Sólo 1 de 4 matrículas en carreras científicas es de mujeres: Ministerio de Ciencia crea Consejo para la Equidad de Género para reducir esa brecha

Employees in protective clothing do testings for the corona virus at a laboratory in Berlin, Germany, March 26, 2020, as the spread of the coronavirus disease (COVID-19) continues. REUTERS/Axel Schmidt

Subsecretaría de Ciencia crea organismo que busca impulsar medidas que aumenten el acceso y permitan el desarrollo de investigadoras en áreas STEM igualdad de condiciones.




Menos del 30% de los investigadores en todo el mundo son mujeres. Así lo indican datos de la agencia de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco.

Chile también exhibe esa brecha de género en ciencia. En el caso de quienes trabajan en investigación y desarrollo (I+D), considerando a los trabajadores y trabajadoras de jornadas completas, las mujeres son menos del 50%, promediando un 38% entre los años 2011 y 2017. Uno de los porcentajes más bajos de toda Latinoamérica.

Diferencia que se observa también en las titulaciones de pregrado por área y sexo (2009-2017), en que las opciones femeninas se orientan principalmente a carreras como salud y servicios sociales, y educación (ambas 80%). En tanto, en ciencias y en ingeniería, industria y construcción, los porcentajes son muy bajos, con el 20% y el 17%, respectivamente.

Una brecha que se inicia tempranamente: Sólo 1 de cada 4 matrículas de áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) son de mujeres, según cifras del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género.

Menos del 30% de los investigadores en todo el mundo son mujeres. Así lo indican datos de la agencia de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco. FOTO: AFP

Las barreras culturales que existen para su desarrollo preocupan. Si no se cierra esa brecha de género en áreas STEM, la brecha general de género tampoco lo hará.

Enfocado en ello, en febrero el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, lanzó una hoja de ruta para crear una política de género. Trabajo que ahora presenta una nueva etapa. La subsecretaría de Ciencia nombró un Consejo para la Equidad de Género en CTCI que acompañará el proceso para la construcción de una Política y un Plan de Acción de Equidad de Género en el sistema científico.

Consejo para la Equidad de Género

El consejo es presidido por la subsecretaria de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Carolina Torrealba. Reúne a diez especialistas en distintas áreas, expertos y expertas en temas de género; comunicadores, y otros. Su tarea será identificar y recomendar medidas para la elaboración de una política de género para el sistema nacional de ciencia, tecnología, conocimiento e innovación.

Además, propondrán acciones que incentiven la participación de mujeres y la eliminación de brechas de género en todas las áreas de la ciencia, la tecnología y la innovación, particularmente en el sector escolar y académico. Sugerirá definiciones y lineamientos durante la elaboración del plan de acción de la política que se dicte y asesorará permanentemente a la Subsecretaría durante la implementación y seguimiento de esta tarea.

El funcionamiento de esta instancia incorpora además el apoyo de la directora Ejecutiva de la Anid, del Programa Explora, a las Seremis de Ciencia, y a los subsecretarios de Educación Superior y de la Mujer y Equidad de Género. Adicionalmente, el consejo tendrá la facultad de convocar a mesas técnicas, compuestas por expertos y expertas en temas específicos.

Integran el consejo Carolina Torrealba Ruiz-Tagle, subsecretaria de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de Chile. Miriam Henríquez, abogada, profesora de Derecho Constitucional y decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado. José Miguel Benavente, líder de la División de Competitividad e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y embajador de la Fundación Hay Mujeres. Cecilia Hidalgo, presidenta de la Academia Chilena de Ciencias. Adrián Palacios, presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología del CRUCH. María Paz Epelman, directora de Noticias de Turner Chile. Verónica Undurraga profesora Instituto de Historia de la PUC y miembro del Consejo Asesor de la Dirección de Equidad de Género de la PUC. Yanira Zúñiga prodecana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de U. Austral de Chile. Ana María Montoya Fundadora Red Procompetencia. Claudio Alberto Olea, director de Desarrollo Académico de la U. de Chile.

Carolina Torrealba, subsecretaria del Ministerio de Ciencia, en conversación con Qué Pasa, destaca la relevancia de contar con el consejo, porque son varias las acciones que están realizando en esa línea y necesitan ser revisadas desde distintas visiones. “En el tema de género hemos tomado conciencia en el último tiempo, pero a pesar de ello a veces no se entiende en su profundidad y en la profundidad de su impacto. Es importante que un ministerio de ciencia tenga una política de género porque está demostrado que mayor diversidad genera más conocimiento, y en cuanto a la participación de mujeres aumenta, se abren nuevas vías de investigación”.

Los cambios culturales no se producen de un día para otro, indica Torrealba, sino que requieren de un trabajo consensuado y se da en la medida en que se toma conciencia de esas realidades. Trabajo en el cual el conformado consejo aportará con distintas visiones para un trabajo más amplio. “Nos va a acompañar en cómo materializamos esta hoja de ruta, también nos va ayudar a organizar un trabajo que involucra un acompañamiento desde distintas visiones, busca ser una compañía para mejorar lo que hoy tenemos, y además un acompañamiento estratégico que promueva el cambio en el que estamos comprometidos y comprometidas”, señala.

Un arribo tardío

Las mujeres han llegado mucho más tarde al mundo de las ciencias, destaca la doctora en Historia, Verónica Undurraga. Las investigadoras del presente, agrega, forman parte de una larga cadena histórica de mujeres que han luchado por ser reconocidas como sujetos racionales, opinantes y críticos, así como por acceder a la educación universitaria, a los claustros académicos, a los grupos de investigación, en suma, a las “grandes ligas” del conocimiento científico. “De ahí la relevancia de la creación del Consejo Asesor de Equidad de Género: ella implica reconocer que nuestra menor representación en el campo de la investigación redunda en ineficiencia, pérdida de creatividad e innovación. De ahí la necesidad de generar políticas públicas que disminuyan la brecha de género. Con ello, gana la investigación científica y el país”, subraya Undurraga.

José Miguel Benavente, miembro del Consejo y líder de la División de Competitividad e Innovación del BID, señala que la voluntad de crear este consejo muestra la relevancia que tiene la dimensión de género en el fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación para la autoridad. “Desatender la discriminacion por género no es solo un tema de justicia sino representa una enorme pérdida de capacidades y oportunidades para mejorar el acervo de conocimiento y la generación de valor para la sociedad chilena. Parte del rol de este consejo será aportar con diferentes miradas sobre la forma de evitar los sesgos y discriminaciones por género en el diseño de las políticas de apoyo actividades científicas y tecnológicas en nuestro país”.

Comenta