Osorno se transforma en la ciudad más seca del sur de Chile

Pileta de la Plaza de Armas de Osorno. Foto: Agencia Uno

El último informe emitido por la Dirección Meteorológica de Chile, muestra que la ciudad tiene un déficit de precipitaciones de 71% en lo que va del año, su peor registro desde 2015 y el segundo peor de su historia. El documento también pronostica un otoño y un inicio de invierno muy seco y frío para los próximos meses en Santiago y la zona centro-sur.




De acuerdo a los últimos datos de Dirección Meteorológica de Chile (DMC), revelaron según el pronóstico para abril, mayo y junio, que Osorno es actualmente la ciudad más seca de la zona sur del país, lugar que actualmente posee un déficit de precipitaciones de 71% (41,6 mm) en lo que va del año.

El déficito, es además, el peor registro pluviométrico en los últimos seis años, solo superado por el de 2015, cuando el déficio llegó a 77%.

El documento de nueve páginas emitido por la DMC, además de puntualizar la situación de Osorno, confirma la ausencia del fenómeno de La Niña para el próximo trimestre, y señala también que en la zona centro-sur, el déficit de lluvias podría rondar entre 20% y 60%.

José Vicencio, climatólogo de la Dirección Meteorológica de Chile y autor del informe, explica que en general, “los últimos años han sido secos en la zona sur de Chile, y Osorno registra el segundo año más seco de su historia”. Además, dice que en Chiloé se registra el segundo año más seco a la fecha y en Puerto Montt es el tercero.

Osorno es actualmente la ciudad más seca de la zona sur del país con un déficit de 71% (41,6 mm).

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, señala que desafortunadamente, “se preveía que el 2021 partiera con sequía en el centro-sur de Chile, debido a condiciones no favorables para las precipitaciones en esa zona del hemisferio”.

Vicencio añade que hay dos elementos que se combinan en el sur de Chile, “considerando que en el verano llueve y esos episodios se han vuelto menos frecuentes, fue un verano muy seco y cálido. Por un lado el fenómeno de la Niña, que nos acompañó durante todo el verano, pero también el cambio climático. En el sur de Chile es muy marcada la tendencia a la baja en la cantidad de precipitaciones”, dice.

Los primeros meses de este año han sido muy secos en todo el centro-sur y la Patagonia. “Desde Temuco hasta Punta Arenas, el déficit de precipitaciones en los primeros tres meses del año es superior al 45%, pero particularmente es más agudo en Valdivia, Osorno y Puerto Mont, donde las lluvias presentan un déficit superior al 60%”, agrega Cordero.

Mañanas más frías de lo normal

En los próximos meses, “tenemos una proyección de una Niña prácticamente en retirada, con lo que esperaríamos que el déficit se mantenga durante el próximo trimestre en el sur, todavía no habrá una recuperación. Deberíamos registrar un otoño y principios de invierno seco, con déficit en torno al 20% a 30%. Hay que sumarlo al déficit que ya existe”, señala el climatólogo de la DMC.

Con respecto a las temperaturas, “esperamos mañanas más frías de lo normal, entre Coquimbo y la Araucanía. Frío y pocas precipitaciones. Y las máximas, sabemos que en la zona central serían más cálidas de lo normal”, argumenta Vicencio.

Cordero señala que el fenómeno no es exclusivo de Chile, hay anomalías en todo el hemisferio sur. “Las precipitaciones estivales en el centro-sur de Chile están teleconectadas, aunque de manera inversa, con las precipitaciones en el sureste de Australia. Cuando en el centro-sur de Chile escasean las lluvias, lo opuesto ocurre en el estado australiano de Nueva Gales de Sur”.

Las mañanas serán más frías durante los próximos meses. Crédito: AGENCIAUNO.

Así como en Osorno las lluvias presentan un déficit superior al 75%, “el sureste de Australia ha estado registrando abundantes lluvias que han causado las mayores inundaciones en décadas y la evacuación de miles de habitantes”, añade Cordero.

Adicionalmente existe una conexión con la Antártica. “Entre los factores que explican estos extremos opuestos en Australia y Chile, está el agujero de ozono Antártico, el que no solo causa alzas anómalas en la radiación UV, sino que, al influir en los patrones de viento, también afecta las precipitaciones durante el verano austral en todo el hemisferio sur. Un agujero de ozono profundo, intensifica y desplaza hacia la Antártica los vientos del oeste, los que a su vez contribuye a confinar las tormentas a las altas latitudes en torno a la Antártica, evitando que alcancen el cono sur”, argumenta el climatólogo de la Usach.

Los récords de sequía en el centro-sur de Chile, “y de lluvias en el sureste de Australia están influidos por el agujero de ozono récord que se registró en la temporada 2020. En efecto, el agujero del 2020 fue uno de los mas persistentes jamás registrados”, explica Cordero.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.