 75 votos a favor, 68 en contra y 2 abstenciones, esto a pesar del informe negativo con el que llegó el proyecto a la Sala. En la oportunidad, una vez terminado el debate, tomó la palabra la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Mónica Zalaquett, quien apuntó: “la posición del gobierno de Sebastián Piñera frente al aborto ya sea de su despenalización o su legalización libre de causales es por todos conocida: este gobierno va a proteger la vida siempre desde su concepción”.

Tras la aprobación en la Cámara, y casi un mes después -el 27 de octubre- la iniciativa fue nuevamente revisada en particular por la comisión de Mujeres y Equidad de Género, donde se sometió a votación tres indicaciones (despenalizar el aborto a aquellas personas terceras no facultativas -rechazada- modificación del art. 344 -aprobado- y modificación del 345 -aprobado-, ambos artículos incorporan la frase “después de las 14 semanas”), y fue despachado a la Sala, lugar donde fue sometido a votación esta jornada.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.