Gigante mancha solar casi tres veces más grande que la Tierra apunta directamente a nuestro planeta

Imagen de archivo de una erupción solar. Foto: Nasa

"Ayer era grande, hoy es gigante", escribió un sitio web especializado para describir la mancha, la que tiene en su punto de mira a nuestro planeta.




Las erupciones solares de clase X son el tipo de erupción más fuerte del Sol. Cuando apuntan directamente a la Tierra, las más poderosas pueden poner en peligro a los astronautas y satélites en el espacio, así como interferir con las redes eléctricas de la Tierra.

Las erupciones solares de clase M, son más moderadas, pero también pueden sobrecargar las auroras de la Tierra con pantallas deslumbrantes, de acuerdo al sitio Space.com.

Y precisamente, una de estas gigantescas manchas ha crecido hasta el doble del tamaño de la Tierra, duplicando su diámetro en 24 horas, y apuntando directamente a nuestro planeta.

Spaceweather.com, un sitio web que rastrea los eventos del clima espacial, señaló que la mancha solar fue bautizada llamada AR3038 y creció hasta 2,5 veces el tamaño de la Tierra, es decir, tiene unos 31.900 kilómetros de diámetro. El explosivo crecimiento se produjo entre el domingo 19 de junio y el lunes 20 de junio por la noche.

Las manchas solares son manchas oscuras en la superficie del Sol donde los poderosos campos magnéticos, creados por el flujo de cargas eléctricas del plasma solar, se anudan antes de romperse repentinamente. La liberación de energía resultante lanza ráfagas de radiación llamadas erupciones solares y genera chorros explosivos de material solar llamados eyección de masa coronal (CME, por su sigla en inglés).

Si la mancha solar lanza una CME hacia nuestro planeta, es posible que esas partículas interactúen con el campo magnético y creen luces de colores en la atmósfera, conocidas como auroras.

Sin embargo, el Centro de Predicción del Clima Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), que monitorea las erupciones solares y otros estallidos, no ha emitido ninguna alerta de aurora actual para la Tierra.

“Ayer, la mancha solar AR3038 era grande. Hoy es enorme. La mancha solar de rápido crecimiento se ha duplicado en tamaño en solo 24 horas”, señaló el sitio Spaceweather.com. “AR3038 tiene un campo magnético ‘beta-gamma’ inestable que alberga energía para erupciones solares de clase M (las de tamaño mediano), y está directamente frente a la Tierra”.

El sol tiene numerosas manchas solares como se aprecia en esta imagen del 22 de junio de 2022 del Observatorio de Dinámica Solar. Foto: Nasa

Cuando una llamarada solar golpea la atmósfera superior de la Tierra, los rayos X y la radiación ultravioleta de la llamarada ionizan los átomos, haciendo imposible que las ondas de radio de alta frecuencia reboten en ellos y creando el llamado apagón de radio. Se producen apagones de radio en las áreas de la Tierra que están iluminadas por el Sol mientras se produce una llamarada; dichos apagones se clasifican de R1 a R5 según la gravedad, siendo el R5 el episodio más grave.

En abril y mayo, de acuerdo a un artículo del sitio Livescience, dos erupciones solares causaron apagones R3 sobre el Océano Atlántico, Australia y Asia. Como las erupciones solares viajan a la velocidad de la luz, tardan solo 8 minutos en llegar a nosotros, desde una distancia promedio de aproximadamente 150 millones de kilómetros.

Si se forma una mancha solar que mira hacia la Tierra cerca del ecuador del Sol (donde se encuentra AR3038), normalmente tarda menos de dos semanas en viajar a través del Sol para que ya no esté mirando hacia la Tierra, según SpaceWeatherLive. Actualmente, AR3038 se encuentra ligeramente al norte del ecuador solar y tiene poco más de la mitad de su diámetro, por lo que la Tierra permanecerá en su punto de mira durante unos días más.

A pesar de su crecimiento alarmantemente rápido, la mancha solar gigante da menos miedo de lo que parece. Los científicos estiman que esta llamarada solo será de clase M, que “generalmente causan breves apagones de radio que afectan las regiones polares de la Tierra”, junto con tormentas de radiación menores, escribió la Agencia Espacial Europea en una publicación de blog.

Las llamaradas de clase M son el tipo más común. Aunque el Sol ocasionalmente libera enormes llamaradas de clase X (la categoría más fuerte) con el potencial de causar apagones de alta frecuencia en el lado de la Tierra que está expuesto a la llamarada, se observan con mucha menos frecuencia que las erupciones solares más pequeñas.

Las manchas solares también pueden arrojar material solar. En los planetas que tienen fuertes campos magnéticos, como la Tierra, el aluvión de desechos solares de las CME es absorbido por nuestro campo magnético, lo que desencadena poderosas tormentas geomagnéticas. Durante estas tormentas, el campo magnético de la Tierra se comprime ligeramente por las ondas de partículas altamente energéticas, que se filtran por las líneas del campo magnético cerca de los polos y agitan las moléculas en la atmósfera, liberando energía en forma de luz para crear auroras de colores en el cielo nocturno.

El Observatorio de Dinámica Solar de la Nasa capturó esta vista de una llamarada solar de larga duración el 13 de junio de 2022. Foto: Nasa

Los movimientos de estas partículas cargadas eléctricamente pueden interrumpir el campo magnético del planeta con la suficiente fuerza como para enviar satélites a la Tierra, y los científicos advirtieron que las tormentas geomagnéticas extremas podrían incluso paralizar Internet. Los escombros en erupción de las CME suelen tardar entre 15 y 18 horas en llegar a la Tierra, según el Centro de Predicción del Clima Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Los astrónomos saben desde 1775 que la actividad solar aumenta y disminuye según un ciclo de aproximadamente 11 años, pero recientemente, el sol ha estado más activo de lo esperado, con casi el doble de las apariciones de manchas solares previstas por la NOAA. Se proyecta que la actividad del sol aumente constantemente durante los próximos años, alcanzando un máximo general en 2025 antes de disminuir nuevamente. El ciclo actual, llamado ciclo solar 25, comenzó en 2020.

Los científicos creen que la tormenta solar más grande jamás presenciada durante la historia contemporánea fue el Evento Carrington de 1859, que liberó aproximadamente la misma energía que 10 mil millones de bombas atómicas de 1 megatón. Después de estrellarse contra la Tierra, la poderosa corriente de partículas solares frió los sistemas de telégrafo en todo el mundo y provocó que auroras más brillantes que la luz de la luna llena aparecieran tan al sur como el Caribe. Si un evento similar ocurriera hoy, advierten los científicos, causaría billones de dólares en daños y provocaría apagones generalizados, al igual que la tormenta solar de 1989 que lanzó una columna de gas de mil millones de toneladas y provocó un apagón en toda la provincia canadiense de Quebec, informó la Nasa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.