Stranger Things: ¿Por qué nos fascinan tanto los 80?

ST3-Production-Still-8

Stranger Things 3.

El encanto por la década va mucho más allá de la simple idea de que todo tiempo pasado fue mejor. Representa una década añorada. La última en que la utopía y confianza en el futuro fueron palpables.




Estrenada el 4 de julio, la tercera temporada de Stranger Things se ha convertido en la serie más exitosa en la historia de Netflix. Solo en el periodo comprendido en los cuatro primeros días desde su llegada a la plataforma, ya sobrepasó los 40 millones de espectadores.

La serie, ambientada en 1985, ha logrado lo que el año pasado también se vivió con Bohemian Rhapsody, la película sobre Freddie Mercury, que finaliza con una recreación al concierto de 1985, Live Aid; que los 80 vuelvan a ser añorados.

¿Por qué esta inagotable fascinación de los 80? Una pregunta pertinente para quienes vivieron su niñez o su adolescencia en la década de los 80, pero que se ha convertido en una añoranza transveral. No se trata de algo nuevo. No es la primera vez que esa década es tomada como referencia por la cultura pop. La explicación va mucho más allá de la simple idea de que "todo tiempo pasado fue mejor", explica el historiador de la Universidad Católica Sergio Durán, autor del libro Ríe cuando todos estén triste: La televisión chilena en dictadura.

Desde un punto de vista sociológico, señala Durán, existe una fuerte vinculación con esa década, que la hace ser una narración recurrente. Todo el siglo XX fue un periodo de gran utopía y confianza en el futuro, dice Durán. Pero esa idea se perdió en el siglo XXI y tuvo como última etapa palpable de ese concepto a la década de los 80. "Con fin de la Guerra Fría, a fines de los 80, se pierde esta idea del futuro presente en todo el siglo XX", destaca Durán.

¿Por qué nos fascinan tanto los 80?

Los 80 tienen entonces algo especial, señala el historiador. Se considera una década bisagra por estar entre la era analógica y digital. Los años en que se tenía más confianza en el futuro. "Fue la era del video clip, en Chile fue cuando la televisión está instalada, se masifica y además unifica, un niño con otro niño, independiente de donde vivían, tenían en común la televisión", dice Durán.

Y si ese interés puede decaer, agrega, quizás podría pensarse como consecuencia cuando quienes vivieron esa época vayan desapareciendo, "así como cuando en algún momento las canciones de la película Grease estuvieron de moda". Sin embargo, por su condición de momento 'bisagra', la década tiene un gran efecto en la memoria. Es en la que se dio la coincidencia de muchas nuevas tecnologías. "Una década que tiene mucho aún para ser inspiración", dice el historiador. 

Cultura de la memoria

La televisión en el siglo XX era la gran contadora de historias y formadora de memoria. "Algo que cumplía en el siglo XX y que lo sigue manteniendo", dice Durán. Actualmente no sólo Stranger Things, retoma esa década. Lo hace también la serie Chernobyl de HBO, y también Dark con sus viajes en el tiempo.

[caption id="attachment_760427" align="aligncenter" width="691"]

Afiche promocional de Chernobyl. Foto: HBO[/caption]

Pero además, existe otro factor que hacen que esos años sean tomados por la industria del entretenimiento y el marketing, la cultura de la memoria, "ya que como no podemos acceder al pasado, accedemos a él a través de signos externos, como la moda, el cine, la publicidad, todos ellos están pensados para gatillar esa nostalgia".

En el caso de la exitosa serie, las referencias a la década no son solo un asunto estético. Están ahí para que el espectador las recuerde. Algunos detalles son obvios y otros más sutiles. Por ejemplo, eso es claro cuando Dustin crea una gran antena para comunicarse con su novia la cual es referencia a la usada en la película de Spielberg para la clásica escena de "E.T. Phone home".

Lo mismo ocurre cuando el policía, Hopper, compra una camisa con motivos hawaianos luego de ver a otro hombre con bigote que usa una similar, como era la vestimenta de Magnum P.I, serie protagonizada por Tom Selleck. También recuerda la película Karate Kid, cuando Eleven y Max hablan del protagonista del filme, Ralph Macchio, luego de verlo en la revista Teen.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=218&v=DKSpLo_MWjo

Otro momento de evidente nostalgia sobre los 80, es cuando Dustin y su novia Suzie cantan el tema principal de la película de 1984 Never Ending Story. Incluso Netflix ante la repercusión de esa escena comenzó con el llamado #NeverEndingChallenge .

https://www.youtube.com/watch?v=L78XliGeI6E

Guiños a iconos de esa época que también se vieron en las otras temporadas, como en la segunda, cuando los protagonistas de salen disfrazados como los Cazafantasmas, una de las películas más exitosas de 1984.

El poder de la nostalgia

Los recuerdos motivados por todas esas referencias, fascinan gracias al poder que la nostalgia ejerce. Ese anhelo sentimental por el pasado que permite pasar por alto aquellas cosas que fueron no tan buenas, y rescatar aquello que sí se desea recordar, generalmente lo positivo. Muy conveniente para antídoto interno para la soledad y los momentos difíciles, indica en sus estudios de comportamiento realizados por Constantine Sedikides, académico de Psicología Social y de la Personalidad, y director del Centro de Investigación sobre Auto Identidad, de la Universidad de Southampton, en EE.UU.

En sus investigaciones sobre la nostalgia , Sedikides establece que se trata de una especie de "bálsamo" emocional, un tipo de mecanismo de defensa neurológica incorporado, que se puede organizar para protegernos contra pensamientos y situaciones negativas.  En ese sentido, si bien los ochenta no fueron del todo buenos, sí pueden parecer divertidos al mostrar su música y ropa. Son de algún modo, un escape agradable.

Y la nostalgia de los adultos también contagia a los más chicos. Un efecto que la industria conoce. Por ello, se puede ver, por ejemplo, como la marca de ropa H&M, el mismo día del estreno de la serie lanzó una colección inspirada en los estilos icónicos de la década de 1980: camisetas con gráficos, shorts, trajes de baño. Todo en colores negro, rojo y blanco, junto con el fucsia, el verde azulado y otros colores neón.

En esa misma línea, Coca Cola puso en el mercado una edición limitada de New Coke, reformulación de la bebida que se puso a la venta en 1985. Aún quedan 80 para un rato.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.