A 10 años del accidente de los 33 mineros: el impacto en Chile de la tragedia que se convirtió en milagro

Mario Gómez, uno de los 33 mineros en ser rescatados.

El 5 de agosto de 2010, a las 14.30, un derrumbe en la mina San José, en el norte del país originó una épica historia, que una década después, sigue presente en el país.




La historia se hizo global. El rescate de los 33 mineros convirtió a Chile en protagonista de un hecho sin precedentes. Si bien el final fue feliz, la historia no comenzó nada bien. El 5 de agosto de 2010, a las 14.30 de la tarde, un derrumbe en la mina San José, ubicada en Copiapó, dejó atrapados a 33 mineros a 720 metros de profundidad.

Todo indicaba que no saldrían con vida, incluso, que jamás los encontrarían. Pero tras 69 días de trabajo en conjunto entre el sector privado y público, finalmente los 33 mineros salieron a la superficie a través de la icónica cápsula Fénix, obra creada en Chile.

El rescate de los mineros ocurrió 69 días después del accidente.

A exactos diez años del accidente, es posible analizar lo sucedido, considerando que lo que era una tragedia total, se convirtió finalmente en un milagro. ¿Cómo impactó a la ciudadanía una noticia así?

Daniela Rocha, psicóloga de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), señala que el accidente de los mineros, sin duda, en cuanto ocurrió, “generó una preocupación y angustia colectiva en la ciudadanía. Todos se mantenían al tanto y pendientes del estado de búsqueda, encontrándose unidos por un objetivo en común: el rescate de la totalidad de los mineros.”

“Por supuesto que ese proceso extenso fue generando diversos impactos, momentos de ansiedad, incertidumbre, desesperanza, a ratos optimismo, entre otras sensaciones naturales para la situación”, añade Rocha.

El hecho de que el proceso haya culminado en un rescate efectivo, “generó un vuelco positivo en la situación, la cual pasó de ser una tragedia, a convertirse en un motivo de felicidad, dado que se salvaron las vidas de los afectados. Este tipo de giros y noticias, sin lugar a dudas, generan, finalmente, un impacto positivo en la ciudadanía, brindando la sensación de que hay situaciones que por muy complejas que sean, sí pueden ser resueltas y pueden finalizar de manera positiva, por lo cual aportan en el aumento del sentido de optimismo, confianza, seguridad y perseverancia, entre otros”, analiza la profesional de la UTEM.

Los mineros, tras volver a la civilización, captaron la atención de la gente y los medios. En la imagen, un partido de fútbol entre los propios mineros, los rescatistas y miembros del Gobierno.

Además, “se sale un poco de la línea típica que las personas sienten en torno a las noticias, puesto que, en general, existe una mayoritaria percepción de que éstas suelen ser negativas, generando una visión muy pesimista en torno a la realidad a la cual se accede mediante los medios de comunicación”, señala Rocha.

“Por lo tanto, las noticias que también incorporan éxitos y elementos positivos, permiten también acceder a contextos más positivos y optimistas, alentando así un poco más a la ciudadanía”, explica.

Comenta