Fallo de tribunal laboral impedirá a Conadecus tener futuros contratos con el Estado

Fallo de tribunal laboral impedirá a Conadecus tener futuros contratos con el Estado

El Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago condenó a Conadecus a pagar $14 millones a su ex jefa de comunicaciones por despido vulneratorio de sus derechos fundamentales e integridad psíquica. Si el dictamen se ratifica en tribunales superiores, la organización de consumidores estaría impedida de suscribir convenios con el Estado.


El Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago acogió parcialmente una demanda de la periodista María Paz Ibar Salvadores contra la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus) por vulneración de derechos fundamentales, declarando que su despido vulneró su integridad psíquica. La sentencia ordena a la agrupación a pagar $14.880.000 por indemnización y recargo legal, y cada parte deberá pagar las costas del proceso. Originalmente, la profesional solicitó ser indemnizada en $16.811.097.

Conadecus es la mayor y más antigua entidad no gubernamental dedicada a la defensa de los consumidores. Fundada en 1996, presentó en 2004 la “primera demanda colectiva” en Chile en defensa de los usuarios de Banco Estado. En 2010 se produjo el fallo de primera instancia, favorable a la corporación y casi una década después de iniciado el proceso, más de quinientos setenta y cinco mil clientes obtuvieron una respuesta.

“El despido verbal y sin causa justificada afectó gravemente la integridad psíquica y la libertad de trabajo de la actora, constituyendo una vulneración de sus derechos fundamentales”, consignó el fallo de primera instancia del pasado 5 de junio.

En caso de confirmarse el fallo en la Corte de Apelaciones y posteriormente en la Corte Suprema, Conadecus se vería impedida a mantener contratos con el Estado de Chile.

Hoy Conadecus no tiene acuerdos vigentes que impliquen fondos públicos, aunque anteriormente sí los tuvo. Conocedores del caso explican, de mantenerse la condena uno de los acuerdo que podría verse afectado es el arriendo que mantiene la organización con el Fisco por el inmueble de sus oficinas en calle Valentín Letelier, Santiago Centro.

En marzo de 2023, Conadecus obtuvo $10.909.502 para la creación de Cómic educativo sobre Derechos del Consumidor para niñas niños y adolescentes en el marco de un concurso público realizado por Sernac.

El conflicto entre Conadecus y su exjefa de prensa surgió cuando la periodista interpuso una denuncia el 3 de noviembre de 2022 en contra su ex empleador, alegando la vulneración de sus derechos fundamentales. Según ella, comenzó a trabajar para la organización el 1 de agosto de 2018, desempeñándose como jefa de comunicaciones. Sin embargo, afirma que hasta el 1 de diciembre de 2018, trabajó en condiciones de informalidad, emitiendo boletas de honorarios bajo subordinación y dependencia, y sin el reconocimiento de su antigüedad laboral ni el pago de cotizaciones previsionales en AFP Habitat e Isapre Banmédica.

La periodista detalló que sus labores incluían la gestión y posicionamiento en redes sociales y medios de comunicación, así como la promoción de noticias relacionadas con la defensa de los consumidores. Además, señala que trabajaba frecuentemente fuera de su horario laboral, incluyendo fines de semana y días festivos, sin recibir pago por horas extraordinarias.

El conflicto escaló cuando la periodista descubrió una publicación de una de las directoras de Conadecus buscando un periodista para la organización. Al consultar si planeaban despedirla, la publicación fue retirada sin ofrecerle una explicación. Las tensiones aumentaron tras un incidente telefónico con el secretario de la corporación, quien expresó de manera despectiva que debía ser despedida. Dos días después, el 7 de octubre de 2022, Ibar fue desvinculada de manera verbal y sin expresión de causa.

María Paz Ibar explicó que su despido ocurrió en una semana particularmente difícil, ya que su hija estaba programada para una compleja y costosa intervención quirúrgica, situación que Conadecus conocía. Además, destacó que se le ofreció un finiquito por mutuo acuerdo, que no aceptó, y posteriormente se le envió un borrador de finiquito por correo electrónico el 11 de octubre de 2022, a pesar de que no se le había comunicado formalmente el despido.

Ante estas circunstancias, Ibar presentó una demanda solicitando la nulidad de su despido, el reconocimiento de su antigüedad laboral desde agosto de 2018, el pago de cotizaciones adeudadas, y diversas indemnizaciones por daño moral y vulneración de derechos fundamentales. Su denuncia se centra en el trato hostil y denigrante recibido, así como en las irregularidades laborales cometidas por Conadecus durante su periodo de empleo.

Contestación

En respuesta a la demanda, Conadecus sostuvo que la relación laboral con la periodista comenzó formalmente el 1 de diciembre de 2018, y no en agosto de ese año como ella afirmó. La organización explicó que Ibar trabajó bajo un contrato civil a honorarios entre agosto y noviembre de 2018 en el marco de un proyecto financiado por el Sernac.

Conadecus argumentó que el despido de la extrabajadora, efectuado el 25 de octubre de 2022, se llevó a cabo con una carta formal que invocaba la causal de “necesidades de la empresa” debido a una reestructuración en el área de comunicaciones. Negó que el despido fuera verbal y sin causa justificada, señalando que se le ofreció un finiquito por mutuo acuerdo debido a la eliminación de su puesto.

La corporación rechazó las acusaciones de maltrato laboral y denigración, describiendo las afirmaciones de la periodista como percepciones subjetivas y no como hechos objetivos. Además, señaló que otorgó a Ibar permisos con goce de sueldo para atender la operación de su hija y aseguraron que todas las decisiones se tomaron conforme a la ley.

Conadecus solicitó el rechazo total de la demanda, incluyendo las peticiones de reconocimiento de antigüedad laboral, nulidad del despido y diversas indemnizaciones, alegando que el proceso de desvinculación se realizó de manera adecuada y respetuosa.

María Paz Ibar, periodista.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.