Qué es el remdesivir, el polémico medicamento que evaluará el Minsal contra el coronavirus

Remdesivir.

El fármaco, desarrollado y probado sin éxito contra el ébola, ha tenido algunos resultados positivos contra el COVID-19, a pesar de cierta reticencia de la comunidad científica. Aún así, fue aprobado por la Unión Europea, Japón y el gobierno de Donald Trump, que acaparó el 92% de toda la producción. En Chile, el Ministerio de Salud está evaluando su uso.




La búsqueda por un fármaco efectivo contra el COVID-19 continúa y centenares de laboratorios se pelean por el puesto de ser el primero en tener la medicina contra la infección, que a este 1 de julio acumula 10,7 millones de contagiados y 516 mil fallecidos en todo el planeta.

Pero además hay quienes han incluido entre los posibles tratamientos a fármacos ya existentes, como el caso del remdesivir. El medicamento, que anteriormente falló como tratamiento para el ébola, ya ha sido probado contra el coronavirus, y de acuerdo a su creador, el laboratorio Gilead Sciences, es capaz de desactivar el mecanismo por el que ciertos virus -incluido el COVID-19- hacen copias de sí mismos y agobian el sistema inmunológico de su huésped.

El remdesivir ha estado desde abril en la polémica, cuando la Organización Mundial de la Salud anunció el fracaso de las pruebas tras un informe publicado por el periódico Financial Times. Sin embargo, Gilead Sciences mencionó más tarde que el documento incluía descripciones inadecuadas del estudio, finalizado antes de tiempo debido a la baja inscripción, y que como resultado, no permitió sacar conclusiones estadísticamente significativas.

Así, a fines del mismo mes, el laboratorio confirmó resultados positivos en enfermos de COVID-19 en el marco de un gran ensayo clínico hecho junto a los Institutos de Salud de Estados Unidos, estudio nuevamente refutado por la revista médica The Lancet empleando los mismos datos de Financial Times.

En medio de la polémica, el doctor Anthony Fauci, epidemiólogo y asesor del presidente estadounidense, Donald Trump, indicaba que el medicamento antiviral remdesivir tenía un “claro” efecto en el tratamiento de personas con casos severos de coronavirus.

“Los datos muestran que el remdesivir tiene un claro, significativo y positivo efecto en la disminución del tiempo de recuperación” de los enfermos de COVID-19, dijo Fauci. Esto prueba “que una droga puede bloquear este virus”, añadió.

De esta forma, el medicamento se se convirtió el 1 de mayo en ser el primero aprobado por la agencia estadounidense reguladora de medicamentos y alimentos (FDA) como una alternativa válida en casos de urgencia, medida acogida también por Japón.

Pero el respaldo final que el fármaco necesitaba llegó el 25 de junio pasado, cuando la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) recomendó la autorización “condicional” para administrar antiviral remdesivir a pacientes afectados por el nuevo coronavirus.

La recomendación autoriza el uso de ese antiviral para adultos y adolescentes a partir de los 12 años que sufren neumonía y necesitan oxígeno, es decir, “los que están afectados por una enfermedad grave”.

Un estudio de la EMA demostró que los pacientes con COVID-19 y tratados con remdesivir se restablecen, como media, cuatro días antes que los otros enfermos.

En Chile

Este martes, el ministro de Salud, Enrique Paris, se refirió al remdesivir, medicamento que será vendido a un costo de 390 dólares (316 mil pesos chilenos), afirmando que “si logramos traerlo, evidentemente que haremos todo lo posible para que sea accesible a la mayor cantidad de población”.

Sin embargo, advirtió que en Chile, “los medicamentos deben ser ingresados según la norma del Instituto de Salud Pública. Y en este caso le hemos pedido al consejo de asesor en pandemia del Ministerio de Salud que evalúe el uso del medicamento”.

“Si un medicamento ha sido aprobado en un país extranjero no necesariamente debe ser aprobado automáticamente en nuestro país. Tenemos investigadores de gran prestigio y un Instituto de Salud Pública que tiene que dar el visto bueno”, agregó Paris.

El ministro explicó que que “he pedido que el comité asesor de expertos en pandemia del Ministerio de Salud que nos oriente en el uso de este medicamento. Si nos aconsejan su uso, haremos todos los esfuerzos para que esté al alcance de la población”.

Este miércoles, Paris reafirmó sus dichos, añadiendo que “hay que recordar que lo que hacen esos medicamentos es evitar la replicación del virus. Dentro del Minsal contamos con un comité de expertos en pandemia que lo está evaluando. Una vez que ellos, en base a la evidencia científica, publicaciones que puedan tener los autores del medicamento, o a los ensayos clínicos que se hayan hecho en otros países, nos recomendarán usarlo o no”.

“Mediante una reunión con el ministro no es la vía, la vía aquí es científica”, agregó el titular de Salud.

“Si los antecedentes científicos, las publicaciones bien hechas, demuestran que es realmente efectivo, el plazo lo fijará el comité de expertos en pandemia”, expresó.

El factor Trump

Pero un imprevisto obstáculo apareció este lunes, cuando el gobierno de Donald Trump anunció que había adquirido el 92% de toda la producción de remdesivir del laboratorio Gilead de julio a agosto, es decir, alrededor de 500 mil tratamientos de los 550 mil disponibles. Bastante, considerando que cada tratamiento requiere un promedio de 6,25 frascos.

“El presidente Trump ha hecho un trato increíble para que los estadounidenses puedan tener acceso al primer tratamiento terapéutico autorizado contra la covid-19”, dijo el ministro de Salud, Alex Azar, al anunciar el contrato.

El anuncio de Washington había aumentado los temores de una escasez del medicamento en el resto del mundo, pero al menos dos países europeos declararon este miércoles que no estaban preocupados por su población.

“El Reino Unido ha estado usando remdesivir durante un tiempo, primero en ensayos clínicos y hoy como parte de un programa de medicamentos de acceso temprano. Tenemos un suministro suficiente de remdesivir”, dijo un portavoz del primer ministro británico.

En Alemania, “el gobierno aseguró una disponibilidad temprana de remdesivir”, dijo un portavoz del Ministerio de Salud. “En la actualidad, las reservas son suficientes”, agregó.

Además, el laboratorio Gilead indicó que había otorgado licencias gratuitas a nueve fabricantes de medicamentos genéricos en India, Pakistán y Egipto, que podrán distribuir sus versiones genéricas de remdesivir en 127 países, principalmente de África, Asia, Oriente Medio y América Central.

En una entrevista en el canal estadounidense CBS el 3 de mayo, el director ejecutivo del laboratorio Gilead, Daniel O’Day, dijo que el remdesivir fabricado en Estados Unidos podría ser exportado.

Según Farasat Bokhari, profesor de economía en la universidad de East Anglia, al menos un fabricante genérico de Bangladés produce remdesivir sin haber obtenido la licencia, en virtud de una cláusula de la Organización Mundial de la Salud que autoriza medidas de ese tipo a los países en desarrollo en ciertas circunstancias.

El experto estima que no debería haber escasez del medicamento “ya que la producción en los demás países va a aumentar. El problema es la velocidad a la que podrán hacerlo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.