Siete tendencias en educación que emergen con la transformación digital

Teclado

Los cambios que antes de la pandemia se habían calculado para 5 o 10 años más se adelantaron a unos meses. El tiempo es propicio para innovar y un estudio mundial de AWS revela las claves de una evolución tecnológica en educación que seguirá consolidándose.




La pandemia ha “forzado a las universidades a embarcarse en un proceso de transformación digital que estaba previsto para cinco a 10 años en el futuro, en unos meses”, señala José Luis Ponce, director de Tecnología de la Información y Comunicación de las Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior de México.

La cita forma parte del estudio Tendencias Emergentes en el Nuevo Mundo de la Educación, que acaba de dar a conocer Amazon Web Services (AWS), la empresa de servicios en la nube que ha sido testigo de primera mano de cómo el Covid-19 ha acelerado la adopción digital en el sector educación a nivel mundial, lo que ha alentado a los educadores a repensar la mejor manera de brindar educación a los estudiantes de forma remota.

“Las instituciones educativas deben adoptar una cultura de cambio, utilizando este momento como una oportunidad para experimentar e innovar para satisfacer las necesidades cambiantes de sus estudiantes. Las nuevas tecnologías están demostrando cada vez más cómo pueden mejorar los resultados de los estudiantes, hacer que la enseñanza sea más efectiva e impulsar la colaboración y el compromiso”, indica.

Foto: Reuters

El informe pone como ejemplo la creciente popularidad de los cursos masivos abiertos en línea (MOOC) y otras plataformas de aprendizaje de códigos, mientras en algunos países se ha dispuesto el retorno parcial a actividades presenciales con capacidad reducida en las aulas o derechamente la continuación sólo en educación a distancia.

El estudio de AWS identificó siete tendencias que están marcando la enseñanza en todos sus niveles, en un contexto global de evolución hacia lo digital:

1. El aprendizaje flexible llegó para quedarse

Los educadores están de acuerdo en que la educación personalizada produce mejores resultados y la tecnología ha acelerado este proceso. Las nuevas tecnologías también ofrecen un asistente de aprendizaje personalizado a los estudiantes para recordarles sus asignaciones y ofrecer comentarios sobre su experiencia. El análisis de datos permite a los profesores comprender mejor cómo están aprendiendo los estudiantes y qué intervenciones se necesitan para apoyarlos.

2. Las universidades ajustarán oferta para asegurar empleabilidad del alumno

La pandemia provocó una urgencia por reinventar planes de estudio y ofrecer aprendizaje flexible. Las universidades que han innovado en este espacio incluyen la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de Melbourne, clasificadas entre las mejores del mundo por QS World University Rankings en empleabilidad. Asimismo, la recesión mundial está empujando a las universidades a crear planes de estudio que respondan mejor a las necesidades de los mercados laborales.

3. Liberando nuevos modelos de evaluación

El Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (Icfed) realizó con éxito exámenes en línea en la nube a 73 mil estudiantes de institutos de formación técnica y tecnológica. También monitorearon a los estudiantes en la prueba y usaron tecnología para verificar sus identidades. La London School of Economics and Political Science (LSE) también ha migrado exámenes a la nube.

4. La investigación continuará una internacionalización cada vez más colaborativa

Por un lado, los gobiernos insisten cada vez más en la investigación de aplicación más inmediata. Por otro, las universidades, los institutos de investigación o incluso naciones enteras no pueden abordar individualmente los desafíos globales. Al utilizar recursos de base de datos, computación y almacenamiento de alto rendimiento, así como análisis de datos y aprendizaje automático, los investigadores pueden trabajar más rápido y en entornos colaborativos seguros.

5. El creciente desafío de la salud mental

Junto con el estrés de la pandemia, los cursos más remotos pueden exacerbar las condiciones de salud mental entre los estudiantes digitales. En respuesta a la crisis, algunas universidades disponen de líneas directas y chatbots, para estudiantes y profesores. Un ejemplo es el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, EE.UU., que estableció un centro de llamadas basado en la nube para brindar apoyo de salud mental a estudiantes y familias unos días después del brote.

6. Las instituciones educativas se centrarán más en la seguridad y la privacidad de los sistemas en línea

Dado que gran parte del aprendizaje se realiza en línea, las instituciones educativas y los centros de investigación se están volviendo aún más vulnerables a los ciberataques. El robo de investigación también se está convirtiendo en una preocupación mayor. Las instituciones académicas tienen que examinar cada vez más los contratos de los proveedores para garantizar el cumplimiento de las leyes que protegen la seguridad y la privacidad de los estudiantes

7. Cerrando la brecha digital

Muchos estudiantes no tienen acceso a la tecnología necesaria para el aprendizaje en línea, ya sean dispositivos o una conexión a Internet confiable. Para los estudiantes de comunidades desfavorecidas o de bajos ingresos, el cierre de escuelas tiene implicaciones mucho más allá de su educación: la pérdida de aprendizaje y el mayor riesgo de deserción escolar pueden tener un impacto a largo. Si no se aborda, esta brecha digital se ampliará.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.