El ABC de las plataformas para crear una tienda online

Para partir en el mundo de las ventas por ecommerce no es necesario invertir millones en una página personalizada; se puede comenzar probando las distintas plataformas que permiten crear una tienda virtual. Aquí revisamos algunas de ellas y los puntos a tener en consideración.


12.600 millones de dólares. La Cámara de Comercio de Santiago (CCS) proyecta que este año las ventas por e-commerce alcanzarán esa cifra en el país; un 5% más que lo registrado en 2021 y un 12% del total de las ventas del comercio.

En un reciente seminario organizado por la CCS hace un par de semanas, la directora ejecutiva de e-commerce, Yerka Yukich, aseguró que el 85% de las y los usuarios de internet realiza compras en línea, especialmente de bienes durables, como lavadoras, televisores o refrigeradores. La desconfianza inicial del sistema se ha superado y lo que hoy queda por mejorar es el servicio de despacho, que aún requiere mejorar sus plazos y alternativas de entrega.

Ante ese escenario, la necesidad de que los micro, pequeños y medianos emprendimientos tengan una forma de ofrecer sus productos y servicios en línea se hace fundamental. Ya muchos de ellos ocupan Instagram y su marketplace como un canal de ventas; otros, acuden a plataformas como Linktree para crear un minisitio donde pueden subir el catálogo de sus productos, dejar línea directa con WhatsApp e incluso incluir métodos de pago.

El paso siguiente es tener una tienda online, un sistema que requiere algo más de complejidad que las plataformas de venta anteriores, pero que es muy valorada por quienes compran, ya que le da seriedad y buena reputación a la empresa. En una web, por ejemplo, se puede explicar detalladamente las características del producto o servicio ofrecido; se pueden subir varias fotos, desde distintos ángulos y, lo más importante: se puede concretar una venta de forma rápida, fácil y segura.

Lo bueno es que hoy existen cada vez más servicios que permiten habilitar un sitio para ventas por e-commerce de manera sencilla, intuitiva y con muy buenos resultados. Ocuparlas es una buena forma de partir, y si el negocio va bien, ya luego se puede invertir en el diseño de un sitio personalizado.

¿Cómo saber si vale la pena dar el paso hacia la tienda online? Antes de tomar esta decisión es muy importante hacerse las siguientes preguntas:

  • Los usuarios de nuestro producto o servicio, ¿son también usuarios de internet?: si bien la penetración de esta tecnología es cada vez mayor, hay grupos que aún prefieren hacer su compra de forma presencial o telefónica.
  • El producto o servicio que vendemos, ¿es susceptible de tener demanda por internet?: Si vendemos desayunos sí, es posible tener un servicio de delivery que permita tomar pedidos a través de un sitio web; sin embargo, si los principales clientes de nuestro productos son quienes pasan por fuera del local y entran en busca de un café, probablemente haya que poner los esfuerzos en fortalecer esa oferta.
  • Nuestra marca, ¿es lo suficientemente conocida?: Si hablamos de un negocio que está recién partiendo, lo más probable es que sea difícil atraer clientes directamente a la página web. En este caso, lo más recomendable es primero crear una reputación en redes sociales, analizar el comportamientos de los clientes y luego de eso, con una pequeña base de compradores, lanzarse a la tienda online.
  • Lo que vendemos, ¿es muy caro?: Es importante tener en cuenta también ese punto. Difícil que alguien, por ejemplo, quiera pagar online por la compra de un automóvil. Las personas aún sienten cierta desconfianza por hacer pagos de grandes sumas de manera virtual.
  • ¿Tenemos suficiente variedad de productos para mostrar? Hay que recordar que una web es, principalmente, un catálogo virtual. Si aún hay poco stock, mejor comenzar vendiendo por RRSS.

Algunas de las plataformas más conocidas: Shopify, Jumpseller, Wix o Wordpress son algunas de las más populares, ya que no se requieren conocimientos de programación ni informáticos para ocuparlas. Todas ellas cumplen con el objetivo de crear sitios muy funcionales de acuerdo con el producto o servicio que se requiera visibilizar, además de analizar métricas e integrar sistemas de pago. También plantillas especiales para pequeños emprendimientos y un servicio de asesoría para sacarle el máximo de partido al servicio.

Para comenzar, y especialmente recomendado para pequeños emprendimientos, está Tu Tienda Online, una solución que permite, de forma muy sencilla e intuitiva, levantar rápidamente un portal de venta que el mismo emprendedor o emprendedora puede administrar, y que comprende una web con vitrina digital (sin necesidad de tener que comprar un dominio o contratar un servidor), un catálogo accesible vía QR o mediante URL, un módulo de comunicación, sistema de pago en línea (vía transferencia bancaria o Transbank) y funciones para organizar la entrega del producto, ya sea retiro en tienda o delivery.

Entregado por Claro Negocios a partir de un pago mensual que no cobra comisión por ventas (excepto aquellas asociadas al uso de Transbank en caso de que se firme contrato con esta empresa), este servicio está alojado en una nube, por lo que no se necesita tener ningún hardware extra, como tampoco descargar un software adicional ni contratar un hosting.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.