La Operación Remontada contempla Calama

Arturo Vidal y Alexis Sánchez durante el partido en que Chile derrotó a Paraguay 1-0 en Asunción.

Desde la ANFP han realizado las consultas para saber si el estadio Zorros del Desierto cumple con los requisitos FIFA para albergar el duelo que medirá a la Roja frente a Argentina, en enero próximo. La decisión se tomará tras el juego frente a Ecuador.




Sin margen de error, no se quiere regalar nada en la Selección. Por eso, como nunca la opción de llevar a Argentina a la altura de Calama toma fuerza. Es más que una idea, las gestiones ya se iniciaron. “Hace casi 1 mes y medio empezaron las conversaciones. Pablo Milad me llamó y me comentó que estaba la idea de que la Selección jugara en Calama. Fue una conversación corta. Después se entendió directamente con el alcalde de la ciudad (Eliecer Chamorro), pero yo puse a disposición todo el club. La Roja siempre será bienvenida en nuestra ciudad”.

Las palabras de Duncan Araya, ex presidente de Cobreloa, que renunció al cuadro loíno hace casi un mes, develan el plan que la Selección viene trabajando en silencio hace varias semana. La llamada del presidente de Quilín, según dice el extimonel loíno a El Deportivo, se realizó en la previa al duelo que midió a la Roja frente a Perú, Paraguay y Venezuela, en la triple fecha Eliminatoria pasada. Las conversaciones luego derivaron hacia el alcalde la ciudad de la Región de Antofagasta. “También conversé con el alcalde y hubo buena disposición de todas las partes. De ahí no supe más, pero estaba todo para que Chile jugara en Calama”, agrega Araya.

En Quilín nunca dudaron y dejaron de planificar la “operación remontada”. En ese plan, que Francis Cagigao elabora minuciosamente, se asumía la necesidad de rescatar unidades jugando de local frente a rivales poderosos. Caer ante Venezuela, de visitante, y enredar puntos frente a Bolivia, de local, obligaba a doblegar rivales que por historia se llevan los puntos desde Santiago.

Frente a tal escenario, en la Selección apuntaron al partido frente a Argentina, que se jugará el próximo 27 de enero. Sabida es la incomodidad del equipo transandino de jugar en altura. Los 2.400 metros de la capital de la provincia de El Loa jugarían a favor de la Roja de Lasarte. Más considerando lo mal que lo pasan los transandinos bajo el clima desértico. En La Paz, con una altura mayor, la albiceleste cayó goleada por 6-1, con Diego Maradona en la banca, por ejemplo. En la memoria también da vueltas el partido que se jugó durante estas clasificatorias: el equipo de Scaloni no tuvo problemas en llevar a la Roja a Santiago del Estero, a más de mil kilómetros de Buenos Aires. La situación provocó una queja formal desde Quilín con dirección a Zúrich. “Hemos tenido problemas con el hotel. Hay uno con cancha a 80 kilómetros, pero hay otro a cinco minutos del estadio y sin cancha”, se lamentaba Lasarte.

Otro de los puntos a favor de jugar en el norte radica en que el Equipo de Todos se podrá aclimatar de mejor manera de cara al duelo frente a Bolivia, que se jugará en La Paz, el 1 de febrero.

En la ANFP tomaron nota y ya han hecho las averiguaciones correspondientes para jugar en el Zorros del desierto, que hoy tiene una capacidad de 12.800 espectadores.

La iluminación era una de las grandes dudas, considerando que la FIFA exige 1.200 lux, unidad que se utiliza para determinar la cantidad de luz proyectada sobre una superficie. A eso, se le sumaba si la ciudad minera contaba con la capacidad hotelera suficiente para albergar al contingente de ambas selecciones. Y, según cuentan desde la Roja, “todo está ok”. En relación a los abonados, el duelo no traerá problemas legales. Tampoco se deberá compensar a los fanáticos que compraron sus tickets con anticipación pues en el acuerdo elaborado nunca se fija un estadio y solo se menciona la opción de ver los partidos de la Selección.

En la ANFP esperan cerrar la fecha ante Ecuador para tomar la decisión. Calama es una alternativa que cumple con todos los requisitos. Así, al menos, también lo asegura el actual presidente del equipo loíno, Luis Vera, quien asegura no haber recibido ningún llamado durante las últimas semanas: “El estadio está perfecto, aprobado. La iluminación cuenta con todos los estándares que exige la FIFA. También tiene todos los protocolos necesarios por el tema Covid. Contamos con cuatro camarines de primer nivel, tenemos internet en todo el estadio. El estadio es Municipal, pero no habría problemas en cederlo. Nosotros como Cobreloa ponemos a disposición todas las instalaciones del club para que sean utilizadas por la Selección”.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.