Con una potencia hasta 40 veces mayor para matar células cancerosas: científicos logran prometedores resultados con nuevo medicamento contra el cáncer obtenido de un hongo del Himalaya

El hongo oruga (Ophiocordyceps sinensis), usado por la medicina tradicional china. Foto: Reuters

Se trata de un nuevo tipo de quimioterapia obtenida del llamado hongo oruga. Ensayos de científicos de la U. de Oxford mostraron que se comporta como un potente agente anticanceroso, quienes creen que en el futuro proporcionará una nueva opción de tratamiento para los pacientes con cáncer.




Investigadores de la Universidad de Oxford en colaboración con el laboratorio biotecnológico NuCana están evaluando una nueva y prometedora quimioterapia derivada de un hongo usados por siglos para combatir el cáncer.

En un nuevo estudio, publicado en la revista Clinical Cancer Research, los científicos demostraron que el nuevo fármaco, bautizado NUC-7738 y desarrollado por NuCana, tiene una potencia hasta 40 veces mayor para matar células cancerosas que su compuesto original, con efectos secundarios tóxicos limitados.

La molécula que permite que este hongo combata el cáncer, se denomina Cordycepin (también conocido como 3′-desoxiadenosina) y se encuentra en el hongo Cordyceps sinensis que crece en los Himalayas y que se ha utilizado por siglos en la medicina tradicional china para tratar cánceres y otras enfermedades inflamatorias.

Una persona muestra un hongo oruga en el Tibet. Foto: Reuters

Sin embargo, el problema de este compuesto es que se degrada rápidamente en el torrente sanguíneo, por lo que el tumor recibe una cantidad mínima del fármaco que destruye el cáncer.

También muestra una absorción deficiente en las células, lo que significa que la potencia real de la molécula contra las células tumorales en el cuerpo está muy disminuida.

Con el fin de mejorar su potencia y evaluar clínicamente sus aplicaciones como fármaco contra el cáncer, la empresa biofarmacéutica NuCana desarrolló una novedosa tecnología llamada ProTide, para crear un fármaco de quimioterapia con una eficacia radicalmente mejor.

Para amplificar el potencial de la cordicepina como agente anticanceroso, NUC-7738 hace uso de una serie de ventajas de ingeniería, lo que le permite ingresar de manera más eficiente a las células, de acuerdo al laboratorio que lo está diseñando.

A diferencia de su ingesta natural, NUC-7738 tiene un acceso más eficiente a las células y también es resistente a descomponerse en el torrente sanguíneo.

Una mujer muestra un plato con el hongo oruga, en un mercado de la ciudad de Yiwu. Foto: Reuters

De acuerdo al estudio británico, los cambios obtenidos por NUC-7738 hacen que las propiedades anticancerígenas del candidato a fármaco sean hasta 40 veces más potentes que la cordicepina cuando se prueba contra una variedad de líneas celulares de cáncer humano.

De acuerdo a los investigadores de la U. de Oxford, la tecnología ProTide es un novedoso enfoque para administrar medicamentos de quimioterapia en las células cancerosas. Funciona uniendo pequeños grupos químicos a análogos de nucleósidos como Cordycepin, que luego se metabolizan una vez que llega a las células cancerosas del paciente, liberando el fármaco activado.

Esta tecnología ya se ha utilizado con éxito en los medicamentos antivirales Remsidivir y Sofusbuvir aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, su sigla en inglés) para tratar diferentes infecciones virales como la hepatitis C, el ébola y el Covid-19.

Los resultados del estudio sugieren que al superar los mecanismos clave de resistencia al cáncer, NUC-7738 tiene una mayor actividad citotóxica que Cordycepin contra una variedad de células cancerosas.

Los investigadores de Oxford ya realizaron un ensayo clínico de fase 1, que probó el fármaco en pacientes con tumores sólidos avanzados que eran resistentes al tratamiento convencional.

Imagen referencial. Foto: Reuters

Los voluntarios fueron tratados con dosis semanales de NUC-7738, las que fueron bien toleradas por los pacientes, que han mostrado “señales alentadoras de actividad antitumoral y estabilización prolongada de la enfermedad”, según señalaron los investigadores en su artículo.

Además de haber sido bien tolerada, de acuerdo a los investigadores, la terapia muestra signos alentadores de actividad anticancerígena.

Actualmente se están planificando más ensayos clínicos de Fase 2 de este medicamento, para agregar más pacientes.

“Estos hallazgos proporcionan una prueba de concepto de que NUC-7738 supera los mecanismos de resistencia al cáncer que limitan la actividad de 3′-dA y respaldan la evaluación clínica adicional de NUC-7738 como un nuevo tratamiento contra el cáncer”, concluyeron los investigadores en el estudio.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.