Este es el camino para detener el cambio climático según la ONU: Cuatro científicos explican cómo hacerlo

Foto: Reuters

Una reducción drástica del uso de combustibles fósiles, cultivar bosques y comer menos carne, son sólo algunas de las acciones necesarias en esta década para contener el calentamiento global a 1,5 grados centígrados sobre las temperaturas preindustriales, según un informe de la agencia científica del clima de la ONU.




La humanidad aún está a tiempo de detener el calentamiento global catastrófico, y tiene las herramientas para hacerlo de manera rápida y económica, según descubrió el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

El último informe de evaluación del IPCC, el inventario definitivo de medidas a nivel mundial para minimizar el cambio climático, muestra un camino viable para reducir a la mitad las emisiones globales para 2030.

Esta perspectiva es mucho más favorable que en evaluaciones anteriores, gracias a las enormes reducciones en el costo de las tecnologías de energía limpia. Pero se necesita una amplia acción política para que se produzcan fuertes reducciones de emisiones.

Cada uno de nosotros contribuyó con su experiencia al informe. En este artículo, destacamos cómo el mundo puede reducir mejor las emisiones en esta década.

Todo incluido, ahora mismo

  • Frank Jotzo, autor principal sobre políticas e instituciones

El IPCC identifica la electricidad limpia y la agricultura/silvicultura/uso de la tierra como los sectores en los que se pueden lograr las mayores reducciones de emisiones, seguidos por la industria y el transporte.

Existen más oportunidades de bajas emisiones en otras áreas de producción, edificios y el sector urbano, así como cambios en la demanda de los consumidores. En general, la mitad de las opciones para reducir las emisiones en un 50 % cuestan menos de US$20 por tonelada.

Foto: Agencia Uno

Si bien el IPCC no proporciona una evaluación a nivel de país, está claro que países como Australia tiene todas estas oportunidades.

La transición a la electricidad de cero emisiones está en marcha. Descarbonizar la industria y el transporte es el siguiente paso. Las tecnologías emergentes como el acero verde y el hidrógeno ofrecen industrias de exportación nuevas y limpias. El uso de combustibles fósiles, a su vez, está destinado a caer, y el carbón se reducirá con especial rapidez.

Y la gran masa terrestre de Australia brinda enormes oportunidades para eliminar el CO₂ de la atmósfera a través de las plantas y, en el futuro, quizás también a través de métodos químicos.

El IPCC dice que se necesitan paquetes de políticas integrales para lograr reducciones profundas de las emisiones.

Encuentra que los impuestos al carbono y los esquemas de comercio de emisiones han sido efectivos, junto con la regulación específica y otros instrumentos, como el apoyo a la investigación y el desarrollo, la adopción de tecnologías avanzadas y la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles.

El informe también enfatiza la necesidad de una innovación tecnológica continua y de aumentar en gran medida la financiación para la acción climática.

Pone énfasis en la importancia de la equidad, el desarrollo sostenible y el compromiso integral de toda la sociedad para evitar un cambio climático inmanejable.

Entonces, ¿cuál es el mensaje primordial del IPCC? Los gobiernos del mundo deben hacer todo lo posible para abordar el cambio climático. Las oportunidades están ahí y el conjunto de herramientas está listo.

Comida para el pensamiento

  • Annette Cowie, autora principal sobre perspectivas intersectoriales

Para tener nuestra mejor oportunidad de mantener el calentamiento en 1,5 ℃, el mundo debe alcanzar las emisiones netas cero para mediados de siglo.

La agricultura es un gran contribuyente a las emisiones globales. Pero el IPCC confirma que la tierra también tiene un papel central en llegar a cero neto a través de medidas que eliminan el CO₂ de la atmósfera y lo almacenan, como la plantación de árboles, la gestión del carbono del suelo y el uso de biocarbón .

Los beneficios devueltos a los agricultores incluyen la mejora de la fertilidad del suelo y los ingresos del comercio de carbono.

La forma en que producimos y distribuimos los alimentos representa más de un tercio de las emisiones globales.

Foto: AFP

El informe dice que una de las mayores contribuciones individuales que podemos hacer para reducir las emisiones es adoptar una dieta sostenible y saludable y reducir el desperdicio de alimentos. Dicha dieta es rica en alimentos de origen vegetal, con un consumo moderado de carne y lácteos.

También podemos abordar las emisiones directas de la producción de alimentos. El estiércol se puede convertir en biogás y los aditivos alimentarios ofrecen formas prometedoras de reducir el metano del ganado.

Moviendo el dial en el transporte

Ahora existe un conjunto de soluciones tecnológicas para reducir las emisiones en la energía, los edificios, las ciudades, el transporte y, en gran medida, la industria.

Incluyen energía solar y eólica, ahora la forma más barata de electricidad. También incluyen baterías y almacenamiento, transporte electrificado y tecnología “inteligente” que integra estas medidas en soluciones de cero emisiones.

El informe del IPCC muestra que en la última década, los costos unitarios de la energía solar cayeron un 85 %, la energía eólica un 55 % y las baterías un 85 %. Nunca antes el mundo había tenido tal oportunidad de descarbonizarse.

En las últimas décadas, el transporte ha sido el rezagado en la reducción de emisiones. Pero, como encuentra el IPCC, ahora existen tecnologías para cambiar la trayectoria. La electrificación con energía solar se está implementando para automóviles, bicicletas, scooters, autobuses y camiones.

Un auto eléctrico cargándose en una estación en Praga, República Checa. Foto: Reuters

Los continuos avances en las tecnologías de baterías y carga podrían permitir la electrificación de camiones de larga distancia, incluidas las carreteras electrificadas.

El IPCC evaluó 60 acciones que las personas pueden tomar para reducir las emisiones. Las mayores contribuciones provienen de caminar y andar en bicicleta, usar transporte eléctrico, reducir los viajes aéreos y cambiar hacia dietas basadas en plantas.

Esto pone de relieve la importancia de nuestras elecciones individuales.

La tecnología por sí sola no es suficiente para reducir las emisiones del transporte. Las ciudades deben orientarse más hacia el transporte público, caminar y andar en bicicleta. Las nuevas formas efectivas de hacer esto incluyen lanzaderas bajo demanda , tranvías sin rieles y trenes de alta velocidad.

Los gobiernos deberían ofrecer incentivos para suministrar y utilizar scooters, bicicletas, automóviles, camiones y autobuses eléctricos. Esto garantizaría que las personas y las empresas que desean reducir sus emisiones tengan formas de hacerlo.

El IPCC dice que el hidrógeno verde barato será importante para descarbonizar la aviación, el transporte marítimo y partes de la industria y la agricultura. Se requiere mucho trabajo en la próxima década para llevar a buen término esta solución.

Si bien la financiación del gobierno es vital para descarbonizar el transporte, esta transición también presenta importantes oportunidades económicas.

Australia podría apoyar la descarbonización del transporte a nivel mundial a través de la extracción de minerales críticos, así como la fabricación , reutilización y reciclaje de vehículos eléctricos.

Es hora de actuar

Existe un enorme potencial sin explotar para reducir las emisiones globales rápidamente.

Pero la ventana de oportunidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a niveles seguros se está cerrando a un ritmo alarmante. Como muestra el IPCC, se requiere un cambio fundamental tanto en la producción como en la demanda.

Claramente, los negocios como siempre ya no son sostenibles. El IPCC hace una cosa claramente evidente: el momento de la acción está bien y verdaderamente sobre nosotros.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.