“Tengo la palabra en la punta de la lengua”: ¿Cómo puedo saber si tengo afasia, el mal que terminó con la carrera de Bruce Willis?

Foto: AP

El sorpresivo diagnóstico de la enfermedad del actor hizo que muchas personas que han experimentado algunos problemas de lenguaje se pregunten si ello puede ser signo de una afasia.




El miércoles 30 de marzo, los familiares del reconocido actor de Hollywood, Bruce Willis, dieron a conocer a través de un comunicado oficial en sus redes sociales que el protagonista de Duro de Matar, se retira de la actuación debido a que padece de una afasia.

Se trata de una enfermedad que se diagnostica por un neurólogo, pero la evaluación y el tratamiento se hace con fonoaudiólogos, neuropsicólogos, terapeutas ocupacional, o sea, es multidisciplinaria.

El Dr. Mario Campero, neurólogo de Clínica Universidad de los Andes y la Dra. Andrea Slachevsky, neuróloga e investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) y del Centro de Gerociencia, Salud Mental y Metabolismo (GERO) explican más sobre esta enfermedad y cómo es posible saber si alguien la padece.

¿Qué es la afasia? ¿Cómo se produce?

Slachevsky: Es un síndrome, o sea, que puede ser causado por múltiples enfermedades y es cuando una persona empieza a tener dificultades con el trastorno del lenguaje, ya sea para expresarse bien, no por un problema motor, si no por un problema del procesamiento del lenguaje, es decir, para comprender.

Es una persona desde el punto de vista motor está bien, no está sordo, pero la capacidad lingüística se empieza a alterar de manera progresiva, y puede ser porque no encuentra las palabras o no logra hacer frases o dificultades de comprensión.

¿Cómo se produce?

Campero: Sobre el hemisferio izquierdo del cerebro se procesa la información que tiene que ver con el lenguaje hablado, con el lenguaje escrito, entra la información a través de las vías auditivas que se procesa, se decodifica en el lóbulo temporal del cerebro, que se comunica con el lóbulo frontal a través de un fascículo de nervios de comunicación, para así decodificarse finalmente en lenguaje hablado. Cualquier lesión del hemisferio izquierdo del cerebro puede traducirse en una dificultad para comprender el lenguaje y emitirlo en forma coherente. Así se constituyen los trastornos afásicos del lenguaje que típicamente son el resultado de un accidente cerebrovascular (ACV).

El electroencefalograma fue fundamental para registrar la actividad eléctrica de los cerebros de los participantes.

Slachevsky: Hay múltiples causas de afasia, en adultos muchas veces se produce por lesiones neurológicas como accidentes cerebrovascular, tumores, pero ahora se han descrito afasias por enfermedades neurodegenerativas.

¿Cómo puedo saber si tengo esa enfermedad?

Campero: Algunos trastornos del lenguaje como el caso de este actor se manifiestan en forma gradual, no a través de un proceso de accidente cerebrovascular, y en ese caso habitualmente constituyen un cuadro que se denomina una “afasia primaria progresiva” en donde existe una enfermedad más bien de la línea degenerativa del sistema nervioso central que se caracteriza por esta dificultad para encontrar las palabras, para nominar, para emitir palabras con sentido semántico y con la presencia de una estructura lingüística nueva como son las parafasias, en donde las palabras son dichas con errores de sintaxis y con errores gramaticales.

Slachevsky: Las personas comienzan a tener dificultad para expresarse, así que es bastante evidente. Empiezan a faltar las palabras pero no es lo que le pasa a muchas personas, que tienen como una palabra “en la punta de la lengua”, no es eso, es algo diferente. Empiezan a hablar y no encuentran de manera sistemática la palabra, para no asustar a la gente que no puede encontrar una palabra, sino que empiezan a faltar las palabras o se empiezan a pronunciar mal, lo que se llama una “parafasia”, cuando quiero decir pelota, diré “peluta”, o si voy a decir arco, digo “alco”, cambian letras o sílabas dentro de la palabra, o empiezan a tener dificultades, son poco coherentes, entonces empiezan a hacer frases muy cortas.

En otro tipo de afasia, no logran entender lo que uno le dice o las palabras empiezan a perder el contenido.

¿Qué tipo de afasia existen?

Slachevsky: Hay diferentes formas de afasia, y en una de ellas se puede producir que el vocabulario se vacía, pero no es algo como la sensación de que uno olvida una palabra y después se acuerda, sino que realmente las frases se hacen como con muy pocas palabras. Si yo digo: ¿Cómo se llama fulanito tal? o ¿Cómo se llama tal objeto? no hay que apanicarse que uno tiene una afasia, sino que es algo que se empieza a notar, el vocabulario se empieza a vaciar o empiezan a tener algunos problemas de simplificación, frases mucho más cortas, van perdiendo las estructura gramatical o dificultad de comprensión.

Campero: Dependiendo de si son en la zona posterior del cerebro, existen algunas más temporales, donde se altera principalmente la capacidad de comprender órdenes. Si es una producida en la porción más frontal del cerebro, se pierde la capacidad de emitir el lenguaje con una comprensión relativamente preservada. En esta caso, se produce una reacción de bastante ansiedad y angustia por darse cuenta de que uno está siendo incapaz de emitir un lenguaje correctamente estructurado.

Si a mi me empieza a pasar ¿voy a ser consciente?

Slachevsky: Es que hay múltiples causas de afasia. Una de las más frecuentes son las secundarias a un accidente cerebrovascular, entonces es un trastorno que pasa de manera brusca y hay un cambio bastante rápido, y las personas notan bruscamente este cambio.

Hay otras afasias que aparecen de manera progresiva por enfermedades neurodegenerativas y ahí va a depender del tipo, entonces hay personas que se pueden dar cuenta y otras que no, no hay una forma única.

¿Hay algún grupo de riesgo?

Slachevsky: En adultos las dos grandes causas de afasia son por patología focal, y la principal causa es el accidente cerebrovascular y eso se asocia a todos los factores de riesgo cardiovascular, y es muy importante. De hecho una pérdida brusca del lenguaje, dificultad para emitir palabras debe llevar una consulta rápida, porque fue algo que puede ser un ACV y hay factores de riesgo como hipertensión, obesidad, sedentarismo, diabetes.

Y más recientemente se están describiendo afasias progresivas, que son enfermedades en el cual hay un daño, una neurodegeneración en el cerebro, hay una pérdida progresiva.

Pero el grupo de riesgo no está tan claro. Están inscritos dentro del gran grupo, lo que se llama la demencia frontotemporal la mayoría, pero generalmente se presentan en edades más tempranas a las demencias tipo Alzheimer, pero no está muy claro los factores de riesgo. Si bien son enfermedades que aparecen en los 50-60 años, no conocemos muy bien los factores de riesgo. Además, las afasias progresivas no está claro, porque son relativamente poco frecuentes.

¿Existe tratamiento?

Slachevsky: No se puede hablar de tratamiento para la afasia. Primero, uno tiene que determinar cuál es la causa. Es como tener fiebre, hay que entender su causa. Dependiendo de cada caso, se trata de diferente forma.

En la afasia secundaria por ACV, está indicado la rehabilitación, tratando de recuperar el lenguaje, y en afasias por enfermedades neurodegenerativas, hay mucho menos evidencia de cuál es la mejor estrategia de tratamiento. Existe la impresión que no hay fármacos que se han descrito eficaces hasta el momento y si hay más bien estrategias de mantener la comunicación pero son enfermedades que van progresando lentamente, y el tipo de intervención que se hace es diferente a la que se hace en personas con ACV.

En el caso de Bruce Willis no se sabe cuál es la causa y no se saben las circunstancias de cómo se produjo y el otro elemento importante, insistir que el fenómeno de no encontrar una palabra es muy habitual y más habitual por la edad y que no debe llevar a la sobrealarma, hay que preocuparse cuando las cosas se empiezan a hacer de manera progresiva, frecuente y se produce un dificultad y vaciamiento del lenguaje y ahí que vaya a consultar.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.