Coronavirus: ¿Qué tan peligroso será el invierno en Chile?

El próximo 21 de junio comienza el invierno en el país. Expertos analizan la posibilidad de que aumente el virus con el cambio de estación.




En España, un reciente estudio de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), muestra cómo el coronavirus disminuye conforme llega el verano al país. La investigación relacionó una disminución de casos en muchos lugares de dicha nación a medida que las temperaturas aumentaban.

¿Qué pasará con el hemisferio sur del planeta, que aún no ingresa al invierno? Existen dudas en relación a un posible aumento en el número de personas que puedan contraer el virus, y en el peor de los casos morir.

En Chile, la situación podría empeorar en los próximos meses. De manera natural, las temperaturas bajan, y esto va de la mano con un crecimiento en las enfermedades respiratorias. Además del coronavirus, que no estaba en la lista de enfermedades respiratorias en el último invierno (2019), se suma la influenza, virus sincicial y gripe, entre otras.

Dependencias del Hospital de San Antonio. Foto referencial

Ignacio Silva, infectólogo de la Universidad de Santiago, señala que si bien no existe una asociación directa entre las bajas temperaturas y una peor evolución del virus, “el hecho de que hayan otros virus circulando aumenta la probabilidad de que se saturen los sistemas de salud con más casos de infecciones virales, sobre todo con la influenza"

"Durante las épocas más frías hay un aumento de susceptibilidad a las infecciones respiratorias (hay más virus circulando y mayor susceptibilidad de contagio), también hay más tendencia a ocupar espacios cerrados, aglomeraciones, hacinamiento y eso también aumenta el riesgo de contagio”, añade Silva.

Jorge Jorquera, broncopulmonar y especialista en enfermedades respiratorias, Clínica Las Condes, argumenta que hoy no se sabe a ciencia cierta si la temperatura es beneficiosa o no. Jorquera insiste en las recomendaciones habituales de higiene y distanciamiento social, pero pone énfasis "en la ventilación de lugares donde exista aglomeración social”.

Annabella Arredondo, epidemióloga del Instituto de Salud Publica de la Universidad Andrés Bello, explica que no se sabe en propiedad si el comportamiento de las infecciones por Covid-19 cambian con la estacionalidad. “Ha transcurrido poco tiempo desde su aparición”.

Mario Calvo, médico infectólogo, miembro de la directiva de la Sociedad Chilena de Infectología y académico del Instituto de Medicina de la Universidad Austral de Chile, añade. “Respecto a la relación temperatura y riesgo, va a ser un tema que sabremos en invierno”.

Frío en Santiago
Como es costumbre, en invierno bajan las temperaturas.

La epidemióloga de la Unab señala que cada invierno en nuestro país, al igual que en todo el hemisferio sur, se produce un incremento de las infecciones respiratorias agudas, provocadas por distintos gérmenes, cuya combinación cambia de año en año: virus de la influenza estacional (distinto cada año), virus parainfluenza, virus sincicial respiratorio y otros (metapneumovirus, rinovirus, adenovirus).

“Si bien la temperatura no es un factor que probablemente afecte directamente al virus, si las conductas que tomamos durante invierno y la circulación de otras infecciones respiratorias hacen que haya más riesgo de aumentar las consultas por cuadros respiratorios y de saturación de los servicios de salud”, añade Silva.

“El eventual peak de Covid-19 no se va a relacionar tanto con el clima, sí con el equilibrio que se logre entre la circulación del virus en la comunidad y las medidas adoptadas para reducirla”, argumenta Arredondo.

¿Qué cuidados debo tener frente a bajas temperaturas?

Tomar ciertas precauciones y cuidados en invierno, puede marcar la diferencia, aún más en un invierno con un invitado de piedra: el coronavirus.

“Entre las medidas de prevención, destaca el lavado de manos, higiene respiratoria (que tiene que ver con cubrirse la boca y la nariz al momento de estornudar con el pliegue del codo), evitar contacto con personas que estén cruzando por un cuadro respiratorio, entre otros, en la medida de lo posible”, explica Silva.

Debido a las bajas temperaturas, en general, las personas se hacinan más. “Es decir, ventilamos menos estando en domicilio, para no perder el calor del hogar, lo cual puede ser contraproducente para el coronavirus. Porque claramente, en lugares encerrados, el virus puede aumentar su propagación”, señala Jorquera.

“La recomendación, es que independientemente de las temperaturas, uno debiese ser capaz de ventilar los espacios cerrados, al menos dos o tres veces al día”, añade el profesional de Clínica Las Condes.

Lavarse las manos es uno de los mejores consejos de los especialistas para enfrentar el coronavirus, y otras enfermedades.

Para reducir el riesgo de enfermar durante el invierno, la principal medida “es la vacunación contra la influenza anual a los grupos más vulnerables, cuya definición se ha ido ampliando a lo largo de los años, logrando buenas coberturas", establece Arredondo.

"Junto a ella, las medidas que se han difundido ante la aparición del Covid-19: lavado de manos frecuente, o uso de alcohol gel. Cuando no es posible hacerlo, evitar el contacto con personas enfermas, no fumar y evitar contaminación intradomiciliaria, ventilando adecuadamente los ambientes también ayuda a prevenir”, señala Arredondo.

Calvo considera que los cuidados que tenemos para el coronavirus deberían servir para todas las otras virosis de invierno, “así que no se requieren medidas adicionales. Es más, al menos acá en Los Ríos la curva epidémica de influenza va bastante bien. Es posible también un impacto de la vacunación masiva”.

El profesional de la Usach coincide, “es importante ventilar las habitaciones, ponerse la vacuna contra la influenza y por supuesto tratar de tener una vida lo más sana posible dentro de lo que se permite considerando el distanciamiento social”.

Adicionalmente, “la recomendación es utilizar vitamina D. Hay asociaciones de ésta a la respuesta inmune del organismo, en pacientes mayores con riesgo de infecciones. Entonces, la vitamina D, en este sentido, es un aporte. Otro punto importante para destacar es el consumo de tabaco. Hoy se sabe que el consumo de éste aumenta el riesgo de infección por coronavirus, es decir, hace que sea más grave”, explica Jorquera.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.