Longueira reaparece y acusa a políticos de “cobardes” e “hipócritas”

El exsenador Pablo Longueira, en el Tercer Tribunal Oral. Foto. AgenciaUno

El extimonel UDI declaró en calidad de testigo a solicitud de la defensa del exsenador Jaime Orpis, en el marco del caso Corpesca.




“Es mucho mejor no estar aquí, interrumpí mis vacaciones y me llevaré un desagrado con la prensa, pero siento el deber de dar testimonio a un tipo excepcional, que lo ha pasado pésimo, que ha hecho cosas indebidas, pero yo sé que algo no ha hecho y es el cohecho”.

Esa fue parte de la declaración que este martes el exsenador Pablo Longueira realizó ante el Tercer Tribunal Oral en lo Penal, en el marco del caso Corpesca. El extimonel UDI prestó testimonio ante la justicia a petición de la defensa del también exsenador Jaime Orpis, quien se encuentra acusado por cohecho, delitos tributarios y fraude al Fisco.

Y aunque el exministro de Economía sostuvo que no compartía la forma en que Orpis financió su campaña, insistió en que este último no cometió el delito de cohecho. “Eso sí que no ha ocurrido”, recalcó.

Críticas al mundo político

Ante las preguntas de la fiscalía y la defensa de Orpis, el exsecretario de Estado lanzó duros cuestionamientos al mundo político respecto del financiamiento de campañas.

“Las campañas presidenciales, las campañas parlamentarias, hasta el 2003, íntegramente eran (financiadas) con lo que hoy día se llaman las boletas ideológicamente falsas. O sea, podríamos decir que hasta ese año todos los políticos chilenos eran corruptos”, ironizó el exparlamentario.

En esa línea, el exlegislador explicó el porqué consideraba necesario entregar testimonio sobre estas prácticas. “Creo que es importante que alguien lo diga, como todos son tan cobardes y todos viven negando la realidad..., todos tuvieron la misma práctica, ¿y qué es lo que ocurrió? Es que, lamentablemente, el periodo de financiamiento legal se estableció 60 días antes de la elección y ese fue el gran error.

Asimismo, Longueira recordó la época en que realizó campaña para la primaria presidencial de su sector y aseguró que “acepté esa candidatura el mismo día que partía el financiamiento, que fue 60 días, pero si usted mira para el tiempo atrás, todos los sectores políticos, la Presidenta Bachelet, el Presidente Piñera, Allamand, Laurence Golborne, Andrés Velasco, todos los candidatos presidenciales, llevaban meses desplegados ¿Y de adónde financiaban? Para qué son hipócritas, es un país de hipócritas, todos sabían cómo se financiaban: se pedían los recursos a la antigua”.

Longueira explicó que todo el arco político durante mucho tiempo consideró que financiar campañas no era un delito, pero que solo algunos terminaron enfrentando a la justicia. “Lo que pasa es que cuando los políticos se financiaban a través de las boletas nunca en Chile eso se consideró un delito (...); de qué nos sorprendemos si así operó la política chilena por décadas, entonces, lamentablemente, ya lo expliqué, existió, continuó, coexistió esta ley que fue mal formulada con esta forma de financiamiento a la política y creo que no hay ningún sector excluido, a pesar de que somos algunos los que estamos en el banquillo”.

La fiscalía preguntó a Longueira sobre si los parlamentarios que recibían financiamiento de una empresa, a su juicio, no tenían un conflicto de interés cuando con posterioridad en su labor parlamentaria debían decidir una ley que beneficiaba a la firma. Ante esto el exsenador afirmó que no observaba diferencias en recibir los aportes “por la ley o por estas boletas”. Añadió que “el pillo va a recibir un maletín. Es muy difícil fiscalizar el financiamiento en la política, entonces aquí lo importante es la rectitud, la honestidad, la forma de actuar, la ética”.

En esa dirección, el exsenador transparentó, a su criterio, que la fórmula de los aportes reservados no existe en la práctica. “Nunca fue reservado. Parte de los otros errores de la ley, ¡pero digamos la verdad! Entonces, en general, uno tenía conocimiento de los aportes que se hacían por la ley, no al 100% de lo que a lo mejor recibía, pero el que fuera la forma de otorgarlo era así, pero finalmente tenía un conocimiento, por lo tanto, como usted lo plantea, era tan público ese aporte por la ley que aunque no fuera por la ley.

El exministro, además, defendió la Ley de Pesca y aseguró estar “orgulloso de una buena ley”.

Cabe recordar que Longueira fue sobreseído por los delitos de tráfico de influencias y tributarios y que espera juicio por cohecho por la ley del royalty minero descubierto en el caso SQM. “Estoy esperando hace mucho tiempo que se inicie el juicio oral de SQM para limpiar mi honra. Se equivocaron conmigo, nunca he tocado un peso que no sea mío”, sentenció.

Comenta