¿Por qué es importante mantener valores normales de presión arterial?

hipertension


Cerca del 30% de la población chilena mayor de 15 años tiene hipertensión arterial, por lo que en este Mes del Corazón te invitamos a conocer acerca de esta enfermedad silenciosa que es una de las principales responsables de tener riesgo cardiovascular.

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre bombeada por el corazón, sobre las paredes de las arterias. Cuando midas tu presión arterial siempre te entregarán dos valores, el valor más alto es la presión sistólica (cuando el corazón se contrae) y el más bajo es la presión diastólica (cuando el corazón se relaja).

Si los valores de presión se elevan muy por sobre los valores normales (140/90 mmHg) se puede producir una lesión en un vaso sanguíneo, desencadenando la formación de un coágulo que impide que llegue sangre a algún tejido, produciendo un infarto.

El riesgo es especialmente alto cuando el coágulo se ubica en los vasos que irrigan el corazón (infarto cardíaco), en el cerebro (accidente vascular encefálico) o en los pulmones (embolia pulmonar).

Cuando la presión arterial se mantiene elevada de manera persistente, es probable que se produzca daño irreversible en el corazón y los riñones, que son los órganos encargados de bombear y filtrar la sangre, respectivamente.

 ¿Por qué puede aumentar la presión arterial? Es normal que la presión arterial varíe durante el día. Cada vez que hacemos ejercicio, nos encontramos bajo estrés, por lo que nuestro cuerpo reacciona aumentando el trabajo del corazón, contrayendo los vasos sanguíneos y reteniendo más agua, para aumentar el volumen sanguíneo. Por eso, las mediciones de presión arterial se deben realizar en reposo.

Los pacientes que tienen sostenidamente la presión arterial por sobre los niveles normales han desarrollado una enfermedad llamada hipertensión arterial.

La hipertensión arterial no se cura, por lo tanto un hipertenso recibirá tratamiento de por vida. Los medicamentos antihipertensivos actúan bloqueando o realizando una acción contraria a los distintos mecanismos que el cuerpo utiliza para elevar la presión y es probable que a lo largo del tiempo se deban ir sumando medicamentos a la terapia, por lo mismo es crucial actuar a tiempo para no llegar a la polifarmacia.

Es muy importante tener en cuenta que los tratamientos son individuales; nunca es recomendable utilizar un medicamento diferente al que el médico recetó.

Además, es importante adherir cambios en los hábitos personales que encuentren sustento y acompañamiento en el sistema de nuestra sociedad, de manera individual y/o colectiva.

Existen medidas que puedes tomar para cuidarte y sobrellevar de mejor manera tu enfermedad, las cuales consisten básicamente en adoptar hábitos saludables como:

· Dejar el cigarrillo

· Llevar una alimentación sana y mantener un peso saludable

· Bajar el consumo de sal a 2 gramos al día

· Hacer ejercicio; caminar media hora todos los días es una buena alternativa

· Llevar una vida tranquila, evitando situaciones de estrés

Por último, recuerda que la hipertensión es una enfermedad silenciosa y puedes no sentir malestares físicos. Si tienes más de treinta años o padeces de hipertensión, controla periódicamente tu presión arterial, asiste a tus controles, no olvides tus medicamentos e identifica los factores sociales que influyen en tu diario vivir, para mejorar estructuralmente tu entorno junto a tu comunidad y favorecer los cambios en pos de una mejor salud.

* Salubrista y encargada del Programa de Salud Cardiovascular del Servicio de Salud Metropolitano Occidente

Comenta