Gasto público crece un histórico 33% en 2021 por pandemia y deuda pública llega a su mayor nivel desde 1991

Directora de Presupuestos, Cristina Torres

De acuerdo a la Dirección de Presupuestos, el mayor crecimiento de la economía llevó a que el déficit fiscal efectivo fuera menor al 8,3% proyectado ubicándose en 7,6%. Asimismo, la deuda pública como porcentaje del PIB cerró en 36% del PIB.




La crisis económica que provocó el Covid 19 llevó a que el fisco siguiera desembolsando recursos para contener los efectos en las familias y en las empresas. Ahí el principal instrumento fue el Ingreso Familiar de Emergencia universal que se mantuvo vigente hasta noviembre.

Este impulso fiscal quedó reflejado en que el gasto público creció 33,2% el año pasado siendo el mayor en la historia, totalizando $75.904.235 millones.

Dentro del Gobierno Central Presupuestario, el gasto corriente creció 36,3%, mientras que el gasto de capital, que se asocia con la inversión pública, presentó un incremento real de 11,8%.

De acuerdo a la Dirección de Presupuestos, en el crecimiento del gasto corriente incidieron principalmente las medidas que se tomaron para ir en ayuda de los hogares para enfrentar las consecuencias del Covid-19, en particular, el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

“La entrega del IFE implicó el año pasado un gasto equivalente a US$ 21.262 millones, lo que permitió ir en ayuda de más de 16 millones chilenos. Ello, junto con otras medidas de apoyo, como el subsidio al empleo entregado por el Sence; el Bono Clase Media y el Bono Alivio Mype, entre otras, explican el crecimiento del gasto público dado el contexto histórico de la pandemia”, sostuvo la Directora de Presupuestos, Cristina Torres.

En el gasto de capital, en tanto, el gasto en iniciativas de inversión creció 14,6% anual, resultado que se explica principalmente por la mayor inversión en los Ministerios de Obras Públicas y Vivienda, cuyos presupuestos se han visto fortalecidos con cargo a recursos del Fondo de Emergencia Transitorio (FET).

A su vez, según la Dipres, los gastos en transferencias de capital crecieron 8,7%, lo que se explica, principalmente, por el reintegro de IVA Concesiones, asociado a una mayor actividad de las obras concesionadas tanto del MOP, como del Ministerio de Salud; el gasto asociado a Subsidios del Ministerio de Vivienda; el mayor pago de Subsidios por Inversiones de Riego y Drenaje, entre otros.

Con todo, el gasto del Gobierno Central Total Presupuestario presentó una tasa de ejecución de respecto de la Ley de Presupuestos Aprobada que incluye el FET, de 135,4%, la máxima tasa de ejecución desde al menos el año 2000, en el contexto de la pandemia.

La Directora de Presupuestos, Cristina Torres, trabaja en el Presupuesto 2022.

Mayores ingresos, menor déficit, pero más deuda

El mayor crecimiento de la economía impulsó mejor resultados en cuanto al déficit fiscal efectivo, ya que este se ubicó en 7,6%, menor al 8,3% proyectado en el Informe de Finanzas Públicas del tercer trimestre.

Según se explica, esto se debe a que el resultado de los mayores ingresos que totalizaron $57.406.569 millones, los que aumentaron 37,8% anual, por encima de lo calculado previamente. Por el lado del gasto público, este llegó a $75.904.235 millones, con un crecimiento de 33,2% anual.

“El resultado fiscal del año 2021 fue mejor que lo estimado, con un déficit que en dólares equivale a US$ 24.371 millones. Esto es US$1.634 millones inferior a lo proyectado en el IFP del tercer trimestre, lo que se debe a la mejora de la actividad económica que repunta a partir del segundo semestre”, detalló Torres.

Si bien el déficit efectivo fue menor al esperado, la deuda pública como porcentaje del PIB se empinó más allá de la última proyección de 34,9% del PIB llegando a 36%, su mayor nivel desde 1991. De esta forma, el stock de deuda bruta del Gobierno Central Presupuestario, consolidado en moneda nacional, totalizó $87.262.776 millones.

Desde la Dipres explican que si bien el déficit efectivo terminó siendo menor que lo previsto, la deuda como porcentaje del PIB cerró en un nivel más alto de lo proyectado debido al efecto de la depreciación del peso, lo que llevó a que la deuda externa valorada en moneda local terminara siendo más alta por un efecto cambiario.

“El año 2021 fue particularmente exigente para las finanzas públicas, producto de la implementación de medidas de apoyo a las personas y familias en el contexto de la crisis económica y sanitaria provocada por el Covid-19. Sin embargo, la política fiscal estuvo siembre dentro del marco de la responsabilidad fiscal que nos ha caracterizado, y que nos llevó a aprobar una normalización del gasto público en el presupuesto 2022″, afirma Torres.

Fondos de reserva

Respecto de los Activos Consolidados del Tesoro Público, el saldo a precios de mercado de los activos financieros del Tesoro Público totalizó US$14.899,9 millones al 31 de diciembre de 2021, equivalente al 5,2% del PIB estimado para el año. En términos desagregados, el Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES) y el Fondo de Reserva de Pensiones (FRP) alcanzaron US$2.457,2 millones y US$7.472,9 millones, respectivamente.

Sin embargo, dado los mayores ingresos producto de la mejora del escenario macroeconómico, el gobierno informó que, en línea con el diseño planificado en el presupuesto 2022, se comenzará la recomposición de los ahorros, a través de una inyección al FEES de US$4.000 millones, los que se suman a los US$2.457,2 millones, del cierre 2021. Con ello, a enero del presente año, los activos del fisco alcanzarán cerca de US$18.500 millones.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.