Tres inequívocas señales de que tienes estrés y 10 formas de combatirlo

Una psiquiatra y una psicóloga ayudan a descubrir los síntomas de este mal y entregan algunos consejos para combatirlo.


El estrés es cada vez un cuadro más habitual en las personas. Y ya sea que se asocie a la sobrecarga laboral, problemas emocionales, la toma de decisiones importantes o el contexto familiar, lo cierto es que cuando los factores de estrés no se procesan adecuadamente, el cuerpo comienza a exteriorizar dichas dificultades.

La médico psiquiatra y gerenta general de Grupo Cetep, Dra. Claudia Barrera explica que “el estrés es la tensión que, manteniéndose prolongadamente en el tiempo, o que, siendo muy intensa, o ambas cosas a la vez, rebasa las disponibilidades energéticas fisiológicas y psíquicas de la persona, y conduce al agotamiento”.

Todas las personas tienen diferentes formas de afrontar el estrés de fin de año, sin embargo, aquí te damos una guía práctica de cómo sobrellevarlo y también reducir los síntomas que esto provoca.

Síntomas de estrés en el cuerpo

La psicóloga de Grupo Cetep Romina León, indica que “si se nos empiezan a olvidar las cosas, si estamos un poco más irritables o si no me acuerdo de palabras o conocimientos adquiridos, de forma aislada no indican que estoy estresado/a, puede ser cansancio o agotamiento mental. Sin embargo, si se presentan de manera sistemática o si empiezan a mezclarse entre ellos, podríamos pensar en un cuadro de estrés y es allí donde nuestro cuerpo comienza a hablar”.

A continuación las tres síntomas de que tienes estrés y sus respectivos tips:

1. Tiritón de ojo

El temblor en el ojo no se asocia a una causa concreta, pero puede producirse por estrés o ansiedad, en momentos determinados de la vida.

-Recomendación: Es recomendable dormir más. Reducir la ingesta de cafeína. Hidratar los ojos con colirios o gotas oftálmicas.

2. Dolor de cabeza

Se trata del síntoma más común del estrés y es provocado por la tensión muscular que ejercemos sobre la cabeza, la mandíbula y el cuello, entre otros.

-Recomendación: Controlar la respiración, estirar el cuello y los hombros; estira brazos y cabeza; estira la espalda y muñecas e inclina la cabeza y barbilla. Darte una pausa y practicar estos ejercicios por 5 minutos te alivianará la tensión y el malestar.

3. Tensión en los músculos

Cuando nos estresamos, lo que ocurre es que tensamos de forma automática los músculos de la mandíbula, los que rodean los ojos y la boca, así como los músculos del cuello y la espalda. Se trata de una reacción refleja para protegernos. Y, de hecho, no es mala, excepto cuando el estrés se convierte en algo permanente en nuestra vida.

-Recomendación: Es recomendable aplicar compresas de calor en el área afectada para facilitar la relajación muscular. También el mindfulness es un método excelente para combatir la tensión muscular por estrés debido a que incrementa la conciencia emocional, facilitando la gestión de los estados emocionales.

La rutina de ejercicios que mejorará tu mejor ánimo, según una experta. Foto: Reuters.

¿Cómo controlar el estrés?

Lo anterior puede complementarse con otras recomendaciones más generales para controlar el estrés. Estas son algunas sugerencias de las sugerencias.

1. Respiraciones profundas

Esto te obliga a respirar más lento y ayuda a relajar tus músculos. El oxígeno adicional envía un mensaje al cerebro para calmar y relajar tu cuerpo.

2. Estírate

Al estirarte podrás relajar los músculos y sentirte menos tenso.

Escribe tus pensamientos. Lleva un diario o solo anota las cosas por las que estás agradecida para ayudarte a controlar el estrés.

3. Tómate un tiempo para ti

Podría ser escuchar música, leer un buen libro o ir al cine.

4. Meditar

Los estudios demuestran que la meditación, un tiempo establecido de tranquilidad para centrar tu mente en un pensamiento positivo o neutral, puede ayudar a disminuir el estrés.

5. Duerme lo suficiente

La mayoría de los adultos necesita entre 7 y 9 horas de sueño por noche para sentirse descansados.

6. Come sano y ponte en movimiento

La cafeína o los alimentos ricos en azúcar te dan sacudidas de energía que desaparecen rápidamente. En su lugar, come alimentos con vitaminas B, como bananas, pescado, palta, pollo y vegetales con hojas verdes oscuras.

La actividad física puede relajar tus músculos y mejorar tu humor. La actividad física puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión y la ansiedad.

7. Habla con tus amigos o familiares

Pueden ayudarte a ver tus problemas de otra forma y sugerir soluciones. O bien, ser capaz de hablar con un familiar o amigo acerca de una fuente de estrés puede ayudarte a sentirte mejor.

8. Busca ayuda profesional si la necesitas

Tu médico puede sugerir el asesoramiento o recetarte medicamentos, tales como antidepresivos o medicamentos para dormir.

9. Organízate

Ser desorganizado/a es un signo de estrés, pero también puede generarlo. Las listas de quehaceres ayudan a organizar tu trabajo y tu vida en casa. Clasifica cuáles son las tareas más importantes en casa y en el trabajo, y hazlas primero.

10. Ayuda a otras personas

Realizar tareas como voluntaria en tu comunidad puede ayudarte a hacer nuevas amistades y sentirte mejor sobre ayudar a otros.

“Si las exigencias y preocupaciones diarias no te dejan disfrutar de las esferas de tu vida como la familia, pareja, amistades, deporte e intereses personales, y a todo esto se suma la aparición de sintomatología asociada, es recomendable la consulta oportuna a un profesional para evitar un agravamiento de los malestares”, señala la psicóloga de Grupo Cetep, Romina León.

Si no estás seguro de si el estrés es la causa o si has tomado medidas para controlarlo, pero los síntomas continúan, consulta a tu médico. Es posible que tu médico/a quiera buscar otras causas potenciales. O plantéate la posibilidad de pedir apoyo profesional de un psicólogo o terapeuta, quien puede ayudarte a identificar las fuentes de tu estrés y aprender nuevas herramientas para enfrentarlo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".