¿Cuáles son las mejores cubrecamas y frazadas para dormir en invierno?

¿Cuáles son las mejores cubrecamas y frazadas para dormir en invierno?

Esto es lo que dice la evidencia científica, no solo para el invierno, sino también para el verano que se avecina.


Es invierno, por lo que muchos de nosotros sacaremos o compraremos ropa de cama de invierno. Pero, ¿cuánta diferencia supone su ropa de cama en su confort térmico? ¿Puede un textil en particular ayudarte a dormir?

¿Es lana u otras fibras naturales, como el algodón? ¿Y el poliéster? Con tantas opciones, es fácil confundirse. Esto es lo que encontramos cuando revisamos la evidencia, no solo para el invierno, sino también para el verano que se avecina.

¿Cuáles son las mejores cubrecamas y frazadas para dormir en invierno?

Dependemos de nuestra ropa de cama para mantener una temperatura agradable que nos ayude a dormir. Y los textiles adecuados pueden ayudar a regular nuestra temperatura corporal y absorber la humedad del sudor, promoviendo un mejor sueño.

En los meses más fríos nos preocupamos principalmente por las propiedades aislantes de un textil, es decir, mantener el calor corporal dentro y el frío fuera. A medida que aumenta la temperatura, nos preocupamos menos por el aislamiento y más por absorber la humedad del sudor.

Otro factor a tener en cuenta es la transpirabilidad de un textil, es decir, lo bien que permite que el aire pase a través de él. Un tejido transpirable te ayuda a mantenerte fresco, permitiendo que escape el calor de tu cuerpo. También ayuda a mantenerte cómodo al evitar la acumulación de humedad. Al liberar el exceso de calor y humedad, un tejido transpirable hace que se sienta más fresco y cómodo contra la piel.

Diferentes textiles tienen diferentes propiedades

Algunos textiles son mejores que otros cuando se trata de aislamiento, absorbiendo la humedad o transpirabilidad. Por ejemplo, el algodón y la lana tienen pequeñas bolsas de aire que actúan como aislamiento para proporcionar calor en climas fríos. Las telas más gruesas con más bolsas de aire tienden a ser más cálidas, suaves y transpirables. Pero estos factores también se ven afectados por el tipo de fibra, el tejido del tejido y el proceso de fabricación.

El algodón y la lana también son tejidos transpirables, lo que significa que ayudan a regular la temperatura. Si bien el algodón absorbe la humedad (sudor) de la piel, no la absorbe de manera eficiente. Esta humedad retenida puede hacer que el algodón se sienta pegajoso e incómodo, lo que puede provocar escalofríos en climas cálidos.

Pero la lana es muy absorbente y absorbe la humedad de forma eficaz. En climas más cálidos, cuando sudamos, las fibras de lana permiten el flujo de aire y la transferencia de humedad, lo que promueve la evaporación y el enfriamiento eficientes del sudor y evita el sobrecalentamiento. Así que la lana (en diferentes grosores) puede ser una buena opción tanto en verano como en invierno.

El lino, aunque es transpirable y tiene propiedades que absorben la humedad, proporciona menos aislamiento que la lana y el algodón debido a sus fibras huecas. Esto hace que el lino sea menos efectivo para mantener el calor en invierno, pero es efectivo para mantenerse fresco en verano.

El poliéster es una fibra sintética que se puede fabricar para atrapar el aire para aislar, pero no es naturalmente transpirable. Por lo general, absorbe mal la humedad. Por lo tanto, puede atrapar el sudor junto a la piel, causando molestias. Sin embargo, el poliéster se puede tratar especialmente para ayudar a controlar la humedad del sudor.

¿Qué sábanas te ayudan a dormir?

Como parte de nuestra revisión, no pudimos encontrar ningún estudio que comparara directamente las sábanas hechas de diferentes textiles (por ejemplo, algodón normal y franela) y su impacto en el sueño cuando hace frío.

Sin embargo, las sábanas de lino son particularmente efectivas en condiciones más cálidas. En un estudio, realizado a 29 °C y con mucha humedad, las sábanas de lino promovían menos vigilia y menos etapas de sueño ligero que las sábanas de algodón.

¿Qué tal un plumón?

Si no calientas tu dormitorio por la noche en invierno, un plumón de plumas de ganso podría ser una opción. Estos promovieron el sueño más largo y profundo, seguido por el de plumas de pato y luego el algodón cuando se duerme a 11° C. Esto puede deberse a que el plumón ofrece un mejor aislamiento (al atrapar más aire) que el algodón. El plumón también tiene una conductividad térmica más baja que el algodón, lo que significa que es mejor para mantener el calor.

¿Elegir entre un plumón de lana o de poliéster? En un estudio financiado por la industria de la lana del que dos de nosotros (Chow y Halaki) fuimos coautores, no hubo mucha diferencia. El estudio en adultos jóvenes no encontró diferencias significativas en el sueño a 17 °C o 22 °C.

Entonces, ¿cómo elijo? La elección de la ropa de cama es muy individual. Lo que se siente cómodo para una persona no es lo mismo para otra. Esto se debe a las variaciones en el tamaño corporal y la tasa metabólica, el clima local, la temperatura del dormitorio y el aislamiento del edificio. Estos también pueden afectar el sueño.

Esta variabilidad, y una amplia gama de diseños de estudio, también dificulta la comparación de diferentes estudios sobre el impacto de diferentes textiles en el sueño. Por lo tanto, es posible que deba experimentar con diferentes textiles para descubrir qué funciona para usted.

* Chin Moi Chow es profesor Asociado de Sueño y Bienestar, Universidad de Sídney. ** Cynthia (Xinzhu) Li es doctoranda estudiando la menopausia y el sueño, Universidad de Sídney. *** Marcos Halaki Profesor de Movimiento Humano, Universidad de Sídney.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.