La desconocida enfermedad inflamatoria vinculada al Covid-19 que afecta a niños y alerta a los médicos

Sociedad científicas alertan sobre el aumento en el número de casos de niños críticamente enfermos que presentan un extraño cuadro clínico.




Los síntomas de Covid-19 son similares en niños y adultos. Pero en los niños confirmados con el virus, ha detallado la Organización Mundial de la Salud, generalmente se han mostrado síntomas leves. Esas han sido las directrices señaladas desde un principio en relación con cómo se presenta el coronavirus en ese grupo.

Los estudios a la fecha muestran que la población pediátrica parece estar afectada en proporciones mucho menores que los adultos, con solo el 2% de los casos descritos en pacientes menores de 20 años.

Un informe epidemiológico describió 731 casos confirmados de Covid-19 en población pediátrica, y detecto que más del 90% de los pacientes se caracterizan como casos asintomáticos, leves o moderados.

Sin embargo, en los hallazgos sobre Covid-19 hay una certeza, aún no son conocidos todos los mecanismos cómo afecta al organismo. A los síntomas habituales como fiebre, secreción nasal y tos, junto con vómitos y diarrea, hoy una nueva enfermedad inflamatoria multisistémica se ha detectado en niños.

El fin de semana pasado, la Sociedad Pediátrica de Cuidados Intensivos del Reino Unido (PICS) informó en su cuenta de Twitter una “alerta urgente” del Servicio Nacional de Salud (NHS), de ese país, que advertía a los profesionales de la salud sobre un aumento en el número de casos de niños críticamente enfermos que presentan un extraño cuadro clínico.

Muchos de estos niños dieron positivo para Covid-19, mientras que algunos no lo tuvieron, pero tenían en común respuestas de síndrome de shock tóxico y enfermedad de Kawasaki atípica con parámetros sanguíneos compatibles con Covid-19 grave en niños. En ellos se presentó dolor abdominal y los síntomas gastrointestinales, junto con inflamación cardíaca.

El anuncio advierte que pese a que la enfermedad grave como resultado de Covid-19 todavía parece ser un evento muy raro en los niños, sí estos casos debían ser considerados.

Otros informes que advertían de que casos de Covid-19 se presentan como Kawasaki ya se habían conocido. A principios de abril, un reporte describía el caso de un bebé de 6 meses ingresado y diagnosticado con la enfermedad clásica de Kawasaki, que también dio positivo por Covid-19 con fiebre y síntomas respiratorios mínimos. Ese fue primer caso descrito de Kawasaki con infección concurrente de Covid-19.

Extraña asociación

Russell Viner, presidente del Royal College of Paediatrics and Child Health informó que los casos tenían características de síndrome de shock tóxico o enfermedad de Kawasaki, un trastorno poco frecuente de los vasos sanguíneos. Solo algunos de los niños dieron positivo para Covid-19, por lo que los científicos no están seguros de si estos síntomas raros son causados ​​por el nuevo coronavirus o por algo más. Los funcionarios de salud estiman que ha habido entre 10 y 20 casos de este tipo en Gran Bretaña y NHS Inglaterra dijo que está investigando urgentemente los informes.

En España, la Asociación de Pediatría hizo una advertencia similar, diciéndoles a los médicos que en las últimas semanas, había una cantidad de niños que sufrían de “una imagen inusual de dolor abdominal, acompañado de síntomas gastrointestinales” que podrían llevar a shock en cuestión de horas, presión arterial baja y problemas cardíacos. “Es una prioridad reconocer estos (síntomas) para remitir urgentemente a estos pacientes a un hospital”, señaló la asociación pediátrica.

En Italia, Angelo Ravelli del Hospital Gaslini y miembro de la Sociedad Italiana de Pediatras, envió una nota a 10.000 colegas con las mismas alertas, ya que con su equipo detectaron un aumento inusual en el número de pacientes con enfermedad de Kawasaki, señalando que algunos niños tenían Covid-19 o tenían contactos con casos de virus confirmados.

Kawasaki es una vasculitis aguda de la infancia y la principal causa de enfermedad cardíaca adquirida en niños en países desarrollados. El 50% de los casos ocurre en los menores de 2 años de edad, y el 80% en los menores de 5 años. La causa de sigue siendo desconocida, a pesar de varias décadas de investigación.

Algunas evidencias sugieren un desencadenante infeccioso, con estacionalidad invierno-primavera de la enfermedad. En Japón, estudios anteriores habían descrito una asociación entre el virus respiratorio viral e infecciones y Kawasaki, que indican que desde el 9% hasta el 42% de los pacientes con esa enfermedad dan positivo por infección viral respiratoria en los 30 días previos al diagnóstico de Kawasaki.

Un estudio de 2015 señala que un 5% de casos estudiados con Kawasaki fueron atribuidos a cepas de coronavirus (cepas 229E, HKU1, NL63, OC43).

Juan Pablo Torres, pediatra infectólogo del Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil Oriente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, recalca que básicamente los cuadros ocurridos en niños han sido leves con muy pocas hospitalizaciones y con hospitalizaciones en casos intensivos excepcionales, “y es lo que se ha visto en Chile, que va en la lógica de lo que ha comentado y dicho hasta el momento”.

Sin embargo, dice Torres, algunas sociedades científicas de Reino Unido y en Europa han realizado esa advertencia, “2n donde dicen que hay que estar atentos, a que ellos han visto un potencial número de casos que asemejan a una enfermedad de Kawasaki y que pudieran tener shock”.

La enfermedad de Kawasaki es un síndrome que produce vasculitis y que puede inflamar diferentes órganos. En la piel y produce exantema (erupción de la piel, de color rojizo, más o menos extensa), en los ojos produce conjutivitis, en los ganglios produce adenopatías, en la boca produce fisuras, y también puede inflamar el tejido cardíaco, las coronarias, explica Torres.

Lo que se describe no es una causalidad, resalta, sino una observación. No se ha realizado un estudio riguroso, sino que solamente una observación como para tener la cautela de que esto podría estar ocurriendo. “Pero más allá de esta advertencia, afortunadamente hasta ahora no hay ninguna evidencia de que esto sea así, en nuestro país tampoco ha habido de estas alertas en este momento, que no significa que no hay que estar atentos porque podría ocurrir, es el primer paso decir que aquí podría haber algo”, indica Torres.

En relación a los conocimientos en coronavirus todo se va complementando y va aumentando muy rápidamente. "Hay varias noticias con respecto al rol que tienen los niños en transmisión y también en las formas de presentación clínica, y tenemos que estar atentos a que eventualmente podrían ser distintos, como indican esta alerta, pero que por ahora no es más que eso, una alerta para estar atentos a si pudiera existir una asociación con eso”.

En estos momentos, subraya Torres, hay que ser riguroso con el análisis de la información científica, por la cantidad de estudios y datos que salen día a día. Pero muchas veces a diferencia de la información habitual, esta información científica no ha alcanzado ni siquiera a ser revisada por pares, o ser sometida a una revisión científica más exhaustiva. "No hay que sacar conclusiones de manera muy apresurada sino que seguir las reglas del análisis científico habitual para no caer en errores, sino que para aprovechar esa información y hacer mejor las cosas”, sostiene.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.