Tensión en diálogos por proceso constituyente: Chile Vamos se resta de reunión de este jueves y pide que gobierno “salga de la mesa”

El senador de Evópoli, Luciano Cruz-Coke, y los presidentes de RN y la UDI, Francisco Chahuán y Javier Macaya.

Así lo comunicaron los presidentes de la UDI, Javier Macaya y de RN, Francisco Chahuán, más el representante de Evópoli, el senador Luciano Cruz Coke. Además indicaron que le pidieron al presidente del Senado, Álvaro Elizalde que reagende la reunión.


Aumenta la tensión en el Parlamento en medio del diálogo de los partidos buscando llegar a un acuerdo para un nuevo proceso constituyente tras el triunfo del Rechazo al texto constitucional redactado por la Convención.

Si el lunes la decisión de Chile Vamos de desmarcarse del acuerdo previamente anunciado por los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados- Álvaro Elizalde (PS) y Raúl Soto (PPD)- crispó los ánimos; este martes el escenario se puso aún más tirante con la decisión de ese bloque de restarse del encuentro de colectividades que se realizará mañana a las 9.00 y de exigir, además, que el gobierno se excluya de la mesa de diálogo y que haya un rebaraje de las fuerzas que componen la instancia.

La decisión fue comunicada desde el Congreso -en Valparaíso- en un punto de prensa liderado por los presidentes de la UDI, Javier Macaya, y de Renovación Nacional (RN), Francisco Chahuán, además del representante de Evópoli, el senador Luciano Cruz Coke.

“Hemos tomado la decisión de no asistir (a la reunión). Que se anuncien acuerdos que no se han tomado es faltar a la verdad. Le hemos pedido una reprogramación y que se rebajare quiénes están en esa mesa”, señaló Chahuán.

El senador aludía a la molestia que generó en Chile Vamos la publicación que realizó el lunes la ministra vocera, Camila Vallejo, luego de que Elizalde y Soto anunciaran que se habían llegado a un acuerdo de 5 puntos.

“La suma de voluntades de los distintos partidos ha logrado encausar democráticamente este nuevo proceso constituyente que tendrá un órgano electo, con independientes, PP.OO, paritario y con apoyo de expertas y expertos”, escribió la secretaria de Estado. La filas de oposición comenzaron a moverse rápidamente, acusando un pauteo y tomando distancia. De hecho, emplazaron a las colectividades de las coaliciones de gobierno y a La Moneda a no precipitarse, ni a imponer un curso de acción.

Y es que el eventual acuerdo había removido las aguas en Chile Vamos, donde surgió una fuerte presión de militantes y dirigentes hacia sus representantes en los diálogos para exigirles explicaciones sobre el supuesto pacto. Lo anterior llevó a fuertes recriminaciones internas y a intentos de contener la molestia de algunos legisladores, así como también a que algunos diputados -específicamente de RN- se abrieran a la postura del Partido Republicano de consultarle a la ciudadanía si quiere o no una nueva Carta Fundamental.

“Lo que se pide es que el gobierno si acompaña, acompaña, pero no pautea y acá hemos vivido unos días que el gobierno ha pauteado. Hablé con Ana Lya Uriarte (ministra de la Segpres) y ella está hablando con sus respectivas ministras y eso no se va a repetir”, aclaró al respecto este martes Chahuán, abogando, en referencia al rebajare de integrantes en la mesa de diálogos, por las fuerzas que estuvieron por el Rechazo.

“Las fuerzas que triunfaron y representan a aquellos partidos tendrán que tomar el protagonismo que se requiere y hacer las propuestas respectivas. Es una decisión tomada, RN al menos no va (a la cita) bajo ninguna circunstancia”, dijo en esa línea.

Por su parte, Macaya expuso que la decisión adoptada este martes por los partidos de Chile Vamos “no se trata de portazos, seguimos con el compromiso pero para nosotros es muy importante tener conversaciones con las personas que se construyó ese triunfo (del Rechazo). Hay personas que desde la centroizquierda aportaron al Rechazo así que tener conversaciones con ellos es muy importante. Y los compromisos nosotros lo cumplimos, que no se ponga en ninguna duda respecto a tener una nueva y buena Constitución que sigue vigente”.

Sobre el rol del gobierno en el diálogo afirmó que “es prudente que el gobierno no este en la mesa en esta etapa. Ellos mismos han señalado que van a ser colaboradores (...) va a estar presente en algún momento, pero ahora cuando se están teniendo conversaciones nos parece adecuado (que no estén)”.

En tanto, desde Evópoli el también senador Cruz-Coke sostuvo apuntando al gobierno: “a veces por tratar de zanjar un acuerdo rápido... señalar que se ha arribado a un acuerdo cuando no se han tomado, lo que hace es es mellar finalmente la fe de las conversaciones. Lo que ha hecho la ministra Vallejo no corresponde con la realidad y le hemos pedido al presidente del Senado postergar la reunión. No vamos a concurrir este jueves y que se hace necesario que el gobierno no estuviera en las conversaciones”.

En la mañana, previo a la decisión anunciada por Chile Vamos, la senadora DC Ximena Rincón había asegurado que “la vocera se equivocó, porque no fue parte de las conversaciones y no se ha materializado todavía ningún acuerdo, ese proceso está en desarrollo, está en construcción”.

En medio de todo el escenario de tensión, este lunes la propia Vallejo había abordado este martes la polémica, asegurando que el ánimo del gobierno “no es ni de polemizar, ni de pautear, ni de intervenir”. Reafirmaba así lo que horas antes, desde el mismo Congreso, habían señalado las ministra del Interior, Carolina Tohá y de la Segpres -Uriarte-, respecto a que la función del gobierno era acompañar el proceso y no opinar.

Lee más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.