Max Bello, ambientalista: “Lo que está ocurriendo hoy con el coronavirus es un efecto directo de lo que está haciendo el ser humano"

El experto en medioambiente y océanos conversó con La Tercera TV sobre el coronavirus y la oportunidad que se genera para construir una mejor relación con el planeta. Sobre la actual crisis, dice que hay una responsabilidad en el ser humano por la forma que se ha estado relacionando con la naturaleza: "la humanidad tiene que tener un momento de humildad".




La relación del ambientalista Max Bello con el coronavirus no llegó de golpe. Se encontraba viajando por África cuando comenzó a ver cada vez más a personas con mascarillas y la preocupación podía olerse en el ambiente. Fue un tema que de a poco comenzaba a escalar en el mundo entero y él no estuvo exento de sus efectos.

En marzo pasado se encontraba en Santiago de Chile organizando un viaje a la Patagonia para la reconocida bióloga marina y exploradora Sylvia Earle, a quien asesora de manera directa en Mission Blue, la organización donde trabajan. Faltaba poco para que ese viaje se concretara cuando el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el cierre de las puertas para los vuelos desde Europa. Por esto -y por la incertidumbre del panorama mundial- decidió suspender por segunda vez el viaje al extremo sur chileno de la científica de 84 años.

Max Bello vive en Washington D.C., es veterinario de profesión pero se ha dedicado a asesorar a diversos gobiernos en temas medioambientales. Durante el año pasado, de hecho, fue parte del grupo asesor de la COP25 que apoyó al Ministerio del Medio Ambiente para fijar los principales contenidos de la cumbre y su rol estuvo enfocado principalmente en guiar a las autoridades en materia de océanos.

Sobre la reacción a la pandemia del Covid-19, dice que las autoridades estadounidenses han perdido el foco y que “si este fuera un gobierno diferente, sería un momento idóneo y particularmente positivo para poder hacer una reconversión de dónde sacamos energía, por ejemplo, y tener una economía más ecológica”.

- Lo han dicho varias autoridades: la crisis del coronavirus nos plantea una oportunidad para que podamos construir una mejor relación con el planeta. ¿Consideras que es así?

Totalmente. Imagínate, toda la gente está cocinando mucho más, yo estoy armando un huerto porque aquí es primavera y hace años que no lo hacía, aún cuando soy ambientalista de corazón, porque estoy viajando siempre. Con mis niños estamos haciendo un huerto y los tomates y las plantas están creciendo. Yo creo que hoy nos damos cuenta cuán lejos habíamos estado y cuán poco importante son muchas de las actividades que vemos tan críticas en nuestro diario vivir. Te vuelves hacia adentro, hacia tu familia, hacia lo básico y cuáles son esas cosas que son realmente importantes. Te das cuenta de cuan lejos estamos de la naturaleza. Tuve la oportunidad de trabajar con Douglas Tompkins y viví en el parque un tiempo. Fue una de las mejores y más lindas experiencias poder visualizar los cambios de las temporadas, de las estaciones. Había una persona que trabajaba que escribía todo no solo en base a las floraciones o de la caída de las hojas, te daba una perspectiva muy diferente de la naturaleza y del ambiente. (Por eso) ha sido muy bello para mí lo que está pasando, estamos fijándonos mucho más en los ciclos naturales con los que habíamos perdido contacto.

- Producto del coronavirus se ha podido ver a los canales de Venecia limpios y las personas que viven en las ciudades cerca de los Himalayas han podido ver la cordillera por la disminución de la contaminación estos días. Puede ser que esta crisis nos está llevando hacia otro lado...

Eso es correcto, pero lo importante es la mantención de eso. El tema es cómo, activamente, logramos que eso se mantenga. Hoy estamos de rodillas ante un virus y por eso no estamos viajando, usando menos autos emitiendo y contaminando menos. Ahora que nos dimos cuenta de eso que habíamos perdido, el tema es cómo logramos mantenerlo activamente y no volvemos a lo que veníamos haciendo siempre.

- ¿Qué desafíos debieran tener las autoridades?

Yo creo que la humanidad tiene que tener un momento de humildad (...) No hemos logrado conquistar este planeta en la forma que siempre hemos tratado. Y esto nos pone en una situación diferente. Entonces, ¿cuál es nuestra relación con la naturaleza? Tenemos que hacer esas discusiones y buscar un cambio de paradigma en cómo hemos venido utilizando o relacionándonos con la naturaleza.

- ¿Se pueden encontrar soluciones desde la investigación de los océanos, para esta crisis sanitaria u otras enfermedades?

Hay una gran cantidad de especies que aún no conocemos en la profundidad del océano. Hemos tenido más visitas a la luna que a las profundidades más abajo en el océano. Eso significa que hay un montón de cosas que no sabemos siquiera si existen y seguimos explotándolas como si las conociéramos o como si no dependiéramos de ellas. Hace poco salió un estudio que fue relevado por The Pew Charitable Trust que muestra cómo algunas esponjas, que son animales, tienen características particularmente genéticas muy parecidas a las nuestras, a la de los humanos. Hemos descubierto muchas similitudes y por ende, también de posibilidades de medicina, incluso para la cura de cáncer. Estamos hablando que de estos seres vivos que están muy bajo, en las oscuridades del océano y que hoy no entendemos, pueden ser la cura de muchas de estas enfermedades.

- Algunos han postulado que hay una culpabilidad de los seres humanos en el estrés de los ecosistemas y que esto influyó en el brote del coronavirus. ¿Qué opinas de esto?

Totalmente. Efectivamente lo que está ocurriendo hoy es que hemos puesto a los ecosistemas y al planeta en un estrés tal que hemos liberado esos virus. Sabemos que hay mucho más virus, los coronavirus son cientos. Y si sigues empujando las fronteras del desarrollo humano y destruyendo los ecosistemas, finalmente lo que haces es estresarlos, estresar a los animales, hacer que se enfermen y que esos virus salten de un animal a otro en esas condiciones de estrés y lleguen a especies que consumimos. Eso es un efecto de lo que estamos haciendo.

Mira la entrevista completa acá:

Comenta