Inquietante: China cierra aldea después de confirmar la muerte de un habitante por peste negra

Una marmota en el Parque Nacional Yellowstone en EE.UU. uno de los animales que transmite la peste bubónica. Foto: Reuters.

Tras confirmarse la muerte, las autoridades locales advirtieron sobre el riesgo de “una epidemia de peste humana que se propaga en la ciudad” y pidieron a los habitantes de la zona a tomar precauciones adicionales y buscar atención médica inmediata si desarrollan síntomas como fiebre o tos.




Ya el pasado 6 de julio, la autoridades sanitarias chinas habían desatado preocupación alrededor del mundo, luego de emitir una alerta sanitaria en una ciudad de la región china de Mongolia Interior después que un hospital reportó un caso sospechoso de peste bubónica.

Este sábado, la preocupación escaló aún más, luego que las autoridades clausuraran la aldea de Suji Xincun después de confirmar la muerte de un residente de peste bubónica, también conocida como peste negra, que durante la Edad Media provocará la pandemia más mortal en la historia de la humanidad.

La muerte fue reportada a las autoridades de salud por la ciudad aledaña de Baotou el domingo pasado y se confirmó que la víctima era un paciente con peste bubónica, dijo la Comisión de Salud Municipal de Baotou en un comunicado en su sitio web.

Si bien el documento explicó que el paciente falleció por una falla del sistema circulatorio, el comunicado no explicó cómo el paciente había contraído la peste.

Sin embargo, se sospecha que la infección pudo ocurrir por el contacto con una marmota. En mayo de 2019, una pareja de la región de Mongolia murió a causa de la peste después de comer el riñón crudo de este animal, que se cree que es un remedio popular para la buena salud.

Una marmota en la región china de Mongolia. Es habitual que habitantes de esta región se contagien de peste bubónica por el consumo de estos animales. Foto: Reuters

Las marmotas son un tipo de ardilla terrestre grande que se come en algunas partes de China y el país vecino Mongolia, y que históricamente han causado brotes de peste en la región.

Para frenar la propagación de la enfermedad, las autoridades prohibieron la salida o el ingreso a la aldea y ordenaron la desinfección diaria de los hogares.

Hasta ahora, todos los aldeanos resultaron negativos para la enfermedad, según el comunicado, entre ellos, nueve contactos cercanos y 26 contactos secundarios del paciente, los que sin embargo, por seguridad, fueron puestos en cuarentena, dijo la comisión.

Damao Banner, el distrito donde se encuentra el pueblo, ha sido puesto en alerta de Nivel 3 para la prevención de plagas, el segundo más bajo en un sistema de cuatro niveles, hasta que termine el año.

Segundo caso de peste negra

La muerte de este paciente se suma a otro caso de peste bubónica que China ya confirmó este año. El caso anterior fue descubierto en julio en Bayannur, otra ciudad de Mongolia Interior, lo que llevó a decretar la emisión de otra alerta de Nivel 3 y al cierre de varios puntos turísticos.

La peste bubónica, conocida como “peste negra” durante la Edad Media, es una enfermedad altamente infecciosa y a menudo letal que suele propagarse a través de roedores.

Los casos de peste bubónica no son raros en China, pero los brotes son cada vez menos frecuentes.

La enfermedad es provocada por la bacteria Yersinia pestisla que causa hinchazón de los nodos linfáticos y manchas negras en la piel, lo que le da su nombre.

Imagen de la bacteria Yersinia pestis, causante de la Peste negra. Crédito: Institutos Nacionales de la Salud.

La peste habría llegado a Europa a través de los ejércitos mongoles y los mercaderes que recorrían la próspera “ruta de la seda”.

Más de 700 años después, muchos estiman que esta bacteria se extinguió. Pero no se ha eliminado por completo, y su presencia es permanente, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a categorizarla como una enfermedad reemergente. La peste ha seguido atacando: la última vez que lo hizo desenfrenadamente fue a fines del siglo XIX y principios del XX.

Más de 2.000 personas se infectan al año

Según la OMS, se calcula que entre 1.000 y 2.000 personas contraen la peste cada año, cifra que sin embargo podría ser solo una modesta estimación , ya que hay un amplio número de casos que no son reportados o denunciados.

Según datos de 2016, la peste mantiene una presencia permanente en casi todos los continentes, especialmente en el oeste de EE.UU., algunas partes de Brasil, áreas dispersas en el sureste de África y grandes franjas de China, India y Oriente Medio.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), solo en EE.UU. se registran unas docenas de casos de peste cada año. En 2015, dos personas en Colorado murieron a causa de la peste, y el año anterior hubo ocho casos reportados en ese mismo estado.

En China, se registraron 31 casos de peste entre 2009 y 2019 y 12 fallecidos, según datos publicados por la Comisión Nacional de Salud.

El jueves, las autoridades de Baotou advirtieron sobre el riesgo de “una epidemia de peste humana que se propaga en la ciudad” y pidieron a los habitantes de la zona a tomar precauciones adicionales y buscar atención médica inmediata si desarrollan síntomas de fiebre o tos.

Sobre la posibilidad de que la enfermedad llegue a Chile, especialistas han señalado que es poco probable, porque se trata de una enfermedad endémica.

Además, no tiene la misma diseminación que el virus influenza o el Sars-CoV-2, por lo que una vez que se detecta un brote, se aísla y se trata con antibióticos tradicionales.

Antiguamente se creía que la bacteria se transmitía por el aire o el agua y que esa sería la razón por la que en la Edad Media causó tantos casos y muertes, pero no es así. Fueron la masificada presencia de las ratas las que lo transmitían y terminaron provocando la devastadora plaga.

Se cree que la marmota causó la epidemia de peste neumónica de 1911, que mató a unas 63,000 personas en el noreste de China. Fue cazado por su piel, que se disparó en popularidad entre los comerciantes internacionales. Los productos de piel enfermos se comercializaban y transportaban por todo el país, infectando a miles en el camino.

Comenta