El PGA Tour dice que no podía permitirse seguir luchando contra Arabia Saudita

Cuando LIV se lanzó hace un año, aportó un dinero sin precedentes al golf profesional. FOTO: PAUL CHILDS/REUTERS

En declaraciones privadas a los empleados, el comisionado del PGA Tour, Jay Monahan, comentó que los costos financieros de la guerra de gastos con LIV Golf motivaron el cambio que sorprendió al mundo del golf. “No podemos competir con un gobierno extranjero con dinero ilimitado”, afirmó Monahan, en referencia al Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita. "Este era el momento.... Hemos esperado a estar en la posición más fuerte posible para conseguir este acuerdo”, sostuvo.


Dos días después de que el PGA Tour acordara asociarse con los patrocinadores saudíes de su rival LIV Golf, el comisionado del Tour, Jay Monahan, reunió el jueves a sus empleados para explicarles el acuerdo y su sorprendente marcha atrás.

Desde un atrio en el interior de la sede del PGA Tour, el mensaje de Monahan fue claro, según una persona que escuchó los comentarios. El PGA Tour no podía permitirse financiar una larga guerra de gastos contra Arabia Saudita y sus enormes arcas.

El Tour, dijo Monahan a los empleados, había gastado cerca de US$ 50 millones en su lucha legal, que aún tenía años por delante, y había echado mano de US$ 100 millones de sus reservas para pagar su calendario. El modelo era insostenible, indicó, ya que el Tour tendría que seguir pagando con sus reservas en el futuro.

“No podemos competir con un gobierno extranjero con dinero ilimitado”, afirmó Monahan. “Este era el momento.... Hemos esperado a estar en la posición más fuerte posible para conseguir este acuerdo”, sostuvo.

Cuando Monahan aseguró que le habían preguntado cómo explicaría a sus propias hijas por qué hizo un pacto con Arabia Saudita, dado el trato que reciben las mujeres, mencionó a sus hijas por su nombre y luego hizo una larga pausa para serenarse antes de responder, relató la persona.

A continuación, Monahan señaló que “las circunstancias en las que nos encontrábamos” le obligaban a “pensar en todos nuestros jugadores. Tengo que pensar en todos los que están en esta sala”.

“Entiendo todas las preocupaciones por los derechos humanos”, añadió Monahan. “Yo mismo las he tenido”, reconoció.

Desde que el PGA Tour acordó el martes combinar sus activos comerciales en una nueva entidad con fines de lucro con el negocio relacionado con el golf del Fondo de Inversión Pública (PIF por su siglas en inglés) de Arabia Saudita, en un acuerdo que también incluye al DP World Tour europeo, ha surgido una imagen más precisa sobre la fusión que envió un latigazo a toda la industria del golf. Un elemento clave, según personas relacionadas con el asunto, es que en su esfuerzo por mantenerse al día con los miles de millones de dólares inyectados en LIV, el PGA Tour estaba en camino de ser drenado financieramente por los saudíes.

“Caracterizar que este acuerdo se hizo debido a los costes de litigio y otro uso de las reservas es una simplificación excesiva”, afirmó un representante del PGA Tour en un comunicado. “Con el fin del panorama fracturado en el mundo del golf profesional masculino, el PGA Tour nunca ha sido una propiedad más valiosa... Esta transacción hará que el golf profesional sea más competitivo con otros deportes profesionales y ligas deportivas”.

Cuando LIV se lanzó hace un año, aportó un dinero sin precedentes al golf profesional. FOTO: PAUL CHILDS/REUTERS

La idea de que el repentino cambio de actitud del PGA Tour y su voluntad de hacer negocios con los saudíes estaba motivado, al menos en parte, por sus perspectivas financieras, contradice la propia narrativa pública del Tour. Desde que se acordó el acuerdo, los responsables del PGA Tour han afirmado que el futuro financiero del circuito era brillante.

Pero, debido a su nuevo rival, su gasto ha aumentado drásticamente en el último año.

Cuando la LIV se lanzó hace un año, aportó un dinero sin precedentes al golf profesional. Los US$ 25 millones en premios que ofrecía en sus torneos de temporada regular supusieron un récord. Y para inducir aún más a talentos de la talla de Phil Mickelson y Dustin Johnson a firmar, LIV ofrecía enormes honorarios por aparición, algunos de los cuales superaban los US$ 100 millones.

Monahan declaró sin rodeos el año pasado que “si esto es una carrera armamentística, y si las únicas armas aquí son los billetes de dólar, el PGA Tour no puede competir”. Pero mientras el LIV seguía seleccionando a los mejores golfistas -anunció a Brooks Koepka como incorporación durante la misma rueda de prensa del pasado junio en la que Monahan pronunció esas palabras-, el Tour participó de todos modos en esa carrera armamentística financiera.

Para la temporada 2023, el Tour destacó una serie de torneos con un aumento drástico de las bolsas. Los fondos para premios en esos torneos aumentaron en 100 millones de dólares en comparación con 2022. Monahan, el año pasado, dijo que el aumento de los botes provenía de las contribuciones de los patrocinadores y de las reservas del Tour.

El año pasado también fue la segunda temporada del Programa de Impacto de Jugadores del PGA Tour (PIP), un fondo que creó para pagar a los golfistas por el aporte que generan para el deporte y no simplemente ser compensados por la pura meritocracia de cómo terminan en los torneos de golf. El PIP concedió US$ 100 millones a 20 golfistas en 2022.

Mientras tanto, el Tour pagaba a varios bufetes de abogados para que lo defendieran en todo el país. En primer lugar, tuvo que hacer frente a una investigación antimonopolio del Departamento de Justicia sobre el Tour y otros importantes organismos de golf, según informó en primer lugar The Wall Street Journal, y se aseguró un abogado de primera línea.

A continuación, el Tour se enredó en una batalla legal con LIV, que lo había demandado acusándolo de comportamiento anticompetitivo destinado a aplastar a un rival naciente. El Tour contraatacó acusando a LIV de interferir en sus negocios. El Tour contaba con dos poderosos bufetes de abogados -Keker, Van Nest & Peters y Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom-, así como con otros asesores.

Los costos del litigio aumentaron rápidamente, con las dos partes exigiendo a la otra la presentación de cientos de miles de páginas de documentos en el proceso y luchando por casi todos los aspectos del procedimiento. Y parecía que la fecha del juicio en 2024 podría retrasarse, porque el fondo soberano estaba decidido a seguir apelando las demandas para que entregara documentos, alegando que tenía inmunidad soberana. Personas familiarizadas con la situación dijeron que, con las posibles apelaciones, el Tour habría estado midiendo los costes de las facturas legales en cientos de millones, en lugar de decenas. El Tour se enfrentaba a la posibilidad de triplicar los daños si perdía, confidenció una persona relacionada con el asunto.

El Tour también había pedido más dinero a los patrocinadores, sobre todo en relación con los premios más elevados de los eventos, de acuerdo a fuentes relacionadas con el asunto. Pero había poco apetito para hacer frente a los crecientes costos. Por el contrario, al menos uno de los patrocinadores de un evento de alto nivel se estaba planteando si quería seguir en el negocio del golf, indicó una de las personas.

Entonces, el Tour decidió zanjar sus problemas con un acuerdo que pone fin a los litigios y a la puja por los jugadores. El acuerdo entre el PGA Tour, el PIF y el DP World Tour prevé que Yasir Al-Rumayyan, gobernador del PIF, presida la nueva empresa sin nombre. Monahan será su director ejecutivo y el PGA Tour podrá elegir a la mayoría de los miembros del Consejo de Administración. Se espera que los saudíes inyecten miles de millones en la empresa, según Al-Rumayyan.

Monahan, en su discurso a los empleados, señaló que llevaría a cabo una revisión de la LIV y daría una recomendación a la nueva junta sobre cómo y si debería continuar.

Una persona familiarizada con el acuerdo contó que durante las negociaciones, Al-Rumayyan se había ofrecido a abandonar el litigio aunque no llegaran a un pacto, por lo que el Tour vio valor en la asociación más allá del ahorro de costos.

El PGA Tour, a diferencia de otras grandes ligas deportivas profesionales de Estados Unidos, no está dirigido por propietarios multimillonarios. Es una organización sin fines de lucro, con la misión declarada de hacer crecer el deporte mediante la organización de torneos y la promoción de los intereses de los profesionales en gira.

La imagen más clara de las finanzas del Tour procede de sus últimos reportes fiscales disponibles de 2021. Los ingresos del Tour fueron de US$ 1.590 millones, mientras que la remuneración total de Monahan ascendió a US$ 13,9 millones.

Los archivos también dan cuenta de por qué gastar una parte tan significativa de sus reservas no era sostenible, incluso si no iba a hacer que el Tour se fuera a pique de forma inminente.

Pero si el litigio se prolongaba, el PGA Tour se enfrentaba a una entidad con recursos muy superiores.

El fondo soberano de Arabia Saudita contaba el año pasado con US$ 606.000 millones en activos, US$ 45.000 millones en efectivo y equivalentes de efectivo y US$ 85.000 millones en activos del Tesoro entre su cartera.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.