¿Saldrá el sol después de la tormenta?; El difícil panorama de la industria de ingeniería & construcción en Chile

Estimamos que el comportamiento será similar a lo que vimos en 2015-2016, el cual fue un periodo con un mix similar entre incertidumbre política local y bajo precio del cobre, y las acciones de la industria transaron en niveles parecidos por largo tiempo.



A pesar del alto nivel de incertidumbre sobre la industria de Ingeniería & Construcción (I&C) post estallido social, por este mismo medio planteamos que las principales compañías de I&C, como por ejemplo SalfaCorp, Besalco, Echeverria Izquierdo, ICSK y Vial&Vives, podrían mantener un nivel estable de actividad en los próximos periodos, considerando el alto nivel de proyectos de inversión mineros ejecutándose y por comenzar a principios de 2020 y, un precio del cobre que era lo suficientemente alto como para mantener el pipeline de proyectos en niveles estables por varios años.

Sólo un par de meses después de ese análisis, mucha agua ha pasado bajo el puente y vemos actualmente un escenario mucho más gris de lo que incluso el analista más pesimista podría haber estimado. Partamos de la base que pensar que la detención de cualquier de los grandes proyectos de inversión en ejecución era prácticamente imposible, tomando en cuenta el alto nivel de gasto ya ejecutado y el importante costo que significa parar obras de esa magnitud. Como en muchos casos, la pandemia del Covid-19 no tuvo mucho respeto, y la gran mayoría de los principales proyectos fueron detenidos. Sólo por enumerar algunos, mencionamos a los proyectos Quebrada Blanca II, Expansión Incremental Los Pelambres, Nuevo Nivel Mina y Mapa. Por el lado de los proyectos nuevos tales como Santo Domingo, Desarrollo MantoVerde y Rajo Inca, a pesar de no haber sido cancelados por el momento, un retraso relevante en su comienzo es probable. En resumen, el alto nivel de actividad esperado para el sector este y el próximo año quedo pospuesto hasta nuevo aviso.

Al tratarse en muchos casos de proyectos de continuidad operacional, creemos firmemente que las compañías mandantes pondrán todos los incentivos a que se terminen estas iniciativas. Sin embargo, por el momento la prioridad de las mineras estará enfocada en continuar con la producción de una forma relativamente normal y no con sus proyectos de inversión. Por lo tanto, esperar al menos una importante dilatación del pipeline de proyectos por ejecutar hace bastante sentido.

En esta línea, las acciones relacionadas al rubo han seguido muy castigas versus sus pares en otras industrias. Esto ha respondió a que el escenario esperado para el corto-mediano plazo se ha llenado aun más de volatilidad de lo que teníamos posterior a la crisis social. Creemos que pesar de una posible recuperación económica posterior al coronavirus, la delicada situación internacional, la alta incertidumbre derivado del nuevo proceso constituyente y el fuerte deterioro del pipeline de proyectos de inversión en Chile, no permitirán que las acciones de la industria de I&C despeguen. Más bien, estimamos que el comportamiento será similar a lo que vimos en 2015-2016, el cual fue un periodo con un mix similar entre incertidumbre política local y bajo precio del cobre, y las acciones de la industria transaron en niveles parecidos por largo tiempo.

Comenta

Imperdibles