Las lecciones del ministro Couve tras la COP26

El primer ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación del país, Andrés Couve, participó por segunda vez de una de las conferencias de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, esta vez en Glasgow, Escocia. Aquí, entrega su visión de la cumbre finalizada ayer, donde participó activamente en sus primeros días y cuenta sus aprendizajes tras la experiencia.




No era la primera vez de Andrés Couve en Glasgow. Había visitado algunas veces la ciudad más poblada de Escocia durante sus años post doctorales en Londres, aunque nunca en días tan intensos como estos. Junto con sus pares de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, y Energía, Juan Carlos Jobet, Couve encabezó la presencia chilena que comprendió unos 40 personeros de gobierno, y que fue completada por otros 160 chilenos que llegaron a Glasgow como parte de la sociedad civil. Fueron días intensos, además, para la propia ciudad escocesa que —cuenta el ministro— se vio sobrepasada.

“Le costó albergar una conferencia tan grande porque se superó en su capacidad hotelera. Eso fue distinto a la COP de Madrid”, dice en referencia al encuentro anterior, presidido por Chile en la capital española en diciembre de 2019.

Dejando de lado cuestiones de hospitality, Couve cuenta que, “en intensidad, Glasgow y Madrid fueron más o menos iguales. Esta es una cumbre donde se aprovecha cada minuto, donde se tienen conversaciones que van llevando a declaraciones consensuadas que después cada uno se lleva a sus países y se implementan en distintos ámbitos del sector público y de la sociedad civil”.

A Couve le tocó estar en múltiples instancias, entre ellas la transición de la presidencia de la cumbre a la delegación británica y presentar en una jornada lo que se está haciendo en Chile con la implementación del Observatorio de Cambio Climático. Tras la cumbre, las siguientes son sus grandes lecciones.

A giant model of earth is seen in a meeting hall during the UN Climate Change Conference (COP26) in Glasgow, Scotland, Britain, November 2, 2021. REUTERS/Yves Herman

Lección 1: el nuevo estatus de la ciencia

“Además de una lección es también un logro. Chile y este ministerio jugaron un rol importante, el de transitar desde la COP24, donde solamente se tomaba nota de la ciencia, a la COP25 y ahora la 26, donde realmente se recoge la evidencia científica contundente sistematizada durante las últimas décadas. Hay un cambio de lenguaje. La declaración de la COP24 dice solamente: tomamos nota de la ciencia. Y en esta declaración [un borrador de la declaración, pues al cierre de esta nota aún no era la definitiva] el punto número uno es la ciencia. Eso no había sido así nunca. La ciencia toma un rol absolutamente protagónico: se reconoce la importancia de las mejores evidencias disponibles, se da la bienvenida al trabajo de la IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) y se expresa preocupación de que las actividades humanas son causantes de un calentamiento de un 1.1°C. Un logro importantísimo donde la ciencia se pone al centro de la discusión”.

Lección 2: una negociación internacional de alta complejidad

“Un aprendizaje esencial es que esta es una negociación internacional de alta complejidad, donde hay 196 partes que deben llegar a un consenso. Entonces, te puedes imaginar la dificultad de tomar decisiones, por consenso, con 196 países. Esto requiere de diplomacia del más alto nivel. Por lo mismo, es absolutamente fundamental que las grandes potencias estén incorporadas en esa discusión. Y por eso es tan importante que EE.UU. se haya reintegrado. Hay mucho trabajo diplomático, mucho trabajo previo, donde cada palabra cuenta”.

Lección 3: los países pequeños pueden liderar mediante el ejemplo

“¿Qué hace un país como Chile, pequeño, lejos de los centros globales de desarrollo, que emite poco en cuanto a emisiones globales, vulnerable al cambio climático? Obviamente, despliega todos los esfuerzos diplomáticos, pero además lidera con el ejemplo. Se lidera con el ejemplo al tener unas NDC ambiciosas [siglas en inglés para contribuciones nacionales determinadas], fijando carbono neutralidad para el 2050 y con una estrategia de largo plazo de cambio climático, con una estrategia de transferencia tecnológica, con una descarbonización de nuestra matriz energética (...). Chile apostó por dar el ejemplo a pesar de ser un país chico. Y eso se reconoce internacionalmente y en la COP26 se lo designa entre los champion de la conferencia, por ser un país pequeño que asume los compromisos que todos deberían asumir”.

Lección 4: el éxito de una COP depende también de los acuerdos entre actores no gubernamentales

“Obviamente el éxito de la cumbre depende de los acuerdos que se logren entre los gobiernos. Pero crecientemente depende también de los acuerdos que se logren entre actores no gubernamentales. Quizá esto no era igual hace algunos años, donde el éxito dependía exclusivamente de lo que pasaba en la negociación. Hoy depende en parte de los compromisos que se asumen en el resto de la sociedad, que son compromisos muy concretos. Por ejemplo, carbono neutralidad en las empresas. O de resiliencia en las ciudades. Y eso creo que también marca una diferencia. Porque hoy realmente la COP se concibe como un encuentro donde hay una gran diversidad de actores”

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.