Los seis principales candidatos para una vacuna contra el coronavirus

vacuna

Se espera que, de tener buenos resultados en las pruebas, las empresas distribuyan varios cientos de millones de dosis entre fines de 2020 e inicios de 2021. Sin embargo, expertos señalan que pueden existir algunas limitaciones que ralenticen la producción.




Actualmente, un centenar de científicos alrededor del mundo se encuentra desarrollando una vacuna contra el coronavirus, con proyectos que de acuerdo a varios expertos, no verían la luz hasta fin de año o inicios de 2021. De ser así, se trataría de un logro más que destacado, considerando que una vacuna en condiciones normales puede demorar más de una década.

Por lo mismo la importancia de los laboratorios que en este mismo momento, se encuentran involucrados en este trabajo, algo que de acuerdo a la influyente empresa asesora Morgan Stanley, cuenta con seis candidatos principales: los laboratorios CanSino Biologics, University of Oxford-AstraZeneca, BioNTech-Pfizer, Moderna-NIH, Johnson & Johnson y Sanofi-GlaxoSmithKline.

Por ejemplo, la empresa Moderna, anunció este lunes que su primer ensayo en humanos de vacuna contra coronavirus había tenido prometedores resultados, y que las primeras ocho personas que recibieron dos dosis fabricaron anticuerpos que pudieron detener la replicación del virus, requisito clave en el proceso.

CanSino Biologics por su parte, se encuentra en la fase dos desde abril y en la actualidad cuenta con un estudio de 508 pacientes, que se espera que genere datos a finales de este mes.

El análisis revela que de recibir la aprobación de las autoridades sanitarias, CanSino podría producir 100 millones de vacunas en 2021 frente a los mil millones de Moderna. Sólo en EE.UU. se consumen anualmente entre 150 y 200 millones de vacunas contra la gripe.

Otros como Johnson & Johnson, también podrían aumentar la producción de vacunas al ritmo de aproximadamente mil millones a fines de 2021, e iniciará su fase uno de prueba en septiembre, con una producción anual de 600 millones a 900 millones de dosis en el primer trimestre de 2021.

La Universidad de Oxford - AstraZeneca, por su parte, espera producir 100 millones de dosis para fin de año, aumentando su producción para el año que viene.

La compañía proyectó que millones de dosis de la vacuna podrían estar disponibles el tercer trimestre de este año, con 10 millones a 30 millones para fines de 2020 y cientos de millones por mes a mediados de 2021.

“Creemos que millones de dosis podrían estar disponibles para fines de 2020, suponiendo que no haya demoras, y más de mil millones de dosis en 2021. Seis de los 110 candidatos a vacunas actuales tienen una probabilidad razonable de éxito clínico y pueden fabricarse a gran escala para ser relevantes”, aseguró el analista biotecnológico Matthew Harrison.

Sin embargo, el analista también advirtió que estas seis vacunas con seguridad no serán aprobadas y fabricadas al mismo tiempo, incluso si cada una demuestra ser efectiva en la generación de anticuerpos y segura para los humanos.

Cuello de botella

El analista expresa que además, existe la posibilidad de varios “cuellos de botella” que podrían ralentizar la producción, algo advertido por el empresario Bill Gates hace algunas semanas cuando se refirió a la posible escasez médica de vidrio, que finalmente podría retrasar la entrega de las vacunas.

En base a lo anterior, los expertos creen que se necesitarán múltiples vacunas para ser aprobadas para satisfacer la demanda a nivel mundial, y que al mismo tiempo ha derivado en colaboraciones internacionales entre estos centros médicos.

El Dr. Pablo González, investigador del instituto milenio de inmunología e inmunoterapia IMII y académico de la Facultad de Ciencias Biológicas PUC, comenta que “estos desarrollos son bastante novedosos en términos de la plataforma que emplean como estrategia para producir inmunidad contra SARS-CoV-2. Cabe destacar que para varias de estas estrategias no hay vacuna equivalente actualmente utilizada, por lo que será interesante ver cómo progresan hacia las siguientes etapas evaluación clínica”.

El especialista destaca que "hay al menos una aproximación adicional que presenta avances favorables, la cual consiste en virus completo inactivado y se encuentra actualmente en un estudio clínico fase 2.

“Si todo resulta muy bien, los estudios clínicos principales podrían estar terminados de aquí a fin de año. Sin embargo, contar con la vacuna en nuestro país dependerá de la disponibilidad de esta una vez que comience su producción masiva, lo cual estará sujeta a las distintas capacidades de manufactura de vacunas alrededor del mundo”, sostiene.

Urgencia

El mencionado laboratorio estadounidense de biotecnología Moderna solicitó este martes a los Estados europeos que hagan pedidos rápidamente ya que los plazos para la entrega varían de “6 a 9 meses” desde que se recibe el pedido, y el momento en que se entregan las vacunas. "Hay que comprar las materias primas, máquinas, contratar colaboradores y formarlos”, dijo su presidente, Stéphane Bancel.

En el tercer trimestre de este año se conocerá la eficacia de esta vacuna experimental, “una vez que hagamos un (estudio) fase III”, agregó.

“En un escenario optimista, si todo va bien -y hay 50 razones para que haya retrasos- (...) no es imposible que en el periodo octubre-noviembre” la empresa tenga suficientes datos para juzgar la eficacia de esta vacuna y así realizar las gestiones en las agencias de regulación en Europa y Estados Unidos, explicó Bancel.

De acuerdo al ejecutivo, en Estados Unidos la aprobación podría llevar “semanas en lugar de seis meses”, en el marco de un procedimiento acelerado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.