Juan Ignacio Piña, excoagente chileno en La Haya: “Es un fallo indudablemente favorable”

Juan Ignacio Piña, excoagente chileno ante La Haya. Foto: Gentileza BCP Abogados

Con la resolución de la Corte Internacional de Justicia, la interpretación del fallo se puede leer desde distintos prismas. Sin embargo, para Piña no queda espacio a la duda, ya que, a su juicio, se concedieron los dos puntos más importantes a dirimir: la definición del Silala como cauce internacional, y el uso equitativo y racional de sus aguas entre todas las partes.


En su rol de excoagente chileno de la causa que llevó a nuestro país y Bolivia a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Juan Ignacio Piña habló con La Tercera sobre la contundencia del fallo emitido este jueves en Países Bajos. Actualmente, es socio de BCP Abogados y participó desde un inicio en el equipo que la actual subsecretaria de Relaciones Exteriores, Ximena Fuentes, levantó para obtener el resultado entregado por el organismo internacional, el que definió como “uno de los privilegios profesionales más extraordinarios que he tenido”.

¿Calificaría como una victoria para Chile el fallo? O, dicho de otra manera, ¿el fallo favorece o no a Chile?

Es un fallo indudablemente favorable para Chile. Las discusiones ante la Corte Internacional de Justicia tienen estas características, donde a medida que las partes van interactuando, hay controversias que se van despejando, y eso fue lo que pasó. Respecto de la naturaleza del río Silala como un curso internacional, algunas de las presentaciones de Bolivia terminaron dándole la razón a Chile muy tempranamente. ¿Qué se buscaba? Primero, reconocer el río Silala como un curso de agua internacional, y segundo que, siendo un curso de agua internacional, se aplicara la regla del uso equitativo de sus aguas entre todas las partes. Eso era el meollo del asunto y quedó perfectamente concedido.

Indígenas aimaras caminan en las orillas del río Silala en el altiplano andino.

¿Considera que Bolivia tuvo una defensa débil o fuerte a nivel jurídico?

Diría que fue la defensa más razonable que podían hacer en una causa como esta, que era muy difícil. Los argumentos que había presentado Chile, la solvencia de sus pruebas científicas, la anterior jurisprudencia de la corte y el derecho internacional consuetudinario le daban la razón a Chile desde el primer momento.

El canciller boliviano dijo que estaban contentos, porque el fallo ratificaba que “Chile no tiene ningún derecho adquirido a usar la totalidad de las aguas de dicho recurso hídrico”. ¿Chile buscó aquello en La Haya?

Esa es una clásica narrativa para tratar de explicar algo que jamás se sostuvo. Cuando se reconoce que el río Silala es un curso de agua internacional, inmediatamente eso significa que todos los Estados por los que pasan esas aguas tienen derecho a un uso equitativo y razonable. Eso es lo que Chile clamaba, porque en tiempos del expresidente (Evo) Morales, lo que se sostenía era que las aguas eran completamente bolivianas y que se habrían trasvasijado a Chile desde canalizaciones hechas a lo largo del tiempo.

¿Podría el fallo dar pie a que Bolivia cambie de opinión y utilice a favor la postura de la CIJ para declarar como “no ha lugar” algunas de las reclamaciones?

No hay contingencia relevante de ese tipo. El fallo es contundente en ltancial.o sus Este es un curso de agua internacional al que todos los Estados, en este caso Chile y Bolivia, tienen derecho para usar de un modo equitativo y razonable, y eso es algo que nosotros nunca hemos puesto en duda. Como siempre entre dos países limítrofes que tienen toda una vida por delante para seguir interactuando, tendremos que ver qué uso le da cada uno. En este momento, el Estado boliviano no está usando las aguas del Silala, y el día que las quiera usar, tiene perfecto derecho a usarlas en la medida en que se cumpla con este principio de uso equitativo y razonable.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.