Crisis comunicacional en la Convención: malas relaciones, rumores, sin presupuesto y ahora sin directora

María Elisa Quinteros.

María Elisa Quinteros (Foto: Twitter @criordor)

Las dificultades asociadas a la puesta en marcha de la Consulta Indígena fueron el detonante de la renuncia de Lorena Penjean. Al equipo de comunicaciones de la constituyente, que ya trabaja en condiciones precarias, sin computadores ni celulares, se le había quitado el presupuesto para difusión de la consulta por decisión de las autoridades de la Convención. Sin embargo, el episodio también expuso tensiones laborales y reflotó la desconfianza que existe de parte de algunos convencionales con ciertos medios de comunicación tradicionales.


“Es agotador terminar el día así”.

Con esas palabras, ad portas de cumplirse un mes desde que asumió su cargo, la presidenta de la Convención Constitucional, María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales Constituyentes, MSC), concluyó el live de Instagram que realiza casi todas las noches para difundir públicamente sus labores.

Aunque los incidentes son algo habitual en un proceso deliberativo, hasta ayer Quinteros no había vivido un episodio como el que desencadenó la renuncia de la periodista feminista Lorena Penjean al cargo de directora de la secretaría de Comunicaciones de la Convención.

Si bien las diferencias entre Penjean y la mesa directiva -especialmente por el trato de algunos convencionales a ciertos medios de comunicación- existían incluso desde los tiempos en que Elisa Loncon (escaño mapuche) ocupaba la presidencia, el aviso de que se les quitaría el presupuesto de $361 millones para la estrategia comunicacional de la Consulta Indígena (cuyo diseño e implementación aún está en suspenso) y las restricciones para contratar personal fueron los hechos que gatillaron la renuncia de la periodista, exdirectora de The Clinic.

Hasta la fecha, el equipo de comunicaciones a cargo de Penjean trabajaba con una fuerte recarga laboral y sin presupuesto para cumplir un ambicioso plan de comunicaciones institucional, que incluso pretendía crear una mascota para la Convención. De hecho, recién la semana pasada se le proveyeron computadores al equipo, que hasta hoy no cuenta con celulares institucionales para sus tareas.

La Consulta Indígena -sin financiamiento extra para contrataciones, ni estudios, ni implementos de difusión- implicaba un peso adicional para el equipo compuesto por 10 periodistas (que se reparten para difundir cada una de las comisiones), un comunity manager, dos profesionales para tareas audiovisuales y una fotógrafa con media jornada.

A través de una carta, Penjean afirmó que el órgano constituyente tiene una “deuda comunicacional” debido a un “presupuesto inexistente, pero, por sobre todo, factores directamente dependientes del comportamiento de las y los constituyentes, de la mesa directiva y, en especial, de la presidenta Quinteros”.

Si bien la presidenta de la Convención al asumir hizo suyo el diagnóstico de que el proceso constituyente tenía un déficit comunicacional, también era renuente a la relación con los medios tradicionales. De hecho, el domingo se restó de participar del programa Mesa Central de C13 y, en su reemplazo, asistió el vicepresidente, Gaspar Domínguez.

La relación compleja de ciertos convencionales con los medios, especialmente con los canales de TV y la prensa escrita, viene desde el primer día. De hecho, el malestar o incomodidad que había entre los profesionales de las comunicaciones por el trato de las autoridades de la Convención, en la época de Loncon y su vicepresidente Jaime Bassa, se plasmó en dos declaraciones públicas de la agrupación de periodistas, camarógrafos y fotógrafos acreditados, pidiendo algunas medidas, desde cosas sencillas, como retirar una cerca que impedía a los medios acercarse, hasta permitir el acceso a las comisiones y el pleno.

“En los últimos días hemos visto con inquietud cómo este requerimiento se ha politizado..., generando un ambiente de deslegitimización a la labor de la prensa”, decía la segunda declaración del 26 de julio de 2021.

En ese sentido, según algunas versiones, Penjean compartía el diagnóstico de que las relaciones con los medios debían mejorar, lo que fue un motivo de tensión con las principales autoridades de la mesa directiva, primero con Loncon y luego con Quinteros.

“He llegado a la conclusión de que no existe la cohesión interna ni la voluntad que se requiere para desplegar una estrategia comunicacional profesional y acorde a la magnitud del desafío. Un Plan de Comunicaciones a la altura de la ciudadanía”, afirmó Penjean al comienzo de su misiva en la que presentó su renuncia.

Quinteros, por su parte, tenía una visión negativa del papel de Penjean, según ciertos testimonios de constituyentes. De hecho, en un mensaje que la presidenta compartió en un grupo de WhatsApp con otros integrantes de su colectivo (Movimientos Sociales Constituyentes), planteó la posibilidad de pedir la salida de la directora de Comunicaciones. Según confirman varias fuentes, tras enterarse, Penjean le preguntó a Quinteros si efectivamente quería su renuncia y la presidenta de la Convención le respondió que solo eran rumores.

Agradecimientos

Durante el punto de prensa de esta mañana, Quinteros (MSC) informó que acogieron la renuncia de Penjean y agradeció su labor. “Ha hecho un trabajo tremendo en la Convención”, dijo.

Sin embargo, en respuesta a las críticas de la exdirectora, añadió: “Hay que recordar que las renuncias son decisiones voluntarias (...). Creo que es injusto responsabilizar a los constituyentes y en segundo lugar a mí, con mayor o menor medida. Es su percepción”. Además, informó que su cargo será ocupado por Margarita Cereceda, quien es periodista de la Cámara de Diputados, pero que trabaja en comisión de servicio en la Convención.

Sobre los problemas presupuestarios que evidenció la Consulta Indígena, Quinteros (MSC) explicó: “Tenemos dificultades, eso no es algo escondido. Estamos estimando y ajustando nuestro presupuesto de la Consulta Indígena y la participación popular, y tenemos que incluir a la secretaría de Comunicaciones”.

Junto con esto, la presidenta de la Convención aclaró que las dificultades relacionadas a la consulta no tienen que ver con el presupuesto entregado por el gobierno, sino que es una gestión interna de la Convención.

Consultada sobre si hay una crisis dentro de la Convención debido a la renuncia de Penjean, la presidenta señaló: “No hay una crisis, queremos dejarlo súper claro. Nosotros tenemos una secretaría de Comunicaciones que, afortunadamente, Lorena ha contribuido a consolidar”.

Evaluación y déficit comunicacional

La crisis comunicacional que enfrenta la Convención se da en momentos en que muchos convencionales dicen estar conscientes de que la evaluación ciudadana sigue inestable. De hecho, a dos meses de instalado el órgano constitucional, su evaluación cayó estrepitosamente, luego que -a comienzos de septiembre- el convencional Rodrigo Rojas Vade reconociera que no padecía cáncer. Para esa fecha, la encuesta Cadem mostraba que el 63% de confianza con el que se inició el proceso disminuyeron a 43%, mientras aquellos que dijeron tener “poca o nada” de confianza pasaron del 50 al 54%.

A fines de enero, Cadem mostró un repunte con el 60% que declaró tener “mucha o bastante confianza” en la Convención.

Sin embargo, la encuesta Criteria permanentemente ha dado cuenta de niveles de desaprobación más altos. En todos sus estudios, los niveles de desaprobación han superado a la evaluación positiva, fluctuando entre 56% y 44% el rechazo y entre 28% y 34% la aprobación.

A estos datos se suma el estudio de Datavoz y la Fundación Friedrich Ebert, que reveló que pese al interés de las personas por participar, “existe una preocupante desinformación” sobre los debates de la Convención. La Socia Directora de Datavoz, Paulina Valenzuela, quien explicó que un 37,4% declaró estar “nada informado”, la mayoría jóvenes entre 18 y 29 años.

El convencional Patricio Fernández (Colectivo Socialista) dijo que “la renuncia de la encargada de comunicaciones es una noticia lamentabilísima, para no decir que bastante dramática. Mientras el tiempo avanza, sabemos que una de las grandes deudas que tiene la Convención es justamente lo comunicacional”

Su par Felipe Harboe, de Colectivo del Apruebo, valoró “la calidad profesional de Lorena, el esfuerzo que intentó realizar. Hay un evidente déficit de comunicación corporativa... que permita, por ejemplo, informar con mayor detalle a nivel regional y comunal del avance del proceso”.

Pedro Muñoz (Colectivo Socialista), quien integró la directiva durante el período de Loncon, valoró el trabajo de Penjean e hizo un llamado a la actual mesa a tomar medidas “para resolver urgentemente este problema”. “Las comunicaciones para la etapa que estamos viviendo son vitales. Hemos tenido un déficit que con el trabajo de esta dirección había comenzado a resolverse”.

El constituyente Marcos Barraza (PC), en tanto, coincidió en que hay “un déficit comunicacional”, pero que, a su juicio, no es responsabilidad ni de la mesa anterior ni de la actual, sino que ha sido el resultado de “las políticas de inacción” por parte del gobierno.

Rodrigo Álvarez (UDI), exvicepresidente de la asamblea, dijo que “la Convención tiene una situación comunicacional compleja” y lamentó “profundamente” la renuncia de Penjean. “Es evidente que la Convención tiene que comunicar muy bien lo que está haciendo, porque tiene un plebiscito en que los chilenos van a opinar”, dijo

La convencional Tania Madriaga (ex lista del Pueblo) hizo un llamado a bajarle el perfil a la renuncia de Penjean: “Si hay un cambio de la persona que tiene una función, se deberá fortalecer con la nueva gente. No le daría más dramatismo a esto”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.