¿Y usted cómo se contagió? Casos “intrazables” se duplican en dos semanas

3 DE ABRIL 2020/TEMUCO Decenas de personas realizan fila para Banco Falabella en el centro de Temuco durante cuarentena total. FOTO: ROCIO CUMINAO ROJAS/AGENCIAUNO

Los contagios "sin nexo", es decir, personas que dieron positivo para Covid-19 "sin antecedente de viaje y sin contacto con un caso" pasaron de un 12% a mediados de marzo a un 25% en el último informe del Minsal. Expertos señalan que el aumento es "esperable" y llaman a reforzar los equipos de las seremis que realizan las investigaciones epidemiológicas ya que, dicen, están "sobrepasados".




Solo 21 días han transcurrido desde que el Presidente Sebastián Piñera, acompañado del ministro de Salud Jaime Mañalich anunció desde La Moneda que Chile había entrado en la fase cuatro de la pandemia por el virus SARS-CoV-2. Ese día Piñera explicó que los casos positivos con Covid-19 ya no eran posibles de ser trazados y que en el país existía “circulación viral y dispersión comunitaria”.

Hasta antes de la fase 3 la autoridad sanitaria tenía el control del origen de los casos de quienes estaban contagiados con el virus y, en ese escenario, quienes daban positivo para Covid-19 o traían el virus por haber estado fuera del país o habían tenido contacto con personas infectadas.

Una semanas después del anuncio de Piñera, el informe N° 16 del Departamento de Epidemiología del Minsal que detallaba la situación Covid-19 que se vivía en el país indicaba que la mayoría de los casos confirmados con la enfermedad, según factor de exposición, eran importados. Ese informe registró que el 28% respondía a esa situación y que solo el 12% eran casos sin nexos, es decir, “sin antecedente de viaje y sin contacto con un caso”.

Pero a dos semanas las cifras entregadas por el Minsal reflejan que los casos sin nexo epidemiológico o “intrazables” se duplicaron. El último informe sobre la situación epidemiológica arroja que este grupo ya alcanza el 25%. Es decir, uno de cada cuatro pacientes confirmados no ha sido posible establecer su forma de contagio.

Además. se constata que los casos secundarios, es decir aquellos sin antecedente de viaje con contacto con caso confirmado, siguen siendo los más numerosos alcanzando un 41% mientras que los contagios importados quedaron en último lugar con 15%.

Para la Directora del Centro de Epidemiología y Políticas de Salud de la Universidad del Desarrollo, Ximena Aguilera, la cifra era esperable: “En una pandemia como esta y a medida que aumentan los casos es normal que sea cada vez más difícil seguir la trazabilidad de esos contagios. Pero eso también habla de la capacidad que tiene la autoridad sanitaria para trazar los contagios”.

En esto mismo también coincide el epidemiólogo de la Universidad de Chile, Gabriel Cavada, ya que “al entrar en la fase cuatro se ingresa en este fenómeno de la no trazabilidad por lo tanto si tú andas en la calle en términos rigurosos no sabrás quién porta el virus”.

Cavada agrega que la evidencia ha mostrado que, del total de las personas contagiadas, cerca del 20% va a tener “una expresión clínica de la enfermedad”, es decir, síntomas. Todo el resto es asintomático por lo que eso genera que una persona que dio positivo para Covid-19 “no recuerde o no tenga conciencia de en qué momento pudo haberse contagiado”.

Reforzar los equipos que investigan

Según Aguilera el aumento del porcentaje de los “casos sin nexo” es una señal para “hacer un esfuerzo adicional en los recursos de los equipos locales para que puedan mantener esas investigaciones epidemiológicas y no soltar la mano en cuanto a lograr rastrear el origen del contagio de una persona”.

El médico y secretario del Departamento de Políticas de Salud del Colegio Médico, Cristóbal Cuadrado, también considera que se debe reforzar los equipos sanitarios que rastrean los casos. “La capacidad de las seremis en la mayor parte del país está sobrepasada como para hacer estudios epidemiológicos adecuados de cada uno de los casos y sus contactos.

En ese sentido resulta de primera prioridad fortalecer los recursos humanos y la dotación de las seremis. Tanto universidades como la Sociedad Chilena de Epidemiología y otros actores han ofrecido ayuda al gobierno para esto, pero lamentablemente no se ha podido concretar”, dice Cuadrado.

Por eso, a su juicio hay que “avanzar en un aislamiento y cuarentena de casos mucho mas estricto”. Por ejemplo, dice Cuadrado, pacientes que tienen síntomas respiratorios, independiente de si han dado positivo, “deberían ser puestos en cuarentena en la situación actual ya que sabemos que cada vez va a ser más difícil trazar los casos y saber si son Covid confirmado porque también hay dificultades para acceso de diagnóstico”.

La doctora Aguilera pone como ejemplo la situación de Australia. Ese país tiene 5.795 casos y 39 muertes, algo similar a Chile. Sin embargo su porcentaje de contagios con contactos no identificados llega a 9,7%. “Esa es una buena cifra que refleja que se trata de un país que tiene una capacidad sanitaria para investigar mucho más alta que la nuestra. El ejemplo lo pongo para reafirmar que no hay que soltar la mano en esta materia ya que al disminuir o mantener controlados los tipos de contagios sin nexos epidemiológicos a la larga lo que se consigue es disminuir la presión que se le hace al sistema asistencial de salud”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.