Aprendizaje y apoyo en medio de la pandemia

Entrega de cajas de alimentos, subsidios de arriendo y pago de documentación son algunas de las acciones que el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) ha realizado durante la pandemia en Chile. Aportes que son posibles gracias a diversas instituciones y empresas, entre las que destaca Walmart Chile.




Desde mediados de marzo el país se vio prácticamente detenido debido a la propagación del Covid-19. La llegaba del virus a Chile no dejó a nadie indiferente y, poco a poco, los ciudadanos se fueron viendo afectados en todos los ámbitos de su vida, desde lo económico hasta su salud física y mental.

Sin embargo, en escenarios tan complejos como este, es que surgen las buenas acciones. Comenzaron a aparecer valiosas iniciativas, tanto de las comunidades como la sociedad civil, con un mismo objetivo: ayudar a los desfavorecidos a raíz de la pandemia, sin importar edad, clase social ni nacionalidad.

Una de esas organizaciones es el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), que lleva una década promoviendo y protegiendo los derechos de las personas migrantes y refugiadas en Chile, propiciando su inclusión a través de un modelo de trabajo multidimensional.

El SJM también ha colaborado para que las familias migrantes que quieran volver a su país puedan hacerlo. Sin embargo, muchas de ellas quieren quedarse en Chile con el fin de darle un mejor futuro a sus familias. En esa línea, el SJM tiene la plena certeza de que el trabajo en conjunto por el bienestar de los migrantes, sentará las bases sólidas para seguir construyendo un Chile de paz y bienestar a largo plazo.

Si hablamos de cifras, el SJM ha atendido las necesidades de 3.900 familias distribuidas en 70 comunas de 10 regiones del país, entregándoles cajas de alimentos, subsidios de arriendo y pago de documentación. Todas estas acciones han sido posibles gracias al aporte de diferentes instituciones y empresas, tales como Waltmart Chile, que desde el inicio de la crisis sanitaria ha tenido un rol activo ayudando a diversas comunidades.

“Este contexto nos ha unido en lo más básico de lo humano: techo, comida y trabajo. Ahí la necesidad nos une y las nacionalidades desaparecen. Walmart ha captado esta necesidad humana y ayudado sin distinción, sino justamente poniendo la mirada en las necesidades”, asegura José Tomás Vicuña SJ, director Nacional del Servicio Jesuita a Migrantes.

Para apoyar la labor del SJM, Walmart Chile ha realizado una serie de donaciones desde su Centro de Distribución El Peñón y algunas de sus tiendas, que a la fecha han beneficiado a cerca de 300 personas en situación de vulnerabilidad de la comuna de Estación Central. Entre los productos donados se contabilizan más de 840 unidades de alimentos, como garbanzos, fideos, azúcar, salsa de tomate, lentejas, porotos, café, aceite, harina, puré de papa, sal, arroz y atún. Asimismo, ha hecho la donación de cubiertos –cuchillos y tenedores– para que el organismo pueda operar sus comedores.

“La pandemia que enfrentamos llegó para dejarnos muchas lecciones como sociedad. Y en este caso, nuestro aprendizaje como compañía ha sido entender –aún más– el importante rol social que cumplimos en todo el país”, dice la gerente de Asuntos Corporativos de Walmart Chile, Daniela Riutort. “Esto nos ha llevado a ser especialmente sensibles con las necesidades de las comunidades aledañas a nuestras tiendas. Es por eso, que establecimos contacto con diversas organizaciones, como el Servicio Jesuita a Migrantes, para aportar con alimentos y otros artículos necesarios en estos momentos; labor que nos llena de orgullo y nos conecta aún más con los valores de la diversidad e inclusión, que hemos impulsado desde nuestra llegada al país”.

Hoy, casi un 10% de la dotación total de colaboradores de Walmart pertenece a otra nacionalidad, alcanzando 38 diferentes nacionalidades. Este aspecto fue determinante para que, dentro del contexto de la crisis sanitaria, la compañía estableciera un rápido contacto con municipios y organizaciones de la sociedad civil para ayudar con las necesidades de las comunidades de migrantes en Chile, que por distintas razones se han visto expuestas a los efectos de la pandemia.

El resultado de esas gestiones realizadas por la compañía son las más de 74 donaciones de emergencia, repartidas entre 36 municipalidades de comunas prioritarias y 38 instituciones sin fines de lucro, entre las que están: Techo, Hogar de Cristo, Servicio Jesuita a Migrantes, centros de salud, bomberos y servicios dependientes del Ministerio de Desarrollo Social, como el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) y el Servicio Nacional de Menores (Sename).

Otras acciones en ayuda de ciudadanos extranjeros

La constante búsqueda de Walmart Chile por implementar planes de apoyo que generen valor en las comunidades donde están insertas sus tiendas, llevó a la empresa a tomar acción frente a la completa situación que se vivió en Tarapacá.

En la región del norte, específicamente en la comuna de Huara, un grupo de ciudadanos bolivianos quedaron varados. Mientras esperaban la reapertura de las fronteras para regresar a su país, se coordinó una donación especial desde el supermercado Líder de Iquique. Por medio de la Gobernación de esa ciudad, recibieron productos como arroz, puré de papas, leche en polvo, zanahorias, queso y jamón. Gracias a la acción de la compañía, más de 100 ciudadanos del vecino país recibieron ayuda directa en ese momento tan difícil.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.