Archivo de Chomsky

Un espacio para recordar a las grandes figuras del fútbol chileno que engalanaron las canchas de nuestro país.

Chomsky

Fernando Osorio, el Guateperro

Autor: Chomsky


Debutó en primera división con menos de 17 años y enteró dos décadas de fútbol profesional entre O’Higgins (1963 a 1968), Santiago Wanderers (1969), Lota Schwager (1970 y 1971), Colo Colo (1972 y 1973), Santiago Wanderers (1974 a 1978), San Antonio Unido (1979), Rangers (1980), Trasandino (1981) y Santiago Wanderers (1982).

Fernando Arcadio Osorio Cabello nació el 31 de diciembre de 1946 en San Antonio (hoy cumple 72 años). Medía 1,72 metros y pesaba 70 kilos. Se inició en la escuela de fútbol de O’Higgins (“me eligió José Pérez, quien después me llevó a Wanderers”). Fue seleccionado del Sur con Fernando Riera (1971) y por la selección nacional de Luis Vera y Raúl Pino le anotó goles a Paraguay, a Bolivia en La Paz y a Uruguay (1971). Dio la vuelta olímpica con Colo Colo 1972 y con Santiago Wanderers 1978 (segunda división).

¿Por qué Guateperro? “Es un apodo heredado de mi padre, Francisco Arcadio, que trabajaba en el puerto de San Antonio y pasaba echándose fruta a la boca”.

¿Cómo jugaba usted? “Era rápido, me acomodaba mejor en la punta izquierda, usaba las dos piernas y era choro, no me amilanaba en la cancha”.

¿Un lateral difícil? “Manuel Canelo. Lo tuve de compañero en O’Higgins y en Wanderers y los rivales le tenían miedo. Luis Eyzaguirre, extraordinario. En un partido Universidad de Chile- O’Higgins le pisé la cara a Juan Carlos Oleniak, el Zorro Álamos me gritó de lo lindo, le contesté: ¡Cállate, cara de caballo! Luego, Eyzaguirre me metió una plancha en la espalda y me dijo: ¿Viste que yo también sé pegar?’ Años después, el Zorro Álamos me llevó a Lota Schwager”.

¿Un ídolo? “Lejos, Rubén Marcos, de Universidad de Chile, jugaba para los demás”.

Usted sufrió muchas expulsiones. “Antes no había televisión y los marcadores pegaban codazos y patadas. Me desquitaba y me echaban”.

¿Cuál es su partido inolvidable? “O’Higgins 0- Colo Colo 2, los dos goles míos. En el primero, en un centro largo de Alejandro Silva, cabeceé ganándole al Indio Navarro. Es la vez que hubo más público en el estadio El Teniente, de Rancagua (febrero de 1974)”.

Dos veces salió en la portada de la revista Estadio. “La primera, por O’Higgins. Vivía en una pensión en la calle Brasil, de Rancagua, y me iba en victoria a entrenar. Vi la tapa celeste en los kioscos y me bajé para comprar tres ejemplares (1967). La segunda, por Wanderers (1976), esa foto corresponde al partido con Santiago Morning que jugamos en el preliminar de la primera inauguración del estadio Monumental”.

¿Conserva la fotografía en que aparece con el arquero Lev Yashin? “La tengo en el celular. Reforcé a Universidad de Chile en el hexagonal de 1969 y ese año estuve a punto de firmar por la U, fui a la Bolsa de Jugadores y Wanderers pagó 150 millones de pesos por mi pase. Fue el más caro junto con el del Pata Bendita Osvaldo Castro que pasó a Deportes Concepción. En 1974 yo iba al Aurora de Guatemala y mi presentación era esa foto con la Araña Negra. Le pregunté al Clavo Godoy, me arrepentí y devolví los cuatro mil dólares”.

¿Lo mejor de su carrera? “El vicecampeonato de la Copa Libertadores 1973. Aparezco en la fotografía del plantel con Salvador Allende en La Moneda. Me perdí la de Buenos Aires, porque a esa hora yo estaba en una reunión para ir a Montevideo Wanderers”.

Una anécdota. “Le ganamos 4-3 a Bolivia en La Paz, marqué un gol, y en la cancha el Pata Bendita decía que la altura era un mito. Cuando llegamos al hotel, se desmayó”.

Seguir leyendo