Crisis oficialista se agudiza ante riesgo electoral por intento de detener tercer retiro

Foto: Agenciauno

La decisión de Piñera de acudir al Tribunal Constitucional para impedir el tercer retiro previsional acrecentó los cuestionamientos del oficialismo hacia La Moneda y los reclamos apuntan principalmente al Mandatario. Ministros del comité político se desplegaron conversando con parlamentarios del sector para contener los ánimos y buscar estar alineados para enfrentar un mes que consideran complejo.


“No entienden el daño en la elección de mayo”. Fue una de las frases que envió el martes, pasadas las 21.00, el abanderado presidencial de RN, Mario Desbordes, al grupo de WhatsApp de la comisión política de su partido para dar cuenta de su malestar con el gobierno por la decisión de llevar al Tribunal Constitucional (TC) el proyecto del tercer retiro de fondos previsionales.

El exministro de Defensa daba cuenta de un temor y malestar generalizado al interior de RN, que se extiende también a algunos parlamentarios de la UDI y Evópoli. “Estamos regalando la constituyente, una irresponsabilidad mayúscula”, agregó Desbordes, quien fue respaldado por varios dirigentes del partido, entre ellos Carlos Cruz-Coke, quien es integrante de la comisión política y, además, trabaja en La Moneda.

La decisión del Presidente Sebastián Piñera de acudir al organismo aumentó las tensiones y fisuras entre La Moneda y la coalición oficialista, que ha tenido semanas de tensión debido a que consideran que el Ejecutivo no recoge las propuestas, llega tarde en las ayudas para la ciudadanía y no se involucra a tiempo en los debates legislativos.

A esto, además, se sumó el factor electoral, dado que el resultado del trámite ante el organismo podría darse en los días cercanos a los comicios de constituyentes, alcaldes y gobernadores del próximo 15 y 16 de mayo. Una arista que si bien en Palacio dicen que estuvo sobre la mesa, lo consideran como un costo a asumir, ya que privilegiaron la decisión política de presentar el escrito, entre otras razones, por la inviabilidad de llegar a un acuerdo en el Senado que frenara el tercer retiro.

De hecho, esta inquietud de la coalición se la plantearon algunos dirigentes directamente a Piñera el lunes, durante una reunión que encabezó por Zoom el Mandatario con presidentes y jefes de bancada y comité luego de realizar el anuncio de la extensión del Ingreso Familiar de Emergencia. Ahí, según presentes, el senador UDI Juan Antonio Coloma planteó el punto.

En RN el tema también se analizó el martes durante el almuerzo de la bancada. Ahí se sumó Desbordes y también planteó las consecuencias electorales de acudir al TC y la negativa del gobierno en recoger la propuesta del retiro de fondos del seguro de cesantía que estuvo impulsando junto al alcalde y uno de los abanderados de la UDI, Joaquín Lavín.

En la instancia, según presentes, el análisis fue crudo: algunos plantearon que sería un grave error político acudir al organismo justo ad portas de que se retome nuevamente la campaña electoral, advirtieron que esto será usado por la oposición y sus candidatos para endosarles responsabilidades y, por lo mismo, hubo quienes incluso plantearon la idea de que la estrategia sea desmarcarse absolutamente de La Moneda.

En la colectividad, además, hay quienes creen que el error político es principalmente de Piñera y consideran no está pensando en darle continuidad a su gobierno.

“No estoy de acuerdo (con la presentación del requerimiento), creo que el Presidente podría haber no ido en ese punto -respecto del retiro del 10%- y haber propuesto una alternativa si es que encontraba que era inconstitucional, al igual como se hizo en el segundo retiro”, dijo el subjefe de bancada, Andrés Longton, agregando que “espero que esto no tenga éxito en el TC”.

Por su parte, el diputado Camilo Morán (RN) indicó que “el Presidente es el principal responsable de esta decisión, una decisión que indigna a la gente, que se hace sin pensar en la gente, mostrando una desconexión total”.

Su par de bancada Miguel Mellado fue más duro y sostuvo que “el Presidente está pensando en su legado personal, pero no en un segundo gobierno de Chile Vamos. Si hubiese estado pensando en continuidad, debería hacerles guiños a Lavín, Desbordes, recogiendo lo del seguro de cesantía, o a Briones, con exenciones, pero no hace nada”. Y agrega: “Esto, sin duda, tendrá un costo electoral y el responsable será el gobierno”.

Pese a las duras críticas que generó en Renovación la decisión de ir al TC, algunos creen que el gobierno podría retractarse y retirar el requerimiento con el fin de propiciar un acuerdo en el Senado. La diputada Ximena Ossandón señaló que “frente a un proyecto que no es solo el retiro del 10%, que además tiene dos condimentos extras, que fueron un gustito de los parlamentarios -con el tema de las rentas vitalicias y las atribuciones que le quitaron al Presidente-, obligaron al gobierno a ir al TC. Pero como todavía hay tiempo de negociación, si se sacan esos dos gustitos, creo que podría no irse al TC como no se fue en el primer retiro del 10%”.

Carabineros reforzó la seguridad en la sede del TC, ubicada en la comuna de Santiago. Foto: Agenciauno

RN busca acuerdo en el Senado

Y con ese objetivo, la mesa del partido, liderada por el senador Rafael Prohens, acordó ayer hacer una propuesta al gobierno que permita viabilizar un acuerdo en el Senado permitiendo el tercer retiro con apego a la ley. El planteamiento será entregado este jueves al ministro Juan José Ossa (Segpres).

En medio de este complejo escenario de las relaciones entre el gobierno y la coalición, y pese a que el gobierno envió una minuta ayer pidiendo rechazar el proyecto impuesto a los altos patrimonios, la iniciativa se terminó aprobando con 26 votos de Chile Vamos.

Esa decisión -aseguran en el sector- buscó dar una señal por la decisión de ir al TC y también empujar que el Ejecutivo fije una postura en la materia, más allá de que Piñera se abrió a llegar a un acuerdo.

Como sea, en Palacio desdramatizan la votación y aseguran que forma parte de “una estrategia” para entrar a negociar un acuerdo con la centroizquierda.

En el partido liderado por Javier Macaya la decisión del gobierno de presentar el requerimiento en el TC generó opiniones contrapuestas. Algunos insisten en que era lo que debía hacer, pero cuestionan el momento. Así, se generó una sensación de desazón con La Moneda, también debido a que algunos parlamentarios piensan que solo están reaccionando.

Uno de los puntos cuestionados por el gremialismo es que el gobierno haya cedido en el primer y segundo retiro. De hecho, dicen que “el pecado original” fue creer que solo se buscaría un retiro de fondos y, por ello, se abstuviera de recurrir al TC en julio del año pasado. Y después, con el segundo proyecto de este tipo, La Moneda habría terminado “perdiendo su argumento” al presentar su propia propuesta.

En cuanto al factor electoral, la evaluación de la UDI es menos pesimista que en RN, aunque distintos dirigentes del partido reconocen que podría afectar la campaña, debido a que el proceso en el TC se desarrollará paralelamente.

Así lo aseguró el diputado Álvaro Carter, quien sostiene que “las decisiones que ha tomado el Presidente Piñera claramente van a provocar un daño a los constituyentes”, y añadió que “la derecha va a tener que rediseñar las campañas para las elecciones municipales y de constituyentes, y a futuro para la presidencial, porque el relato de los tiempos mejores o de que la derecha sabe enfrentar mejor las crisis se cayó a pedazos”.

En contraste, la candidata UDI a convencional por el distrito 11, Constanza Hube, planteó que esta determinación no debiera afectar a los candidatos del sector, sobre todo a quienes han sido “coherentes” en sus planteamientos sobre esta materia.

En lo que hay plena coincidencia en la UDI es en la necesidad de que no basta con recurrir al tribunal, sino que complementar esta decisión con nuevas ayudas para quienes no están recibiendo los beneficios del Estado para hacer frente a la pandemia.

Y así lo expresó Macaya en el Congreso: “La respuesta de ir al Tribunal Constitucional por sí sola no es suficiente”, dijo.

El candidato presidencial Joaquín Lavín, en tanto, también ha manifestado su descontento con la decisión de ir al TC. “Yo propuse una fórmula que el gobierno no acogió (...). Por eso, llamo al Senado y al gobierno a que lleguen a un acuerdo para ayudar a las familias de clase media y que no sea necesaria la intervención de un órgano externo como el TC”, dijo el martes a través de un video que difundió su equipo.

El abanderado UDI, afirman fuentes del oficialismo, está molesto con la actitud de La Moneda y, según una versión, él durante una reunión que tuvo la semana pasada con Desbordes y ministros del comité político -en el marco de la búsqueda del infructuoso acuerdo para que el gobierno impulsara el retiro del seguro de fondos de cesantía- también transmitió que existiría un costo electoral con la decisión de acudir al organismo.

Además, según fuentes de gobierno, Lavín en conversaciones que ha tenido con ministros del comité político ha transmitido el costo personal que significa para su candidatura que La Moneda finalmente no recogiera su idea.

De esta manera, tanto Lavín como Desbordes están en una postura distante al Ejecutivo y a Piñera. Si bien el exministro de Defensa, dicen en su entorno, habló por teléfono con Piñera el día lunes, ya que el Mandatario le contó acerca de la extensión del IFE, agregan que las relaciones siguen tensas.

Comité político desgastado

Como sea, Piñera no solo tiene que lidiar con una coalición fraccionada, sino que también nuevamente, según dicen en el oficialismo, con un comité político desgastado que no es capaz de anticiparse adecuadamente a los proyectos o discusiones, ni tampoco logra alinear a los parlamentarios del sector.

Asimismo, al interior del propio equipo ministerial existieron diferencias para abordar la decisión de ir al TC. Ya es conocido en Palacio que el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, y su par de Desarrollo Social, Karla Rubilar, estuvieron en contra de la idea.

Rubilar, eso sí, agregan en el oficialismo, ha tenido una postura más dura al interior del Ejecutivo, ya que, dicen las mismas fuentes, ha insistido sin éxito en que haya una mayor cantidad de ayudas y que se extienda, por ejemplo, el Bono Clase Media.

Pese a todo, ayer por la tarde, en una señal de unidad, los cinco ministros del comité político difundieron una carta asegurando que adhirieron a la decisión de recurrir al TC.

En La Moneda afirman que el objetivo ahora es intentar contener la crisis oficialista y que, por lo mismo, ayer Delgado se contactó con varios parlamentarios, mientras que el titular de la Segegob, Jaime Bellolio, se trasladó directamente a Valparaíso y conversó con varios en persona para escuchar sus argumentos.

En Palacio transmiten que este será un mes clave y que deben hacer todos los esfuerzos y tener un plan concreto para que esté unida la coalición debido a que vienen las elecciones, proyectos que se tienen que votar en el Congreso y la amenaza de una acusación constitucional en contra de Piñera. En ese sentido, varios en Chile Vamos están a la espera de que el Mandatario convoque a un encuentro a dirigentes del sector.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.