Sistema frontal retrocede y deja un total de 10.458 damnificados

Quillón, Región del Biobío.

El ministro (S) del Interior, Manuel Monsalve, se trasladó a la Región del Biobío para hacer el balance tras la emergencia que provocó el sistema frontal. Detalló los montos del bono de recuperación que se entregará a los damnificados.


A Curanilahue se trasladó este viernes el ministro (s) del Interior, Manuel Monsalve, para encabezar la sesión del Comité de Gestión de Riesgos y Desastres (Cogrid) que realizó un nuevo balance de la afectación por el sistema frontal que golpeó a nueve regiones del país.

La determinación de la autoridad de ir a esa localidad de la provincia de Arauco, en la Región del Biobío, no fue casualidad. Se trata de una de las zonas más golpeadas por el temporal de lluvia y viento que hasta el cierre de esta edición arrojó un balance de 10.458 personas damnificadas, 761 albergados y 1.490 aislados.

En cuanto al daño de viviendas, se contabilizaron 4.396 casas con daño menor, 507 con daño mayor y tres destruidas.

“También existen 6.636 viviendas en proceso de evaluación, ello debido a que los equipos comunales y de emergencia se están desplegando por los territorios de manera de poder ir evaluando y detallando el daño que tienen estas distintas viviendas”, explicó la directora (S) del Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (Senapred), Alicia Cebrián.

Las autoridades informaron que, en general, el sistema frontal ya se encuentra en su parte final, aunque no se descarta que haya ocasionalmente algunas rachas de viento en sectores de litoral y Cordillera de la Costa.

También existe la probabilidad de tormentas eléctricas entre las regiones de Coquimbo y Ñuble producto de la inestabilidad posfrontal, y algunas precipitaciones en valles y precordillera.

La evaluación general este viernes es que el sistema frontal no provocó daños importantes en la Región Metropolitana, O’Higgins, Maule y Ñuble. Pese a eso, este jueves la RM amaneció con calles anegadas en 26 puntos críticos y las autoridades se vieron en la obligación de evacuar los campamentos colindantes a los ríos en Lampa, La Florida y Talagante

En vista de los amplios daños en la Región del Biobío, los equipos de Senapred y las cuadrillas municipales iniciaron las labores de catastro para la entrega de ayudas tempranas a los damnificados.

Bono

“A la gente de Curanilahue, a la gente de Arauco, de Lota, de Los Ángeles o de cualquiera de las regiones que han sido afectadas por este sistema frontal que lamentablemente están damnificadas, lo que les interesa es que les llegue ayuda concreta. Y para que les llegue ayuda concreta, lo primero que quiero destacar es que es indispensable que las instituciones del Estado se coordinen y que también se coordinen con el sector privado. Y esta es la primera imagen que puede ver el país aquí”, sostuvo el ministro (S) Monsalve.

La primera medida que la autoridad anunció fue la entrega de un bono de recuperación.

Monsalve precisó que se trata de un bono de hasta 1 millón y 500 mil pesos. Los dineros se depositarán en las cuentas RUT BancoEstado de los damnificados y se entregarán dependiendo del nivel de afectación en cuatro tramos.

“Aquellos que tienen afectación muy leve van a recibir un bono de 375 mil pesos, aquellos que tienen una afectación leve de $ 750 mil, aquellos que tienen una afectación moderada de $ 1 millón 115 mil y aquellos que tienen afectación severa, de 1 millón y medio de pesos”, informó.

El Ministerio de Desarrollo Social y con apoyo de los municipios ya inició la aplicación de la ficha FIBE de forma anticipada, para tener información certera del tipo de daño y afectación que han sufrido las familias por los temporales.

Compra de materiales

Monsalve también detalló que se va a entregar un segundo beneficio: el denominado bolsillo electrónico, para la reparación de viviendas.

“Se dañó la puerta, se dañó la ventana, el piso, el muro de la casa, la realidad de muchas de las personas. Y, por tanto, esa vivienda tiene una afectación menor o moderada. Si es severa, evidentemente va a haber que reponer esa vivienda. Pero si la afectación es leve o moderada, se va a entregar lo que se denomina bolsillo electrónico. Si es leve, se va a entregar un beneficio de 25 Unidades de Fomento, que es en torno a los 900 mil pesos, que se vuelve a depositar en las cuentas RUT de las personas para que compren materiales de construcción. Si la afectación es moderada, se va a entregar un beneficio de bolsillo electrónico de 50 Unidades de Fomento, que es aproximadamente un millón 800 mil pesos”, detalló.

Por otro lado, en la Región del Biobío se inició ya un catastro de afectación económica para ayudar a pequeños emprendedores a través de Sercotec, con hasta 10 millones de pesos, dependiendo de la afectación.

A través del Ministerio de Agricultura, en tanto, también se desarrolla un catastro de afectación que va a implicar eventualmente compra de forraje para poder alimentar a los animales o colaboración frente una afectación productiva de otra naturaleza.

Mientras Monsalve estaba en la Región del Biobío, desde la comuna de Recoleta, las ministras de Desarrollo Social y Familia, Javiera Toro, y de la Secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo, anunciaron la activación del Código Azul para toda la Región Metropolitana y cinco comunas de las regiones de Valparaíso, Maule y O’Higgins, en atención a las bajas temperaturas que siguen tras las lluvias. Se trata de Rancagua, Los Andes, San Felipe, Curicó y Talca (Maule).

El Código Azul es parte del Plan Protege Calle y corresponde a una estrategia de emergencia para proteger la vida de las personas en situación de calle, con especial énfasis en los días de severidad climática invernal. La iniciativa busca fortalecer el sistema de atención en calle a través de operativos móviles, comprometiendo para esto a actores públicos y privados.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.