José Maza reúne a diez mil personas en charla en La Serena: Intentará que récord sea reconocido por Guinness

maza

Crédito foto: Óscar Pineda




Se entregaron miles de entradas y aparentemente se ocuparon. Diez mil personas para ver en vivo y en directo al profesor José Maza quien dará una nueva y masiva charla con motivo del eclipse solar.

El escenario esta vez fue el Estadio La Portada de La Serena, desde donde el científico busca batir un récord Guinness. Aunque desde su comitiva aclaran que "técnicamente" el récord ya se cumplió en varias oportunidades anteriores: Y es que hasta ahora la marca la lleva una clase que se realizó en 2018 en Vermont, Estados Unidos, ante 1.580 personas.

El profesor Maza, sin embargo, reunió a 5 mil personas en San Pedro de la Paz y 6 mil en la Medialuna de Rancagua en 2018. Este año, 4.700 personas llegaron hasta el Teatro Caupolicán, 4.300 a Peñaflor, mientras que en La Tortuga de Talcahuano se juntaron 5.500 personas.

Pese a esto, aunque los números se hayan conseguido, para batir un Guinness se necesita más que eso. En el sitio web se indica que es necesario reunir una serie de evidencias y los requerimientos varían de acuerdo a la categoría de récord que sea solicitado: Una carta, declaración de al menos dos testigos y un registro de la actividad son algunos de los ítems que se solicitan.

[caption id="attachment_725256" align="alignnone" width="500"]

Público esperando la charla de José Maza.[/caption]

La charla

El profesor estuvo acompañado de una intérprete de señas y de varias pantallas gigantes para explicar a sus auditores de qué se trata de un eclipse, cada cuánto se da y cómo ocurrirá el fenómeno.

Además, bromeó con el mismo suceso que acaerá el próximo año en el sur del país. "Ustedes pueden sacarle pica a los amigos de La Araucanía, porque allá durará menos que acá. Además, acá lo veremos maravillosamente bien, mientras en La Araucanía quizá esté nublado", dijo el astrónomo desatando las risas de los asistentes.

La presentación del Premio Nacional de Ciencias estuvo separada en dos tandas que fueron interrumpidas por el momento exacto en que se completó el eclipse. Ese instante fue aplaudido por los participantes del evento, cuando justamente la ciudad terminaba de oscurecer sus cielos.

Otro especial momento se vivió cuando el sol volvió a aparecer, lo cual -nuevamente- los aplausos en el estadio. "Es un pichintún de sol lo que hay nada más", decía un emocionado José Maza.

Comenta