Los detalles del grupo de desconocidos que abordó al equipo de TVN previo al ataque en Tirúa

El sábado, el periodista Iván Núñez y el camarógrafo Juan Esteban Sánchez sufrieron un ataque armado cuando iban camino a una entrevista con el líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul. La fiscalía y la PDI investigan un hecho previo que podría tener conexión con lo ocurrido: momentos antes de los disparos, el equipo periodístico fue encarado por un grupo de personas que cuestionaron la entrevista que iban a realizar, así como también el rol de Llaitul con el resto de las comunidades mapuches de la zona. Según el registro de las policías y las autoridades locales, en el sector del ataque hay 11 comunidades radicales.




Por un camino rural, un poco antes de llegar a la Ruta P-72, que une a Cañete y Tirúa, iba manejando una camioneta blanca la noche del sábado 27, cerca de las 19 horas, el periodista Iván Núñez junto al camarógrafo Juan Esteban Sánchez. Antes de llegar al cruce San Ramón, su viaje quedó trunco cuando sorpresivamente un grupo de desconocidos, que estaba celebrando un cumpleaños con globos en Tirúa, se interpuso en su camino y los abordó.

Según información preliminar que el equipo de TVN entregó a la PDI, estas personas les habrían dicho que no tenían autorización para estar en el lugar y les preguntaron hacia dónde se dirigían. Núñez y su camarógrafo les explicaron que habían sostenido una reunión con Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), con quien ese acordaron hacerle una entrevista ese domingo.

Sin embargo, de acuerdo a distintas fuentes del caso, esta explicación no habría caído bien en los comuneros del lugar. El periodista habría señalado a la PDI que estos le respondieron que Llaitul no tenía vínculos con sus comunidades y que no era una figura relevante para sus demandas. En ese contexto, y con el fin de calmar los ánimos, el conductor del noticiario central de TVN les pidió que los dejaran seguir, quizás, después de la entrevista con Llaitul podrían conversar. Así fue como Núñez y Sánchez siguieron su camino para encontrarse con Llaitul.

Esa fue la antesala de una jornada tensa y que terminaría con un final dramático. Minutos después recibieron una serie de disparos mientras se desplazaban por ese lugar en la comuna de Tirúa.

Los minutos después del ataque

Según el parte policial de Carabineros, a las 20.45 “se recibió un llamado en la Tercera Comisaría de Cañete, en el cual se señalaba que aproximadamente 15 minutos atrás dos funcionarios de Televisión Nacional de Chile, que se desplazaban en una camioneta blanca sin logo institucional, al llegar al sector del cruce San Ramón, fueron atacados por un número indeterminado de personas con disparos efectuados desde un costado de la ruta, impactando a ambos ocupantes del vehículo, quienes resultaron lesionados por impactos de proyectiles únicos y múltiples que se dispararon en su contra”.

Después del ataque, Núñez y su camarógrafo manejaron cerca de un kilómetro hasta la Ruta P-72, donde pidieron auxilio a otros autos que pasaban por ahí. Sin embargo, detallaron que nadie paraba a ayudarlos. Según conocedores del sector, esto puede ser porque esa ruta es una de las “zonas rojas” de la Macrozona Sur: en las últimas dos semanas hubo 10 ataques en el camino que une Cañete con Tirúa.

Finalmente, fue una familia que viajaba en una camioneta la que recogió al equipo de TVN. Los trasladaron hasta el Hospital Kallvullanka de Cañete, cerca de las 21.00.

De acuerdo al parte policial, Núñez “mantiene preliminarmente erosión en brazo derecho” y “se encontraba conmocionado y visiblemente afectado por el estado de salud” de su acompañante. Este último sacó la peor parte. “Herida entrante en mejilla derecha, herida torácica derecha, herida axilar derecha, herida braquial derecha, corte supraciliar derecho, herida cortante cuero cabelludo, provisoriamente de carácter grave”, detalla el reporte policial. Horas más tarde se confirmaría que había perdido la vista de uno de sus ojos.

Según fuentes policiales, en la zona hay cerca de 11 comunidades mapuches de corte radical. Por lo mismo, el Ministerio del Interior se querelló en la causa para ser parte de la investigación que llevará adelante la PDI y la Fiscalía Regional del Biobío.

Cámaras satelitales y llamados

El gobierno pidió 21 diligencias en su acción judicial, entre ellas, el monitoreo de los celulares que hubieran estado en el sector. En específico, requirió al tribunal que “se oficie previa autorización legal respectiva a las empresas de telefonía celular para que informen sobre tráficos de llamadas de los teléfonos celulares que se encontraban en el sitio del suceso al momento de los mismos, en forma previa y posterior. Una vez recibida la información, cotejar números o datos informáticos que pudieran posicionar a las víctimas en ese lugar y demás números, a fin de realizar los análisis para establecer a quiénes pertenecen y, a su vez, establecer su vinculación con otras investigaciones donde ya existan teléfonos identificados”.

También solicitaron la entrega de videos e imágenes satelitales por parte de los drones que hay en el lugar, como de privados. “Se despache requerimiento de información a Forestal Arauco S.A. y a Forestal Mininco S.A. con la finalidad de que ambas empresas informen al Ministerio Público acerca de la existencia de imágenes aéreas obtenidas con drones o aviones no tripulados, del sector o cuadrante donde se emplaza el sitio del suceso, esto es, cruce San Ramón, Ruta P-72S, comuna de Tirúa, y que hayan sido obtenidas en horas anteriores, coetáneas o posteriores a la comisión del hecho punible, remitiendo copia de las mismas a la fiscalía en caso de contar con dichos registros”, dice la querella.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.