Miguel Ángel Mujica, presidente del COCh: "Hemos averiguado, y por dopaje no hay nada de lo que preocuparnos"

Miguel Angel Mujica

Foto: Luis Sevilla

El dirigente vivirá desde el jueves sus primeros Panamericanos como mandamás del olimpismo nacional. Su desafío, superar las 29 medallas obtenidas por la delegación chilena en la cita de hace cuatro años en Toronto. Acude con más atletas que nunca.




No es común ver sonreír mucho al presidente del COCh, Miguel Ángel Mujica (70 años). Por estos días, el ingeniero en construcción civil y recordado árbitro y posterior dirigente del rugby -del que pidió explícitamente ser la autoridad que entregue las medallas- ha dejado a un lado su estilo serio y formal. En cuatro días, vivirá sus primeros Juegos Panamericanos como mandamás.

¿Cómo ha sido la preparación de Lima para el COCh?

Ha sido un tema. Como en Cochabamba, le hemos pedido a todas las federaciones inscribir solo a los deportistas que cumplen con las marcas. No queremos wild cards, nadie va en esa condición.

¿Cómo lo tomaron?

Lo han respetado. También han respetado los selectivos, para que no se escogieran atletas a dedo. A algunos no les gustó, pero igual lo respetaron. Vamos con deportistas que a lo mínimo que apuntan es a un sexto lugar. Y el gran grueso está entre los cinco mejores de su disciplina. Quizás, vamos a sacar más medallas que en Toronto.

¿Espera más medallas?

Vamos en busca de más medallas, pero también de cuartos lugares. A veces la gente se confunde, pero los Panamericanos son como unos juegos olímpicos regionales. Andamos en busca de buenas participaciones. Nos fue bien en los Bolivarianos, nos fue muy bien en los Suramericanos, y ahora nos debería ir bien también. Ya después veremos qué pasa en Tokio.

¿En qué está el ciclismo?

Hubo cosas curiosas, porque la Unidad Técnica Metodológica (UTM) del COCh no estuvo de acuerdo en muchas cosas con los metodólogos de la Federación. En BMX y Mountainbike estuvieron en desacuerdo, pero en pista y ruta, no, que fue lo que causó gran conflicto. Les pedimos que explicaran por qué era seleccionado cada deportista.

Aranza Villalón dice temer que le hagan algo sus compañeros.

Es muy complejo. Pero estamos a pocos días de comenzar los Juegos y si ella no tiene una prueba concreta, no podemos hacer nada. La respeto mucho, pero es así.

Dos ciclistas fueron borrados por dopaje. ¿No teme más positivos?

Hemos estado averiguando y en proceso no hay nada de lo que tengamos que preocuparnos.

¿En qué prueba hay que fijarse?

El remo, el levantamiento de pesas, el tenis de mesa, la esgrima, el ecuestre... El tiro, también. La lucha, con Yasmani, el judo, el taekwondo, el karate. El tenis, porque va Jarry. Por ranking, también hay que mirar a Felipe Aguilar. Aunque parezca raro, la pelota vasca puede hacer su gracia. En ciclismo, la Madison me promete el oro sí o sí, pero hay que ver. Puede salir por ahí algo con el vóleibol. A la Kristel Köbich hay que estar atentos, que no sé si serán sus últimos Juegos y prefiero no opinar. Tomás y el equipo en gimnasia, el nado sincronizado, el balonmano; el esquí náutico, con Pipe Miranda y Valentina. La vela, con los Seguel igual andarán bien.

¿Y el triatlón?

Sí, ahí vamos completos. Pero para que Bárbara Riveros viniera hubo que convencer a su entrenador. Fue una conversación larga que tuvimos con Brett Sutton, junto a su padre y entrenador. El coach es especial, mira a los podios mundiales. Los Panamericanos son menores para él.

¿Pero Bárbara quería ir?

Ella quería sí o sí, pero hubo que convencer a su entrenador. No había sensibilizado con lo que eran para los chilenos estos Juegos. Pero tras una conversación en Suiza, quedó sorprendido de lo que representaba Bárbara para nosotros. Él entrena a grandes figuras del mundo y no tenía conciencia de lo que es Bárbara para Chile.

¿Y qué es Bárbara para Chile?

Es una tremenda mujer. Tan pequeña y luchando a la par con las flacas largas norteamericanas o canadienses. Es increíble. Pero ojo, el triatlón no es solo Bárbara. Lo que hizo Diego Moya hace poco es muy fuerte.

¿Y el rugby?

En el rugby será muy apretado el tercer lugar. Si Estados Unidos va con su equipo completo será durísimo. En Toronto, Argentina no fue el campeón y nosotros perdimos el tercer puesto por una tontera. Será muy difícil.

¿Se le olvida alguno?

Se me está olvidando el patín carrera, donde Chile puede tener buenos resultados. El skate también, pese a que es nuevo. También tenemos el atletismo, donde está Carlos Díaz en los 1.500 metros, los lanzadores de martillo, que vienen muy bien. Vamos a tener podio en la posta femenina de cuatro por 400 metros; Alfredo Sepúlveda, en vallas podría hacer algo también. Sé que a la Macarena Reyes se le viene una competencia muy fuerte, pero ella se agranda. Ricardo Soto también y las diablitas hay que tenerlas presentes.

¿Se resiente sin Natalia Duco?

Muchísimo. Es una pena realmente para todos. Si fuera por una lesión, no sería tan terrible, pero por lo que está pasando es más pena y dolor.

¿Se ha comunicado con ella?

No. Su familia se ha acercado a hablar conmigo, pero directamente con ella no.

¿Cuánto ha crecido Chile de Toronto hasta ahora?

En que ya nadie va solo por ocupar el cupo país. Y que vamos con 316 deportistas. Histórico.

¿Por qué no proyectar a más gente para Santiago 2023?

Hay mucha gente preparada que está pensando en 2023, pero en sus respectivos campeonatos. Hay un proyecto de 400 deportistas financiados por el COCh y no es que estén escondidos, sino que están ganando en sus respectivas categorías.

¿Cómo fue la recepción de Panam Sport a la exposición que hizo Chile sobre Santiago 2023?

Lo que pasa es que la Corporación partió recién en abril y Panam Sport vino el 11 de junio. Recién tenemos un director ejecutivo y solo cuatro personas contratadas. En este momento estamos planificando y nos hicieron preguntas que no pudimos contestar. Y las preguntas que se contestaron, se contestaron mal. Pero no es que lo que hayamos hecho esté malo, sino que estamos recién comenzando el proyecto. El carácter de la reunión era para que Panam Sport nos explicara cómo se organizaban unos Panamericanos y, dentro de eso, nos hicieron algunas preguntas sobre nuestros avances. Ahí hubo respuestas erradas, porque no estábamos preparados para eso. Estamos planificando todo, pero sin operar nada aún. Yo soy constructor y me dedico a la coordinación de proyectos y aquí es lo mismo: si no tienes todo planificado, es mejor no comenzar.

¿Cómo evalúa la labor que está teniendo el antidopaje chileno?

Hay que darle un valor muy positivo a esa Comisión. Antes, había una cultura para que previo a los megaeventos los deportistas se chequearan. ¿Y qué hacían muchos deportistas? Como dice la jerga, se limpiaban. La Comisión ha hecho un plan estratégico que no es una persecución, pero sí de saber que todos están testeados. Todos los deportistas Proddar, por ejemplo, deben informar su paradero en todo momento, en Chile y el mundo. Eso es una ayuda que se le hace al deportista, porque lo estás controlando.

¿Qué pasa con Arley Méndez?

Tiene una fractura por estrés, pero en realidad eso es sólo una fisura. No soy traumatólogo, pero no es lo mismo una fractura a una fisura. La tenía antes del Mundial, pero allá le dolió. Pero se tomó un remedio para el dolor, y levantó. Ahora, hizo un tratamiento de rehabilitación, con cámara hiperbárica. Yo me quedo con la palabra de Panchev, que dice que es un tema personal, pero que así como existía el dolor, en el Mundial también pudo levantar. Tengo mucha confianza en que va a levantar.

Arley es un deportista nacionalizado. ¿Chile comenzará a importar deportistas?

A nosotros nos vino muy bien la migración y la política nacional nos vino muy bien. Ahora, si de esos migrantes vienen buenos deportistas, nosotros estaremos felices de recibirlos. Muchos deportes se han nutrido gracias a este fenómeno. Pero de ahí a comenzar a buscar deportistas, no.

Comenta