Cuándo y cómo empezar a diversificar un emprendimiento

Si nos está yendo bien y queremos explorar nuevos productos y mercados, es lógico que el paso siguiente de nuestro negocio sea la diversificación. ¿Cómo hacerlo paso a paso sin caer en demasiados riesgos? ¿Qué factores considerar? Esta semana, Verónica Oliva entrega una lista de tips para planificar este salto.


Esta semana, Fabiola nos hizo llegar a Diario de un Emprendedor la siguiente pregunta: ¿Cómo lograr diversificar un emprendimiento y atraer nuevos clientes? ¿En qué momento se está preparado para dar ese paso?

Hola, Fabiola. Antes de comenzar a diversificar tu negocio es importante que comiences a desarrollar una buena propuesta de valor agregado para tu público. Esto es muy importante para llamar la atención y captar un segmento más amplio.

Cuando recién inicié mi emprendimiento RedAlmacén, vendía a través de llamados y luego se iba a hacer una instalación a terreno del software a los negocios que lo solicitaran. En un momento me di cuenta de que gastaba muchos recursos en tiempo y en dinero y que, si lo hacía de otra manera, podría tener un mayor alcance para aumentar mis ventas. Por lo tanto, lo que hice fue automatizar mis procesos, pero sin perder la cercanía con mis clientes: ofrecí mis servicios de forma online y tuve que empezar a desarrollar una buena propuesta de valor.

Si bien sabía perfectamente que mi producto les entregaría un buen aporte y buenos resultados a mis clientes, muchas veces ellos no le sacaban el provecho para que fuese así. Como RedAlmacén solo se dedicaba a vender el software y no hacía ningún tipo de acompañamiento, finalmente empecé a notar que la gente invertía en el producto, pero terminaba no utilizándolo. Yo no quería que eso fuese así, porque como estaba convencida de que esta herramienta les daría resultados, sentí que debía buscar algo más para que efectivamente la usaran. Así fue como tomé la decisión de transformar este modelo de negocio, por lo que el producto que era vendido a través de una licencia se transformó en un servicio integral con soporte continuo, capacitaciones permanentes y actualizaciones constantes para la automatización de los negocios, que es pagado mensualmente.

Además, otro punto muy importante es desarrollar alianzas: buscar partners que permitan fortalecer y hacer crecer el negocio y unirse con otras empresas u otros emprendedores que estén realizando algo similar a lo tuyo. Esto permitirá robustecer tu propuesta de valor, además de ampliar tu cartera de clientes.

Sin duda, para abrir nuevos horizontes y caminos para tu negocio es importante contar con una propuesta de valor sólida: que a tu público le haga sentido pagar por lo que estás ofreciendo con tu producto o servicio.

Con respecto al momento indicado para dar el salto de la diversificación, lo que te puedo recomendar es que te preguntes si tú y tu emprendimiento están listos para hacerlo.

Creo que un buen momento es cuando tu modelo de negocio está mucho más robusto y lo que estás entregando ha sido previamente validado por los mismos clientes. Además, es tiempo cuando tu negocio cuente con un buen equipo de trabajo que te permita dar ese paso: esto es muy importante; si no, tú mismo te verás sobrecargado al momento de empezar a desarrollar una nueva línea de negocios.

Si se te presenta una oportunidad de alianza para ampliar tu cartera de clientes, pero sientes que tu negocio aún no está preparado para hacerlo, es mejor que esperes y desarrolles bien esos puntos clave previamente.

Hace tres años se me presentó una buena posibilidad de alianza y quizá hubiese sido el momento para diversificar mi negocio, pero no lo hice: analicé muy bien la etapa en la que se encontraba mi proyecto en ese momento y sentí que aún no estaba tan consolidado para aceptar esta propuesta; decidí rechazarla para continuar fortaleciendo lo que ya tenía.

Si hubiese hecho esa alianza, habría empezado a diversificar mi negocio incluso antes de tenerlo bien cimentado, lo que finalmente podría haber generado que el rumbo que le quería dar a mi empresa cambiara completamente y probablemente no habría logrado concretar cosas que he hecho durante este tiempo.

No me arrepiento de haber tomado esa decisión porque sé que se vendrán otras oportunidades. Mientras tanto, he logrado consolidar mucho más mi empresa y prepararme mejor para cuando se presente esta oportunidad.

Una experiencia similar la viví con el almacén. Cuando recién comencé mi idea era vender productos relacionados a este rubro, que van desde abarrotes hasta productos de bazar. En cierto momento me di cuenta de que podía empezar a agregar nuevos productos y servicios, que permitieran aumentar mi cartera de clientes y mis ganancias, como la recarga de teléfono, el pago de cuentas, fotocopias, etc.

Por lo tanto, mi consejo es pensar bien antes de dar este salto y chequear distintos factores de los que dependerá hacerlo: si tus ingresos te permiten agregar una nueva línea de productos y diversificarte. También debes ver si cuentas con el tiempo necesario para pasar por este periodo de transformación, analizar el equipo que te respalda y elegir la vía que mejor se adapte a la misión, visión y objetivos de tu negocio. Luego de eso, podrás dar el gran salto de la diversificación que, sin duda, entregará muchos beneficios para que tu emprendimiento continúe creciendo.

Los invitamos a dejar todas sus dudas e inquietudes respecto de sus emprendimientos, que serán respondidas semanalmente por Verónica Oliva en esta sección.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.