El regreso de los humanos a la Luna parte en agosto

Ilustración de Orión realizando una quemadura por inyección translunar.

La Nasa ya fijó la fecha para el primer lanzamiento del cohete que llevará a la primera mujer a la Luna.


Artemisa es la hija de Zeus, la hermana gemela de Apolo y “la diosa de la Luna”, y es el nombre que la Nasa escogió para bautizar la misión con la que regresará a la Luna: el Proyecto Artemisa, que entre otros hitos, marcará la primera vez que las mujeres viajarán al satélite.

La misión que será posible gracias al cohete llamado Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) y que será el encargado de llevar la nave Orion, anunció en el 53° aniversario del alunizaje del Apolo 11, que prevé que a fines de agosto lanzará su nuevo y gigantesco cohete lunar.

El muy esperado vuelo, que no llevará astronautas a bordo en este primer viaje, despegará el 29 de agosto, el 2 o el 5 de septiembre, dijo la Nasa, dando las primeras fechas concretas para una misión que ha estado en proceso durante años.

“No es un compromiso de la agencia”, dijo Jim Free, administrador asociado de sistemas de exploración de la Nasa, sobre las fechas de lanzamiento provisionales.

Dada la complejidad de los vehículos y el hecho de que la Nasa no ha lanzado el cohete SLS antes, enfatizaron que las fechas para un lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy eran tentativas y podrían cambiar, por lo que anunciará un compromiso más firme aproximadamente una semana antes del lanzamiento, añadió Free, cuando se complete la revisión estándar de preparación para el vuelo de prueba.

En este primer vuelo, la Nasa intentará realizar el vuelo de prueba de más de un mes de duración con tres maniquíes, pero sin astronautas. Jim Free, resaltó que este vuelo de prueba es el inicio “del regreso a la Luna de nuestro programa Artemis”.

César Fuentes, investigador del Centro de Astrofísica CATA, académico de la U. de Chile y Ph.D en Astrofísica de la Universidad de Harvard, explica que realizar esta misión sin astronautas, tiene el sentido de analizar cómo se comporta “este sistema tremendamente complejo sin poner en riesgo vida humana”.

Invitados y empleados de la Nasa toman fotos al cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) en Cabo Cañaveral, Florida. Foto: Nasa

Además, cualquier error que ocurra, y en general toda la misión “sirve para analizar los puntos críticos y riesgosos que tiene Artemisa para tratar de repetirlo y evitar esos errores y de esa forma repetirla con gente arriba del módulo” añade Fuentes.

Justamente hace un mes, la misión que busca llevar nuevamente a astronautas a la Luna realizó un ensayo en el Centro Espacial Kennedy, en el estado de Florida (Estados Unidos) que consistió en una prueba de cuenta regresiva simulada y de combustible, conocida como el ensayo de vestimenta húmeda, del cohete SLS.

Pero mientras cargaban el cohete con 700.000 galones de oxígeno líquido e hidrógeno líquido, los ingenieros descubrieron una serie de problemas, incluida una fuga de hidrógeno que impidió que se completara la cuenta regresiva de la prueba. Como resultado, la Nasa se vio obligada a hacer rodar el cohete desde la plataforma de lanzamiento hasta su edificio de ensamblaje para realizar reparaciones y pruebas adicionales.

Aún así, los funcionarios dijeron que pudieron completar lo suficiente de la prueba para proceder con un intento de lanzamiento. “Los equipos han trabajo durante mucho tiempo en el proyecto”, aseguró a los medios Mike Sarafin, director de la misión Artemis. “Las próximas dos semanas se darán más detalles” añadió.

Lo más importante, es que la misión “tiene que poder completar una órbita alrededor de la Luna y traer el módulo donde eventualmente van a ir humanos, sanos y salvos, de vuelta a la Tierra” dice el investigador de CATA.

El humano regresa a la Luna

Si la misión Artemis I sale según lo planeado, la Nasa planea volar una misión similar, conocida como Artemis II, con astronautas a bordo. Un aterrizaje humano, denominado Artemis III, podría ocurrir en 2025. Lanzamiento que tendrá un gran impacto en la exploración espacial al volver varias décadas después a la Luna con humanos.

De salir bien este lanzamiento, “se abre una posibilidad bastante más cierta de que vuelva el hombre y la mujer a la Luna en un plazo de poco menos de cinco años” señala Fuentes.

De salir todo como está planeado, con Artemis III, la Nasa llevará a la primera mujer y la primera persona de color a la Luna. Este hito también sentará las bases importantes para establecer una presencia humana a largo plazo en el satélite natural de la Tierra y desempeñará un papel fundamental en un objetivo de viaje espacial aún más ambicioso: enviar a los primeros humanos a Marte.

La cápsula de la tripulación Orion del programa Artemis de la Nasaen el enorme edificio de ensamblaje de vehículos en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, EE.UU. Foto: Reuters

Todo esto gracias a la nave espacial Orión, que podrá albergar hasta cuatro personas, y en futuras misiones llevará astronautas al espacio durante las misiones a la Luna y los mantendrá a salvo durante el reingreso desde el espacio profundo.

Esta nave espacial se posará sobre el SLS, el cohete más poderoso que la Nasa haya construido. El cual producirá un 15 % más de empuje durante el despegue y el ascenso que los cohetes Saturno V que volaron durante los programas espaciales de las décadas de 1960 y 1970, y podrá transportar más de 27 toneladas (24.000 kilogramos) a la Luna, según reportó el medio Live Science.

Artemis I: primer lanzamiento

La primera misión tiene por objetivo un viaje de ida y vuelta de seis días alrededor de la Luna, pero sin tripulación. Un paso previo a misiones ya tripuladas, cuyo objetivo final es llevar a los astronautas al espacio profundo, incluidos la Luna y Marte.

La misión, conocida como Artemis I, enviará la cápsula de la tripulación de Orión en órbita alrededor de la luna durante unas seis semanas, lo que permitirá a la agencia probar una serie de sistemas antes de poner a bordo a los astronautas.

Esto porque son muchas las cosas que pueden fallar en una misión como esta. La prueba más importante y la que trae mayores riesgos es el lanzamiento. “Salir de la gravedad de la Tierra requiere subirse arriba de un cohete, en este caso el SLS, que ha tenido varios problemas y esperamos sea capaz de llevar la primera misión a la Luna ida y vuelta”, dice Fuentes.

Uno de los principales objetivos del vuelo es probar el escudo térmico de Orión, dijo Sarafin. El escudo térmico está destinado a proteger a Orión y a la futura tripulación de las temperaturas extremas que encontrará cuando ingrese a la atmósfera de la Tierra a 24.500 mph (aprox. 39.428 kph), la cuales alcanzarán temperaturas de “la mitad de las del sol”.

También buscarán probar los sistemas de navegación de la nave espacial, su capacidad para usar la energía derivada de sus paneles solares y su resistencia cuando viaja a través de áreas de alta radiación. Tres maniquíes a bordo estarán equipados con sensores para determinar cómo les iría a los astronautas en el vuelo.

Dado que la Nasa no ha intentado enviar una nave espacial diseñada para llevar humanos a la luna en 50 años, Sarafin señaló que se esperan problemas, pero “nuestro equipo está preparado para adaptarse en el camino”.

Si la agencia decide proceder con un lanzamiento de Artemis I el 29 de agosto, el cohete SLS se trasladaría desde su edificio de ensamblaje hasta la plataforma de lanzamiento el 18 de agosto.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

"Respetando su condición, usted no puede exigir su derecho a abortar porque jamás podrá abortar y tampoco puede exigir su derecho a menstruar” le dijo el diputado a la parlamentaria de Comunes.