Suicidios: El 84% de los casos en adultos mayores corresponde a hombres

Foto: La Tercera/Archivo

Fenómeno impacta más en ellos, pues al dejar de trabajar, sienten que su vida perdió sentido.


Un estudio de Ana Paula Vieira, académica de Gerontología de la U. Católica y presidenta de la Fundación Míranos, indica que quienes más se suicidan entre los adultos mayores son los hombres, los que representan el 84% de los casos (según datos 2015).

Esa vulnerabilidad en los varones se presenta especialmente en los que tienen 70 u 80 años, sostiene Vieira. Lo que se da porque son hombres que estaban muy acostumbrados a que su vida era principalmente el mundo del trabajo, indica.

No implica que la jubilación sea un factor determinante para que una persona se suicide, son múltiples, advierte Vieira. Pero sí se dan muchos casos en que la mujer estaba a cargo de la crianza de los hijos y ellos eran los proveedores, “y acabaron haciendo del trabajo su propia identidad, y cuando se jubilan no saben quiénes son, independientemente del trabajo, y experimentan una falta de perspectiva y de proyectos de vida”, explica Vieira.

Luego de la jubilación se vive una la merma económica que influye, advierte Daniela González, pero hay otro tipo de duelos que se experimentan. “Puede ser la posible enfermedad de ellos mismos o de la pareja. Cuando uno tiene una demencia o alzhéimer es un tremendo duelo que se debe hacer”, dice la psicóloga.

Están también los duelos, porque comienzan a morir los familiares y amigos. “En teoría, estamos preparados con cierta sabiduría para enfrentar estos duelos, pero a veces la realidad se pone adversa y muchas veces no se ha logrado un nivel de satisfacción con la vida para decir que se ha tenido una buena vida”.

José Miguel Aravena, director de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile, señala que existe, además, estigmatización que no ayuda en esta etapa, de que estar triste o mal genio es parte de la vejez, cuando en realidad son señales de depresión. “En las personas mayores es menos frecuente manifestar tristeza, y a la persona mayor se le califica como mañosa por estar más vieja. Es algo que debemos desmitificar, porque si bien ciertos rasgos de la personalidad se acentúan, hay síntomas a los que tenemos que estar atentos”.

Seguir leyendo