Pese a últimas lluvias, 2020 sigue siendo el segundo año más seco en 20 años en la Región Metropolitana y expertos pronostican una primavera seca

imagen-lluvia

Si bien aún falta parte del invierno, según estadísticas de la Dirección Meteorológica, durante el año se registran 112,8 mm de precipitaciones, lejos de los 350 mm de un año normal.




En plena pandemia, la Región Metropolitana ha experimentado persistentes precipitaciones en los últimos días. Esto significó que durante junio se hayan registrado 106.7 mm (asumiendo que no llueva durante el transcurso de esta jornada), es decir, el mes de junio más lluvioso de los últimos 15 años.

Sin embargo, considerando el acumulado anual de agua caída, las cifras aún están lejos de un año normal. Durante los últimos 20 años, 2020 es el segundo más seco, solo superado por 2019. Durante el año, la estadística de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), señala que se han acumulado 112,8 mm (lo ideal serían 160 mm). En 2019 sólo precipitaron 82 mm durante todo el año.

En el historial, las actuales cifras de precipitaciones están lejos de las estadísticas de comienzos de siglo. En 2000, llovió un total de 473,9 mm, y 311,9 en el año 2001. En 2002 se registraron 600,8 mm, algo impensado para tiempos actuales.

Sistema frontal, lluvias, precipitaciones
Durante el presente año la estadística de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), señala que se han acumulado 112.8 mm. Foto: Agencia Uno

La década continuó con cifras sobresalientes. 2004 anotó 353,8 mm, 2005 registró 434,9 mm y 2008 acumuló 350,8 mm. Pero a partir de 2010 la situación cambiaría. Nunca más las precipitaciones alcanzarían los 300 mm anuales. En 2016 solo se registraron 268,7 mm y 278,4 mm en 2017.

Raúl Cordero, climátologo de la Universidad de Santiago, dice que esta tendencia que comenzó en 2010, aún vigente, se debe a que estamos atravesando en la zona central una larga e intensa sequía. “Todas las sequías están relacionadas con anomalías de temperatura en alguna zona del océano, y la sequía en esta zona ha sido ligada con una anomalía cálida de temperatura de una zona del Pacífico al este de Nueva Zelanda. Esa anomalía se debilitó en el último año, pero continúa presente”.

Arnaldo Zúñiga, jefe de Difusión y Monitoreo de la Dirección Meteorológica de Chile, añade que 2020 a la fecha arrastra un déficit de 30% en precipitaciones, “a pesar de que en gran parte de Chile, podríamos indicar que ha sido un junio lluvioso. En la Estación Quinta Normal está dentro de los 14 meses de junio más lluviosos desde que hay registro (en junio de 1926 cayeron 433 mm)”.

“Junio fue un mes muy bueno, en que cayó más del doble de lo que deja un junio normalmente, el mejor junio del los últimos 15 años o mejor dicho de la megasequía. Sin embargo, sigue siendo un año bajo lo normal. Si bien el déficit es de 30% y no de 94%, sigue siendo un año seco”, señala Gianfranco Marcone, meteorólogo y Master en Cambio Climático de la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Expertos pronostican una primavera seca

Las lluvias de las últimas semanas han ayudado, “la situación se ha revertido respecto a la que teníamos solamente hace un mes. A fines de mayo estamos viviendo uno de los años más secos registrados en los últimos 70 años y hoy gracias al mes de junio más lluvioso desde el 2005, hemos revertido parcialmente la situación”, señala Cordero.

Actualmente, prácticamente todas las ciudades grandes del país presentan déficit de precipitaciones, “así que aún no podemos, al menos en la zona central, dar por superada la larga sequía que comenzó en 2009”, añade el especialista de la Usach.

“Existen 45% de probabilidades de que a partir de septiembre se desarrolle el fenómeno de la Niña en el Pacífico tropical. Este fenómeno se asocia a una caída en las precipitaciones en la zona central, lo que significa que a diferencia del invierno actual, podríamos tener una primavera relativamente seca”, pronostica Cordero.

Zúñiga concuerda. “Las proyecciones indican que estaríamos migrando a una Niña. Si bien igual llovería, no superaríamos los valores normales”.

"Podríamos tener una primavera relativamente seca”, pronostica Raúl Cordero. Foto referencial.

Todas las fichas puestas en julio

Las precipitaciones que se estima caerán en la zona central en las próximas dos semanas auguran que julio no será un mes extremadamente seco. “Sin embargo, aunque las precipitaciones no superen el promedio histórico, ya podemos asegurar que gracias a las precipitaciones acumuladas a la fecha se ha alejado el fantasma del racionamiento de agua potable para la ciudades grandes de la zona central del país, incluido Santiago”, añade el climátologo de la Usach.

Yael Szewkis, meteoróloga de la Universidad de Valparaíso, establece que en la Región Metropolitana durante julio, agosto y septiembre se ven precipitaciones entre normales a bajo lo normal, “por lo que podríamos seguir con déficit”.

“Si bien creo que todos los meses son claves, julio y agosto son los meses donde más llueve en Santiago y en general en todo Chile, además de junio. Ya tenemos una buena cuenta de ahorro si miramos solo junio, pero una deuda importante en relación a los primeros cinco meses del año”, explica Marcone.

lluvia
"Durante julio, agosto y septiembre se ven precipitaciones entre normales a bajo lo normal", señala Yael Szewkis.

“En la zona central la mitad de las precipitaciones del año caen durante los meses de junio y julio, así que lo que suceda en las próximas cuatro semanas definirá la estadística del año 2020″, establece optimista Cordero.

“Todo indica que debería seguir lloviendo y quizás alcanzar a ser un invierno normal, pero que el año completo sea normal creo que aún es una tarea compleja”, pronostica Marcone.

Pese a la actual sequía, Cordero considera que si julio continúa la senda del mes de junio, “y se mantienen las precipitaciones por encima del promedio histórico, existen posibilidades de que logremos quebrar la sequía que arrastramos desde hace más de una década”.

Comenta