Cómo el verano de 2021 ha cambiado nuestra comprensión del clima extremo

Incendio forestal en Meadow Valley, EE.UU. Foto: Reuters

Incendios forestales, inundaciones y olas de calor han caracterizado la estación cálida en el hemisferio norte. La cadena de desastres nos recuerdan cómo el clima de la Tierra se encuentra interconectado.




Una sucesión de desastres naturales que batieron récords se han extendido por todo el mundo en las últimas semanas. Ha habido graves inundaciones en China y Europa occidental, olas de calor y sequías en América del Norte e incendios forestales en el subártico.

Un informe anual sobre el clima del Reino Unido indica que los eventos extremos se están volviendo comunes en el clima que alguna vez fue templado. En agosto de 2020, las temperaturas alcanzaron los 34 °C en seis días consecutivos en el sur de Inglaterra, incluidas cinco noches pegajosas en las que el mercurio se mantuvo por encima de los 20 °C. En el futuro, es probable que los veranos británicos experimenten temperaturas superiores a los 40 °C con regularidad, incluso si el calentamiento global se limita a 1,5 °C.

Mientras tanto, el récord de temperatura nacional canadiense se rompió en junio de 2021, con 49,6 °C registrados en Lytton, Columbia Británica, una ciudad que fue casi destruida por incendios forestales unos días después.

Una ambulancia en Calgary, Alberta, durante la ola de calor que está afectando a ese país. Foto: AP

Muchos de estos eventos han conmocionado a los científicos del clima. El récord de temperatura de Lytton, por ejemplo, estuvo muy por encima de los establecidos durante las olas de calor anteriores en la región. Algunos científicos están comenzando a preocuparse de haber subestimado la rapidez con la que cambiará el clima. ¿O simplemente hemos entendido mal los eventos climáticos extremos y cómo nuestro clima cálido los influirá?

Todo está conectado

Las inundaciones y los incendios forestales no son eventos discretos: son el resultado de numerosas interconexiones y ciclos de retroalimentación en el sistema climático. Tomemos como ejemplo las inundaciones repentinas de mediados de julio en Londres. Estos fueron causados por tormentas de verano, que a su vez fueron impulsadas por el aire cálido que se elevó desde la superficie de la Tierra y que se acumuló durante la ola de calor anterior, apilando la cubierta para los aguaceros que seguirían. Mientras tanto, los incendios forestales que asolan el oeste de EE.UU. son una catástrofe cuyo escenario fue creado por una prolongada sequía.

El clima de la Tierra es complejo, dinámico y caótico, e implica interacciones y flujos de energía entre la tierra, el océano y la atmósfera. La idea de que los científicos puedan estudiar una parte de este sistema en relativo aislamiento es errónea. Pero no siempre fue posible modelar o comprender todas estas complejidades, por lo que los científicos tuvieron que dividirlas en partes manejables para encajarlas en sistemas y modelos lineales. Estos a menudo se dividieron entre las disciplinas científicas a las que la mayoría de nosotros todavía estamos confinados en la actualidad, como las ciencias atmosféricas, la hidrología, las ciencias de los sistemas terrestres o la ingeniería.

Como resultado, estamos acostumbrados a tratar cada peligro natural de forma independiente de otro. Pero se necesita más que lluvia para crear una inundación y más que una chispa para iniciar un incendio forestal. Todos los elementos de nuestro sistema climático, y los peligros que produce, están conectados de una forma u otra.

No es que estas interacciones y combinaciones sean nuevas, es solo que no siempre hemos pensado en ellas de una manera tan conjunta. Puede parecer impactante cuando el desastre sigue al desastre, aparentemente en una sucesión cada vez más rápida. Esto se debe a que estamos capacitados para pensar en los peligros climáticos de manera singular, enfocados en un tipo, una sequía o una inundación, por ejemplo, a la vez. Casi todas las evaluaciones de riesgos subestiman los riesgos asociados con eventos interconectados.

Pero a medida que nuestro clima continúa calentándose, su línea de base está cambiando. Por lo tanto, la forma en que estos peligros y sus causas interactúan también está cambiando rápidamente, desafiando la definición misma de eventos climáticos extremos.

Hasta hace poco, la comunidad científica ha pasado por alto en gran medida las interconexiones entre los fenómenos meteorológicos extremos. Pero ahora hay una creciente investigación internacional encargada de mapear estas complejas relaciones.

Un bombero combate un incendio forestal en Bodrum, Turquía. Foto: AP

Los eventos compuestos, un término adoptado por el IPCC en 2012, describen los resultados de una combinación de causas que, en última instancia, superan la capacidad de un sistema subyacente para hacer frente. Estos incluyen eventos en los que un peligro como un incendio forestal se agravó por algo que había preacondicionado el medio ambiente, como la sequía.

La cautela ante estos eventos compuestos debería influir en la forma en que vivimos nuestras vidas en un mundo más cálido. Se necesita más investigación en todas las disciplinas, así como nuevos enfoques para la evaluación del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático que analicen todos los peligros provocados por el clima y sus interacciones complejas y cambiantes. Las mejoras en los modelos climáticos significan que podemos hacer más de este tipo de ciencia: la crisis climática dicta que debemos hacerlo.

* Jefe del Centro de Agua, Medio Ambiente, Sostenibilidad y Salud Pública de la Universidad de Strathclyde

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.