“Una masacre silenciosa”: iniciativa busca detener muertes de ballenas por choques con embarcaciones

Una ballena gris muerta en la playa, al norte de San Francisco, California. Foto: Reuters

En conversación con Qué Pasa, Paolo Bray, director del programa de certificación de Friend of the Sea habla sobre el lanzamiento del nuevo sello que busca reducir el riesgo de coaliciones entre los cetáceos y embarcaciones, que es actualmente la principal amenaza para la desaparición de estos animales marinos.




Según estudios, el tráfico marítimo ha aumentado más de un 300% entre 1992 y 2013, y se estima, de acuerdo a las investigaciones de la organización Friend of the Sea (Amigo del Mar), que al menos 20.000 ballenas mueren cada año embestidas por barcos de carga, de pesca o cruceros. Situación en que solo algunos cetáceos resultan heridos, pero muchos mueren, lo que se hunden en el fondo del mar y solo un 10% quedan varadas en la costa. Lo que ha sido calificado como una masacre silenciosa.

Debido a esta situación, es que World Sustainability Organization, institución que promueve la sostenibilidad y la protección del ecosistema marino y sus especies, lanzó una nueva certificación llamada Whale-Safe (Seguridad para ballenas) que tiene como objetivo involucrar al sector marítimo internacional en la reducción de este preocupante fenómeno de las colisiones de barcos con ballenas.

Paolo Bray, director del programa de certificación y de World Sustainability Organization, conversó con Qué Pasa sobre esta iniciativa que nace de la necesidad de pedir al sector marítimo internacional que actúe de inmediato para evitar esta situación que amenaza al ecosistema y que se agudiza cada año debido al aumento de velocidad de los buques modernos. “Un impacto más letal sobre las ballenas”, ya que “las tripulaciones a menudo no se dan cuenta de que se ha producido una colisión” señala.

“Ver las imágenes de ballenas muertas, incrustadas en la proa de un barco es triste y frustrante. Todos debemos tomar conciencia sobre las dramáticas consecuencias de este fenómeno. Nuestro rol desde Friend of the Sea es impulsar a las empresas a tomar las medidas para reducir el fenómeno. Nuestra organización ofrece toda su experticia para dar el apoyo necesario, trabajando de la mano con las autoridades y los actores económicos involucrados. Es un trabajo en conjunto. agrega.

-¿Qué consecuencias trae para el ecosistema marítimo y el medioambiente en general que cada vez mueran más ballenas?

El incremento en la mortalidad de las ballenas puede tener consecuencias dramáticas sobre el medioambiente. Las ballenas tienen un rol fundamental, se podría decir que son las guardianas de los océanos. Gracias a su presencia, mantienen el balance natural del ecosistema marino. Son predadores, se alimentan de pequeños pescados y organismos, y a su vez ellas mismas pueden ser cazadas por otros predadores. Un declive en las poblaciones de ballenas inmediatamente tiene impacto sobre otras especies del mar y su hábitat.

Existen además otros factores importantes que debemos considerar. Las ballenas tienen un peso económico considerable. Estos magníficos cetáceos contribuyen a la economía a través de actividades como el avistamiento de ballenas que generan ingreso y sustento para las personas.

Finalmente, hay otro punto menos conocido, pero no de menor importancia. Las ballenas pueden ayudarnos a reducir las emisiones de CO2. Según un estudio del Fondo Monetario Internacional, una ballena puede acumular a lo largo de su vida más de 30 toneladas de CO2 en su cuerpo. Al morir, ese CO2 se hunde en el fondo del mar.

-En relación a Chile, ¿cómo califican sus zonas costeras? ¿Creen que esta certificación puede ser de gran ayuda?

Las costas de Chile son el hábitat natural de aproximadamente unas 43 especies de ballenas. Algunas de ellas se encuentran en una situación crítica, como la ballena franca, con apenas 50 individuos entre Chile y Perú. Este sector está considerado como una zona de alto riesgo porque las rutas marítimas se cruzan con zonas de alimentación y reproducción de ballenas. Por lo tanto, hay una mayor posibilidad de colisiones.

Imagen Ballena franca austral, Antonio Felleca, Flick Creative Commons
Ballena franca austral.

La Patagonia chilena es considerada hoy como un punto crítico. Según un reciente estudio científico se estima que, cada día, mil barcos transitan estas aguas. El 83% de esos barcos pertenecen a la industria salmonera. En esta zona hay registro de colisiones letales en 2009, 2014 y 2017, así como muertes de ballenas por enredarse con redes de salmoneras en 2007 y 2020. También, se han registrado muertes de ballenas por choques en la región de Antofagasta.

Hemos notado que en Chile hay un mayor conocimiento del tema gracias al trabajo de difusión de científicos que vienen alertando sobre la amenaza de los choques. Esto es un avance muy importante.

Sabemos también que el gobierno chileno ha venido impulsando iniciativas. El objetivo de Friend of the Sea es sumarse a estos esfuerzos trabajando con las empresas del sector marítimo a través de la certificación Whale-Safe.

Paolo Bray, director del programa de certificación de Friend of the Sea. Foto: Friend of the Sea.

-¿Qué objetivo(s) en relación a las compañías/embarcaciones desean alcanzar con esta certificación?

Actualmente, dos grandes compañías navieras han sido certificadas por respetar prácticas sostenibles, incluyendo medidas específicas para evitar los choques con ballenas. Se trata de Seatrade y GreenSea, de Países Bajos y Bélgica respectivamente. Adicionalmente, otras 4 empresas de cruceros y transporte marítimo están en vías de ser certificadas.

En cuanto a nuestras expectativas, esperamos certificar alrededor de 10 compañías este año, 50 en 2022 y que la certificación Whale-Safe sea obligatoria para finales de 2023. Nuestro referente es el sello Dolphin-Safe que desde su creación en los años 90 ha logrado salvar a millones de delfines que antes morían en las redes de los barcos atuneros.

-En cuanto a la certificación Whale-Safe ¿Qué es lo que necesita una empresa, organización, embarcación, etc. para obtenerla?

El sello Whale-Safe funciona como una distinción para las empresas que lo obtienen, ya que demuestra sus esfuerzos para proteger a las ballenas ante los consumidores y el resto de las compañías del sector.

Para aplicar los operadores de barcos de cualquier tamaño, incluidos líneas de carga y cruceros, compañías pesqueras, transbordadores, operadores de observación de ballenas, ejército y agencias nacionales, deben demostrar que implementan las siguientes medidas:

  • Tener a bordo un programa de observación de mamíferos marinos a tiempo completo, en todos los buques. Este sistema de cámaras de infrarrojos a bordo, debe cubrir constantemente el área frente a los buques (120° como mínimo), incluso de noche.
  • Disponer de un procedimiento para reaccionar y evitar a los mamíferos marinos cercanos.
  • Compartir las observaciones de ballenas en tiempo real con una plataforma en línea para poner esta información a disposición de todos los barcos de la zona y con fines estadísticos.
  • Asegurarse de que las tripulaciones y los equipos en el puente de mando del barco reciban entrenamiento específico para prevenir los choques con ballenas.
  • Participar en programas de reducción de velocidad voluntaria en zonas de alto riesgo por presencia de cetáceos.
  • Implementar medidas de reducción de la contaminación acústica para minimizar el impacto sobre la vida marina.

Las compañías interesadas pueden completar la aplicación a través de nuestra página web o contactándonos directamente a: info@friendofthesea.org, campaigns@wsogroup.org. Luego de eso, pasan por un proceso de auditoría y durante los siguientes 12 meses, Friend of the Sea lleva a cabo un seguimiento estricto donde uno de nuestros representantes visita los barcos para comprobar la implementación de las medidas requeridas.

Las compañías que obtienen la certificación son autorizadas a utilizar el logo Whale-Safe en sus barcos (ya sea a través de banderas o inscripciones), así como en su página web y documentación. Asimismo, aparecen en nuestra página web dentro de la lista de compañías certificadas que es de acceso público.

El sello se obtiene inicialmente por un año. Durante este período, la organización realiza controles para asegurarse de que las medidas de protección de las ballenas efectivamente se están aplicando. Al cabo del primer año, la certificación se renueva por un período de tres años.

Imagen de la campaña de Friend of the Sea que muestra la colación entre una ballena y una embarcación, que la mayoría de la veces resulta en la muerte de estos cetáceos.

Para saber más sobre la campaña de sensibilización para el público en general sobre la protección de las ballenas que realiza Friend of the Sea visita la página web: https://friendofthesea.org/marine-conservation-projects-and-awareness/save-the-whales-2/.

Además, Friend of the Sea invita a conocer el primer ranking de compañías de líneas de carga y cruceros, de acuerdo con su compromiso para reducir los choques con barcos balleneros. “Los resultados demuestran que aún hay mucho por hacer. Esperamos que el ranking sea un aliciente para mejorar” finaliza Bray.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.